Sports Champions

El abanderado de Move.

Versión probada: PlayStation 3

A los californianos de Zindagi Games les ha caído un buen marrón encima, su juego Sports Champions es el título emblemático de PlayStation Move en su lanzamiento, el juego que ha de demostrar al mundo que el nuevo periférico de Sony funciona. Afortunadamente para ellos, para Sony y para nosotros jugadores podemos deciros que han pasado la prueba; el "Wii Sports" de PS3 no solamente funciona sino que además es bastante más bueno de lo esperado.

Lo que nos ofrece son seis pruebas deportivas que bien podrían ser una demostración de las posibilidades que nos ofrece el sistema de control gestual inventado por Richard Marks y su equipo del Sony London Studio. Las pruebas son: disco golf, volleyball playa, tiro con arco, tenis mesa, petanca y duelo de gladiadores. Por lo general están bien resueltas –alguna más que otras– pero lo que más nos ha gustado es la sensación de progresión que nos han dado, es decir, que al jugar vayamos adquiriendo técnica y mayor pericia; algo fundamental en un título deportivo que pretende ser una imitación realista de unos deportes de verdad.

Tal como dijimos en nuestras primeras impresiones de Move, la influencia del mítico Wii Sports y de Wii Sports Resort es más que evidente de principio a fin, algo que desde buen comienzo se nota en la elección de los deportes representados. Así, es inevitable ver una correlación entre el juego de ping-pong de la blanca de Nintendo y este tenis mesa que nos propone Sports Champions. Lo mismo con el golf y el disco golf, los bolos y la petanca, y finalmente el boxeo o la esgrima de Wii con respecto la sugerente prueba apodada duelo de gladiadores.

Tras superar las pruebas de calibración que deberemos hacer cada vez que cambiemos de juego o jugador (algo que a la larga se os hará un poco pesado) empezamos a probar que tal responde el control poniéndonos nuestro polo más hortera para un partido de tenis mesa. La respuesta de nuestros movimientos y su reflejo en pantalla nos llamará la atención en estos primeros instantes, el lag es muy pequeño. Tras el peloteo veremos que la cosa responde satisfactoriamente y disputaremos nuestros primeros partidos.

La precisión en la detección de movimientos es resultona pero engañosa, muchas veces devolveremos la bola estando cerca de ella pero sin llegar a tocarla. Es algo de lo que no nos damos cuenta cuando estamos metidos en medio del partido pero que está ahí. De todas formas el "realismo" que nos ofrece va un poco más allá de todo lo que hemos visto hasta ahora en este tipo de juegos y sobre todo la profundidad de juego. Prueba de ello son la variedad de tiros que podemos hacer: remates, tiros cortos, largos, cortar la bola por arriba y por debajo, darle retroceso, avances, bloqueos, hacer que salga fuego de la bola con nuestra super-fuerza...

En las patosas manos del equipo de test que hemos preparado para analizar este título (mi madre, mi hermano, una amiga y un físico nuclear) el dispositivo genera emoción y sorpresa entre los participantes. También a mí, jugador de toda la vida, me agrada la sensación que transmite el control. Todos los sujetos podemos lanzarnos al ruedo de las mini-pruebas sin pasar por el Tutorial que incluye cada deporte, pero dejarse caer por él es clave para conocer todo lo que nos ofrecen las pruebas.

Comentarios (11)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!