Análisis del Samsung Galaxy S3

De otro mundo.

Aunque la plataforma Android ha demostrado ser una digna rival del iOS de Apple durante los últimos años, lo que sin duda ha echado en falta es un terminal destacado que capture la imaginación y el apoyo del público masivo. El Samsung Galaxy S2 de 2011 es lo más cercano que ha tenido Android a este tipo de dispositivo, y hasta ahora ha vendido la fantástica cantidad de 24 millones de unidades en todo el mundo, permitiendo a Samsung superar a Apple como el mayor fabricante mundial de smartphones.

La importancia de una marca fuerte es algo que Samsung no ha perdido, y la compañía coreana ha querido evitar la confusión llamando a su sucesor Galaxy S3. Con una pantalla más grande, tecnología de cuatro núcleos, NFC y Android 4.0 de serie, este es sin duda el mayor lanzamiento de hardware Android del año.

Guste o no - y muchos ya se han quejado por ello - el Galaxy S3 ha dejado de lado las líneas limpias con ángulos bien marcados por un diseño más redondeado. Esto acerca estilísticamente el teléfono al Galaxy Nexus, el esfuerzo colaborativo de dos núcleos de Samsung con Google, el cual se lanzó a finales de 2011.

Aunque se puede discutir que el S3 no es tan atractivo a primera vista como el S2, una vez lo tienes en tus manos cualquier crítica se evapora. La nueva carcasa curva es más cómoda, y también se agradece que hayan eliminado la protuberancia de la parte posterior - presente en el Galaxy S, el Galaxy S2, el Nexus y el Galaxy Nexus. Esto significa que la parte trasera es totalmente plana, sobresaliendo únicamente la lente de la cámara.

El diseño de Samsung siempre ha optado por el plástico en vez del metal, y el S3 no se desvía de esa mentalidad. Todo el teléfono está construido con plástico, excepto la pantalla táctil, que incluye el super resistente Gorilla Glass 2 de Corning. La carcasa del modelo azul que hemos probado tiene un efecto metálico que algunos considerarán un poco peculiar. Al fin y al cabo, ¿si quieres un teléfono que parezca de metal por qué no lo construyes directamente con ese material?

La parte positiva es que los materiales escogidos por Samsung permiten que el peso general del S3 sea mínimo. A pesar de sus enormes proporciones, el teléfono sólo pesa 133 gramos, lo cual lo hace más ligero que el iPhone 4S (140g), pero no tanto como el HTC One X, que se queda en 130 gramos.

Cuando piensas en que la pantalla es una pulgada y media más grande que la del Galaxy S2 caes en la cuenta de que en ningún momento te ha sido incómodo ese tamaño adicional. La ergonomía del Galaxy S3 permite que alcanzar las cuatro esquinas de la pantalla con un dedo nunca sea algo frustrante. El panel tiene una alta definición de 720x1080 pixels, lo cual repartido en 4.8 pulgadas de diagonal da una densidad de 306ppi (pixeles por pulgada) - a modo comparativo, el Galaxy S2 tenía sólo 217ppi. Usando la famosa tecnología Super AMOLED HD de Samsung la pantalla ofrece un brillo excelente, negros profundos e impresionantes ángulos de visión (tanto horizontales como verticales), así como colores muy vibrantes.

En el lado negativo tenemos que se mantiene ese típico tinte azul de muchas pantallas AMOLED, y a menudo verás que los colores se reproducen con un brillo que los hace un poco irreales - la tecnología AMOLED no consigue igualar a los últimos paneles LCD en términos de precisión en la representación del color. Otra pega es el uso de una matriz Pentile en la pantalla, lo que produce bordes borrosos en los textos y las líneas, aunque la resolución HD hace que eso sólo sea obvio si te fijas muchísimo.

Potencia de cuatro núcleos y un montón de opciones de almacenamiento

La idea de tener una CPU de cuatro núcleos dentro de un teléfono móvil parecía impensable hace un año, pero 2012 nos ha demostrado su viabilidad con dispositivos como el Asus Transformer Prime o el HTC One X. Aunque ahora ya no es tanta novedad, el chipset Exynos 4212 de Samsung proporciona un rendimiento espectacular que deja a los mencionados productos detrás, suponiendo un nuevo estándar de potencia en el movido mercado Android.

