Sobre los nuevos controles

En los últimos años, y no hablo solo de Wii, las grandes compañías no paran de intentar innovar en los controles. Es normal, supone un goloso caramelo, tanto por los beneficios de vender a precio de oro un pedazo de plástico, como por lo llamativo del asunto, sobretodo en temas de marketing.

Pero desde hace un tiempo, y ahora si que hablo de Wii, la tecnología empieza a ser accesible y las modas, impuestas o no por Nintendo, mandan. Y es cuando las grandes se apuntan al carro del control por movimiento: de Wii ya sabemos que esperar, y pese a honrosas excepciones, ya sabemos los conceptos básicos de su control. Un control, que guste o no, quedo rápidamente escaso y desfasado.

Y aquí es donde quería llegar, y la razón de este articulo: los nuevos controles. Y por nuevos, me refiero a Move y Kinect.

Empecemos con Move: Sony ha aprendido de la gran N, y ha decidido emularla. No es mala idea, sobretodo viendo los resultados económicos de Nintendo, pero no se hasta donde comparten público, o hasta donde pueden robar usuarios de la sobremesa de la gran N. Personalmente, aún no he probado Move. No por falta de oportunidad, pero sí por falta de interés. Todo el que lo ha probado me habla maravillas de su precisión, y todos coinciden en que esta a años luz del Wiimote. Pero que queréis que os diga, por muy preciso que sea, poca chicha le veo. Al menos en cuestión de software. La gran mayoría de títulos básicamente son clones (cuando no ports) de juegos de Wii.

En el lado mas Juancor, pasamos a los FPSs, que sí, muy preciso, pero ese control me parece de todo menos cómodo. Otro terreno donde Move podría parecer, a priori, un buen control, serian los juegos de estrategia. Parecería ideal usar la precisión del Sonyjero para jugar un Dawn of War cómodamente en el salón, con la televisión de 50 pulgadas y el 5.1. Pero, pensándolo bien, tampoco lo creo viable. Vamos, que me apetece muy poco jugar un par de horas seguidas con los brazos en alto. ¿Futuro de Move a largo plazo? Ya se verá, pero a parte de algún juego "Party" anual y algún caso especial como Heavy Rain, no le veo mas futuro. Ojalá me equivoque.

Heavy Rain: Move Edition - Tráiler E3 2010

Pasemos a Kinect. Voy a ser claro desde un principio: es el que más me atrae desde un primer momento. Ojo, no por la moto que nos vendía Microsoft en su presentación, a todas luces imposibles, si no por las posibilidades que nos ofrece. Head tracking, reconocimiento facial, interpretación del esqueleto...

En su concepción Microsoft también se fijo en Nintendo, y sobretodo en el jugoso mercado de los jugadores menos habituales, pero, a diferencia de Sony, no se limito a mejorar su producto. Para empezar, en una maniobra marca de la casa, compro una empresa Israelí dedicada a la detección de movimiento en el mundo del PC: 3DV Systems. El siguiente paso fueron los fichajes, y aquí Microsoft fue avispada y se hizo con los servicios de Johnny Lee. Johnny se hizo conocido en el mundillo por su vídeos colgados en youtube, donde con mucho ingenio llevaba a la tecnología de Wii a otro nivel, demostrando que las ideas muchas veces están por encima del presupuesto.

Y pasamos al software: al igual que Move, los primeros títulos son bastante nefastos. O más. Kinect acusa un fallo grave: la falta de botones. Eso se nota en su primeros juegos: controles extraños, forzados, y absurdos; para que negarlo. FPSs sobre raíles, clones de Nintenperros y minijuegos variados parecen su futuro inminente. Y el marketing no ayuda: todo parece indicar que Microsoft esta dirigiendo todos sus esfuerzos en robar parte del pastel que tienen Wii y sus juegos casuales. Lo cual no tiene porque ser malo, ojo, pero si el 100% del futuro del sensor de movimiento de Microsoft va a ser eso, que paren que yo me bajo.

Pero lo que de verdad me atrae de Kinect, son sus posibilidades. Y no me refiero a las frikadas que todos hemos visto en Youtube. Si, son molonas, pero nos engañemos: jugablemente son inútiles.

Lo interesante viene ahora: lo que se viene llamando desde hace un tiempo "juegos mixtos". Títulos que se juegan como toda la vida, donde el detector de movimiento juega un papel secundario, pero que complementa el experiencia.

Pongamos, por ejemplo, un FPS: que levante la mano quien, en medio de un combate multijugador, en medio de la tensión del momento, no ha intentado asomarse levemente por una esquina ladeando la cabeza frente al televisor. Si, es ridículo, sobretodo si te ve alguien hacerlo. ¿Pero imagináis que no fuera tan descabellado? Con el head tracking y reconocimiento facial no es tan difícil; y reconocerlo, seria un puntazo. Imaginad que en un deathmatch por equipos, localizáis a un par de enemigos, y tan solo señalándolos o haciendo una señal, vuestro avatar hace lo propio en pantalla, señalando al objetivo. Algo así como la realidad aumentada, pero a la inversa. Eso es lo que espero de la integración de mi cuerpo en pantalla, no dar saltitos cual retard mientras acaricio a un tigre virtual.

Imaginemos los juegos de conducción. la inmersión que se puede lograr mirando al retrovisor. Algo tan simple como eso; un leve movimiento de cabeza a la esquina inferior izquierda, y la pantalla hace un ligero zoom al retrovisor izquierdo. Ídem para el derecho/central. Si, no es tan vistoso como conducir o cambiar las marchas "en el aire", pero personalmente lo veo menos descabellado, y esos son los detalles que pueden hacer grande a un accesorio como este. El valor añadido, no el valor impuesto.

esos son los detalles que pueden hacer grande a un accesorio como este. El valor añadido, no el valor impuesto.

Otra opción en los juegos mixtos es el "complemento". Es decir, Kinect no es tan activo, pero de vez en cuando nos ofrece un desahogo, algún tipo de minijuego o interacción. Podría ser la substitución natural de los QTE, o una forma de solucionar ciertas fases engorrosas. Siempre defenderé que el minijuego de búsqueda de recursos de Mass Effect 2, con Kinect seria mas llevadero, buscad vosotros mismos vuestros ejemplos, seguro que los tenéis a patadas.

Pero claro, a estas alturas es cuando llega mi amigo Nacho, que vive de la industria, y nos cuenta que mientras el porcentaje de compradores de Kinect sea bajo, los desarrolladores no van a invertir el pastizal que cuestan los juegos mixtos para que lo disfrute tan solo un pequeño porcentaje de los usuarios. Fragmentación del mercado lo llama él. Matar mis ilusiones lo llamo yo.

Así que tan solo me queda la esperanza de que sea la propia Microsoft la que intente el movimiento, que de soñar también se vive. Eso y esperar vuestras opiniones en los comentarios, justo después de los insultos. ¿Qué opináis vosotros? ¿Dónde creéis que nos llevará todo esto? ¿O en unos años nos olvidaremos del tema y volveremos al Pad de toda la vida?

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!