Análisis de Guacamelee!

Máscara vs Calavera.

Una mezcla perfecta de acción, exploración y puzles por un lado, y estilo, humor y guiños a videojuegos por el otro. Una de las grandes sorpresas del año.

Versión probada: PlayStation 3

¿Cómo definir Guacamele! y, de paso, rendir homenaje a sus múltiples referencias? En una frase -aviso que algo larga: Guacamelee! es un juego de plataformas como Metroid, Castlevania o Sonic, con un combate propio de un beat'em up como Streets of Rage, una historia digna del recientemente "inhabilitado" estudio LucasArts como las de The Secret of Monkey Island, Day of the Tentacle, y Grim Fandango, con una estética cartoon evocadora de series de Cartoon Network como Samurai Jack, colorista como Viva Piñata... y todo bajo el paraguas de la cultura mexicana.

Pero comencemos por el principio. La aventura empieza cuando Juan Aguacate, el pobre granjero protagonista, muere al intentar rescatar a la Hija del Presidente de las falanges del malvado charro esquelético LeCh...-digo-, Carlos Calaca durante el Día de los Muertos. Es entonces cuando Juan es reclamado desde el más allá por una máscara mística para convertirse en un poderoso luchador y, así, enfrentarse a Calaca y sus secuaces y rescatar a su querida. A partir de aquí, la acción transcurre por los alrededores de las localidades de Pueblucho y Santa Luchita, derrotando esqueletos -de varios tipos y tamaños-, y otros monstruos al servicio de Calaca, mientras se van consiguiendo nuevos poderes y ataques especiales.

1

Guacamelee! rezuma humor por todos lados, y para hacerlo saca partido de muchos estereotipos sobre la cultura mexicana, llegando a niveles de parodia -por no decir casi insultantes. El Día de los Muertos, la lucha libre, mariachis, piñatas, gallos de pelea, enchiladas y los olmecas son sólo una muestra de la gran labor de ambientación conseguida por Drinkbox Studios. La historia, a pesar de ser muy típica, está perfectamente desarrollada con pocas y cortas cinemáticas, pero son los carismáticos personajes, como Cara Flama, Jaguar Javier o el anciano hombre-chivo, los que hacen memorable el título, a pesar de que todos los diálogos son escritos. En este punto sólo se quedaría atrás la banda sonora mariachi, que aunque evidentemente no desentona, sí que podría tener más temas reconocibles y pegadizos para las zonas o para los personajes y villanos -sería la "guindilla", pero no del pastel, sino la picante.

Aunque merece la pena darle una oportunidad tan sólo por su gran personalidad, su jugabilidad tampoco se queda corta, ya que engloba tanto la lucha como la resolución de puzles. Al empezar la campaña, tan sólo se pulsan tres botones -saltar, golpear, e interactuar con personajes o el entorno-, además del stick direccional; pero al ir avanzando se van desbloqueando ataques especiales, que sirven ora para realizar combos, ora para llegar a áreas anteriormente inaccesibles. También se van desbloqueando otras opciones que no están directamente vinculadas con el combate, como convertirse en pollo para pasar por espacios chicos o cambiar entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos. A veces uno se satura -es fácil pulsar el botón que no toca-, pero como lo más complejo para cada movimiento singular es pulsar un botón y apuntar en una dirección, son sorprendentes la capacidad de desplazamiento alcanzada y la fluidez con la que pueden llegar a transcurrir los combates, y esto teniendo en cuenta las zonas muertas del stick analógico del Dual Shock 3.

"Tan sólo su corta duración aleja a esta pequeña obra de arte de Drinkbox Studios de la perfección, pero por todo lo demás, creo que difícilmente haya alguien que se arrepienta de descargarlo."

Otro punto a comentar de Guacamelee! es su dificultad. Aunque nunca afirmaría que es el juego más difícil al que haya jugado, tanto sus rompecabezas como sus luchas -especialmente contra los jefes- requieren cierta paciencia para descubrir cómo hay que superarlos, y recordar todos los ataques especiales y opciones que tenemos disponibles. Considerando el caso particular de los puzles, muchos de ellos no podremos solucionarlos la primera vez que juguemos el correspondiente nivel en el que se encuentran. Y es que para encontrar todos los cofres y sorpresas, se nos anima a recorrer de nuevo todos los mapas una vez hayamos avanzado lo suficiente en la campaña como para haberlo desbloqueado todo.

Como particularidad, Guacamelee! puede grabar nuestra partida en la nube para alternar el mismo juego en las dos últimas consolas de Sony. De este modo podemos, por ejemplo, empezar un día una partida en PS3 y continuarla al siguiente en PS Vita. Esta compatibilidad de hardware no sólo se limita a eso, sino que el juego acepta un segundo jugador -que adopta el avatar de Tostada, la luchadora que Juan halla en el mundo de los muertos justo antes de convertirse en luchador- para participar en modo cooperativo, aceptando cualquier combinación de dos consolas de sobremesa o portátiles.

Hablando del cooperativo, aunque su añadido no era imperativo, el hecho de tenerlo jamás nos merma la experiencia. Si, en cualquier instante, la presencia del segundo (o incluso del primer) jugador llega a molestar, como por ejemplo durante la resolución de un rompecabezas, éste puede "volatilizarse" para desaparecer de escena y convertirse en una burbuja flotante. La única forma de hacer reaparecer al jugador convertido en burbuja es que el que queda en juego golpee dicha burbuja, una forma elegante de evitar que esta opción se convierta en una forma tramposa de llegar a lugares inaccesibles.

2

Lo único que se puede lamentar de Guacamelee! es su corta duración, alrededor de las 8 horas de campaña, más una o dos para completar todos los secretos del mapa, aunque al terminarlo por primera vez se desbloquea el juego en mayor dificultad. En algunos momentos da la sensación de que las cosas se desbloquean demasiado rápido, en este sentido, alargar más la historia no sólo serviría para expandir la excelente experiencia, sino que la convertiría en algo aún más memorable.

Tan sólo este último punto aleja esta pequeña obra de arte de Drinkbox Studios de la perfección, pero por todo lo demás, creo que difícilmente haya alguien que se arrepienta de descargarlo. Es una lástima que sólo esté disponible para las consolas de Sony, porque es un título que merece ser jugado por el mayor número de personas posible. En caso de que sean de los afortunados con estas consolas... ¿A qué esperan? ¡Dejen de leer y descárguenselo ya!

9 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de Guacamelee! Albert Ambròs Máscara vs Calavera. 2013-04-23T11:42:00+02:00 9 10

Comentarios (14)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!