Con una CPU Cortex-A9 de cuatro núcleos a 1.4GHz y el procesador gráfico Mali-400MP, el Galaxy S3 es realmente una bestia a nivel de tecnología. La potencia de proceso de este dispositivo se confirma con nuestros habituales pruebas usando Quadrant Standard y AnTuTu Benchmark, las cuales miden elementos como la potencia de la CPU, la velocidad I/O y las capacidades 2D/3D. En todos los casos el Galaxy S2 se ve superado por su sucesor de cuatro núcleos, y el poder del Galaxy S3 se aprecia al realizar tareas de bajo nivel como navegar por la interfaz o hacer scroll en los menús.

"El nuevo procesador Exynos 4212 a 1.4GHz de Samsung ofrece potencia de cuatro núcleos que mejora lo visto en el anterior campeón Android, la tableta Asus Transformer Prime."

En términos de almacenamiento interno, el Galaxy S3 básico viene con 16GB de memoria flash, aunque hay otras variantes (más caras, por supuesto) que duplican o triplican esa cantidad.

Además, Samsung también ha incluido un slot para tarjetas MicroSD, algo que no tiene el HTC One X y que te permite añadir todavía más memoria al teléfono. Combina esto con 50GB de almacenamiento en la nube a través de Dropbox (durante dos años) y es difícil imaginar una situación en la cual te veas necesitado de más espacio.

Android 4.0 y TouchWiz 4.0

De la misma manera que el Galaxy Nexus, el Galaxy S3 viene de fábrica con Android 4.0 - también conocido por su nombre interno en Google, Ice Cream Sandwich. Esto significa que tienes acceso instantáneo a todas las nuevas características del popular sistema operativo para móviles, incluyendo el monitor de datos, las mejoras en multitarea, la compatibilidad NFC con Android Beam y la posibilidad de desbloquear el teléfono con tu cara.

Al igual que los principales partners de Android, Samsung ha implementado su propia 'skin' encima del framework de Ice Cream Sandwich. TouchWiz ha sido un poco molesto en anteriores iteraciones, pero la versión cuatro es indudablemente la mejor publicada hasta la fecha, básicamente porque es bastante contenida y no ocupa el teléfono con demasiado bloatware.

De todas las nuevas características de Samsung quizás la que genera más interés es S-Voice. Correctamente comparado con el asistente de voz de iOS, Siri, S-Voice llena el hueco dejado por Vlingo, el cual venía preinstalado en algunas versiones del Galaxy S2 y ejercía una función similar, aunque de forma menos charlatana. Es capaz de interpretar determinadas preguntas y responder con datos relevantes, como la hora, el tiempo o la localización. También te puede mostrar tu agenda para el día, o abrir una aplicación.

"El TouchWiz de Samsung ha sido molesto en versiones anteriores, pero la actual es la mejor gracias a que incluye mucho menos bloatware."

En teoría es intrigante, pero en la práctica falla de forma bastante espectacular. A menudo entiende mal las palabras, lo cual redunda en repetidos intentos para conseguir la información que quieres - momento en el que asumes que podrías haber ahorrado bastante tiempo tecleando tu consulta. El control de voz está lejos de ser una herramienta tecnológica plenamente fiable, e incluso Siri tiende a cometer errores.

En otros aspectos las innovaciones son bastante más efectivas. Direct Call te permite llamar al instante a la persona cuyos detalles o mensajes están en pantalla, así que si recibes un mensaje de un amigo y quieres llamarle tan sólo debes acercar el teléfono a tu oreja y el teléfono hará la llamada. Es sorprendentemente útil, siempre y cuando recuerdes que esa opción está ahí.

Shake to Update es otro control basado en movimiento que introduce Samsung y que se vuelve imprescindible cuando llevas varios días usando el móvil; puedes refrescar ciertas aplicaciones simplemente agitando un poco el terminal.

"Pop Up te permite ver películas HD en una pequeña pantalla que se solapa a la interfaz principal, con lo cual puedes ver una películas mientras hablas en Twitter de ella, escribes un mail o miras tu calendario."

Sin embargo, es en el reproductor de vídeo Pop Up donde seguramente se demuestran mejor lo lejos que ha llevado Samsung la mejora de las funcionalidades de Android. Esta función te permite ver películas HD en una pequeña pantalla que se solapa a la interfaz principal, con lo cual puedes ver una películas mientras hablas en Twitter de ella, escribes un mail o miras tu calendario para el día siguiente. No es del todo innovador y probablemente es mejor catalogarlo como gimmick, pero es destacable.

Smart Stay, una de las funciones de las que más se ha hablado aparte de S-Voice, no consigue del todo su objetivo, en cambio. El concepto es fácil de vender: el Galaxy S3 usa su cámara frontal de 1.9 megapixels para monitorizar tus ojos y reconocer cuando miras la pantalla, evitando que entre en reposo. Ya hay aplicaciones disponibles para Android que consiguen este tipo de proceso, pero usan el acelerómetro para detectar cuándo usas el móvil, en vez de la cámara.

Como era de esperar, Smart Stay tiene la costumbre de confundirse. Si usas el teléfono en una habitación oscura suele fallar al detectar tus ojos, lo cual provoca la molestia de que la pantalla reduzca continuamente el brillo. De forma parecida, si colocas el móvil en ángulo o en una superficie plana la cámara no te ve y entonces entra en reposo. Hemos intentado usar al máximo Smart Stay durante nuestras pruebas, pero al final acabamos desactivándolo e instalando Screebl en su lugar.

Juegos y autonomía

El juego en smartphones está creciendo de forma exponencial. Obvia decir que cualquier terminal Android que pretenda destacar debe ofrecer una plataforma sólida para el entretenimiento interactivo, y el Galaxy S3 logra ese objetivo sin problemas.

Aunque algunos juegos se han desarrollado para explotar los cuatro núcleos del Exynos 4212 Quad, la potencia bruta del Galaxy S3 ofrece un rendimiento perfecto, incluso en títulos 3D intensivos como el Six-Guns de Gameloft o el Blood & Glory de Glu.

De forma parecida, algunos juegos del servicio Google Play se han optimizado para aprovechar el tamaño de las pantallas HD, y lucen impresionantes en la de 4.8 pulgadas del Galaxy S3. Las dotes del teléfono también se manifiestan de otras formas: el control con el giroscopio es muy preciso, algo que no siempre se puede decir de otros dispositivos Android. Aunque no lo hemos demostrado de forma definitiva, también parece haber menos lag en la pantalla táctil, haciendo que el control sea más preciso.

"Jugar en el Samsung S3 es fantástico, aunque faltan títulos que saquen el máximo partido a los teléfonos con cuatro núcleos o las pantallas HD."

Con una batería de 2100mAh en su interior, este teléfono va muy en serio en términos de potencia. Un tamaño tan grande es necesario cuando tienes que alimentar una enorme pantalla AMOLED y un exigente procesador de cuatro núcleos. El aumento de capacidad permite al Galaxy S3 tener una duración similar a la de otros dispositivos Android: nunca esperes más de un día si haces uso intensivo de las características del móvil, así que recuerda llevar contigo el cargador si estás lejos de casa.

La posibilidad de cambiar la batería implica que puedes llevar otra cargada para viajes largos, pero ten en cuenta que la funcionalidad NFC del teléfono está ligada a la batería: el chip NFC está integrado a ella, en vez de al propio teléfono.

Cámara y grabación de vídeo

El Galaxy S2 puso el listón bastante alto en términos de cámaras de móvil: su sensor de ocho megapixels producía resultados increíbles y también podía grabar vídeo a 1080p. Después de que el Nexus volviese a la variante de 5 megapixels estábamos un poco preocupados por ver qué harían con el S3, pero por suerte esa paranoia era infundada. La cámara de 8 megapixels de este móvil es poco menos que alucinante, capturando imágenes plagadas de color y detalle y grabando un glorioso vídeo en HD.

"Aunque hay algunos pequeños defectos que hacen que la experiencia general no sea perfecta, es innegable que el Galaxy S3 es actualmente el mejor smartphone Android del mercado."

Una vez vista la excelente calidad de las imágenes y la rapidez con la que actúa la cámara puedes sumergirte en la gran cantidad de opciones a tu disposición. Detección de caras, modo ráfaga, HDR y panorámico están incluidos de serie. Por supuesto, también puedes conseguir más efectos y herramientas de edición descargando aplicaciones adicionales en el Google Play market, pero de fábrica la cámara del Galaxy S3 va acompañada de una base sólida de software.

Samsung Galaxy S3: El veredicto de Digital Foundry

Aunque hay algunos pequeños defectos que hacen que la experiencia general no sea perfecta, es innegable que el Galaxy S3 es actualmente el mejor smartphone Android del mercado. Ofrece un nivel de potencia casi obsceno, una espectacular pantalla HD, muchísimas opciones de almacenamiento, un diseño fino y ligero y una de las interfaces personalizadas Android con más estilo que hemos visto.

También es una gran plataforma para jugar, gracias a su competente CPU y su enorme pantalla AMOLED HD. Samsung tiene claramente entre manos el smartphone definitivo de 2012, y Apple - o cualquier otro fabricante - necesitará sacarse de la manga algo verdaderamente especial para robarle el trono. Cupertino, os toca mover ficha.

Leer nuestra política sobre puntuaciones

Comentarios (30)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!