Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Análisis del iPad mini

Chic.

Durante 31 meses y cuatro iPads diferentes Apple ha jugado sobre seguro a la hora de revisar el formato de su exitosa tableta. Han refinado los bordes y han reducido el paso (para luego aumentarlo un pelín), pero el tamaño general, la forma y las sensaciones que desprende el producto se han mantenido de forma bastante consistente mientras la potencia de proceso y la calidad de la pantalla recibían las mejoras. Estos aspectos son importantes para mucha gente, pero para el público general la parte física del dispositivo es más relevante.

El iPad mini es prácticamente igual que sus hermanos mayores a nivel de funcionalidad, pero es mucho más fácil de coger y de llevar. También supone un regreso al enfoque "lo pequeño es sexy" en la ingeniería de gadgets y, de forma algo irónica para un dispositivo que tiene tanto en común con el iPad 2, quizás sea la revisión más radical que ha hecho Apple de su tableta.

Hay que reconocer que tras tres años y con varios modelos de iPad a nuestras espaldas estamos bastante acostumbrados al formato del que el iPad mini quiere distanciarse. Las tabletas de 9,7 pulgadas de Apple son peculiares, con un diseño que requiere coger el aparato con ambas manos, dejándolo reposar sobre el regazo al jugar o escribir. Es más ligero que un portátil, pero sigue pesando lo suficiente como para que te lo pienses dos veces antes de meterlo en la mochila.

La primera vez que usas un iPad mini es casi como una revelación, entonces: es extremadamente fácil de coger, lo suficientemente ligero como para no preocuparte por llevarlo en la mochila y, aunque Apple se regodea a la hora de recordarnos que es "grueso como un lápiz", sus bordes dan la sensación de que sea un dispositivo aún más fino.

Desgraciadamente las afirmaciones de que el mini está diseñado para usarse con solo una mano no son del todo realistas: es un poco demasiado ancho por la pantalla 4:3, y los dedos pierden agarre en la parte metálica posterior (aunque la nueva Smart Cover del mini ayuda a mitigar esto). En este sentido el plástico de la Nexus 7 junto con su pantalla más estrecha no tienen rival... a expensas de una menor superficie de pantalla, claro.

iPad mini: las bases del hardware

La calidad de fabricación de la nueva tablet de Apple sigue siendo impresionante: pese a ser más barata, esta máquina mantiene el nivel del resto de la gama de productos iOS y la parte posterior de aluminio le da un aspecto premium. En el lateral encontramos los botones para subir, bajar y silenciar el volumen, y en el frontal el ya típico botón Home. El de encendido y el socket de 3.5mm para los auriculares está en la parte superior, mientras que el nuevo conector Lightning está en la inferior, entre los dos altavoces stereo. La calidad de sonido es sorprendentemente buena, quizás un poco carentes de bajos si se compara con el altavoz mono de los anteriores iPads, pero con el volumen máximo suena muy bien y sin distorsión.

Es en la pantalla donde encontramos el mayor cambio respecto a la mayoría de tabletas de siete pulgadas. Mientras la Nexus 7 y el Amazon Kindle Fire HD tienen una resolución de 1280x800, Apple ha optado por reducir la pantalla 4:3 de 1024x768 del iPad original y su sucesor. Esto hace que el dispositivo sea más ancho que sus competidores y tenga una densidad de pixeles menor, pero también implica ciertas ventajas.

Para empezar, al reducir un producto existente vemos que el mini tiene un montón de software que simplemente funciona, sin bordes negros, sin escalado y sin diferencias de proceso según la densidad de pixeles. Todo lo que puedes encontrar en la App Store para el iPad 2 funciona aquí, y por lo tanto tienes una ingente librería de programas y juegos desde el primer día. En segundo lugar Apple tiene razón al destacar el tamaño extra respecto a la Nexus 7 y otras tabletas con formato 16:9. Navegar por internet y leer libros son dos tareas que mejoran mucho gracias a la superficie adicional, aunque el campo de visión se reduce en los juegos.

"Tiene muchísimo sentido mantener el ratio de aspecto 4:3 en la nueva tableta, y la navegación web es considerablemente más atractiva si se compara con la Nexus 7 de Google."

¿Se ajustan a la realidad las promesas de Apple de una mejor experiencia al navegar por la web? Como puedes ver en esta comparativa directa entre el iPad mini (izquierda) y la Nexus 7 (derecha), está claro que hay una superficie significativamente mayor en la tableta de Apple.

Sin embargo, la pantalla táctil IPS capacitiva también tiene algunas pegas. Aunque rinde de forma muy sólida con juegos y medios, el renderizado del texto no es tan atractivo, resultando un poco borroso - como si hubiese reescalado (no lo hay, pero esa es la impresión). Esto es muy evidente en tipografías muy pequeñas, lo cual sugiere que la falta de resolución puede ser la causa del problema. Además, aunque en general la reproducción del color es bastante buena, el equilibrio de la pantalla Retina no está aquí. Los niveles de negro son impresionantes, pero hay un poco de tinte amarillo en los blancos. La impresión general es que la pantalla es igual que la del primer iPad, pero reducida al nuevo tamaño de 7,9 pulgadas, generalmente funcionando bien. El problema es que el cambio desde la pantalla Retina no se limita solo a la densidad, sino que también afecta a la intensidad de la imagen.

El mini, en cambio, sale ganando en términos de duración de batería. Aunque con el brillo al máximo y usando los juegos más exigentes puede caer hasta las seis horas y media, el dispositivo por lo general no tiene problemas en ofrecer una autonomía de diez horas y reproduciendo medios puede durar hasta doce horas viendo películas 720p. Eso, la verdad, es un logro excepcional.

Credenciales para juegos: el regreso del procesador A5

No todos los procesadores A5 se fabrican igual, y desde que la arquitectura debutó en marzo de 2011 hemos visto varias versiones en diversos productos de Apple. Está el modelo original del iPad, fabricado con el viejo proceso de 45nm y funcionando a 1GHz, y luego una versión más lenta a 800MHz - aunque fabricada también a 45nm - utilizada en el iPhone 4S. Más tarde vino una versión reducida y más eficiente a nivel energético a 32nm en la revisión del iPad 2, con la cual se ganó muchísima autonomía (especialmente con juegos) manteniendo la velocidad de 1GHz. La segunda generación del Apple TV también lleva un A5, aunque con uno de los núcleos de la GPU PowerVR desactivado. Finalmente está el iPod Touch de quinta generación, el cual utiliza la misma versión reducida en tamaño pero con una velocidad de 800MHz, haciendo que su rendimiento sea idéntico al del 4S.

Teniendo en cuenta que el nuevo iPad mini se supone que es un producto más barato, con un precio preocupantemente similar al de Touch 5G, nos preocupaba que Apple decidiese reducir la velocidad, especialmente al entrar en juego el factor del tamaño y la batería. Pero no hacía falta preocuparse: los resultados del GLBenchmark revelan una clara mejora en el rendimiento de la GPU respecto al 4S y el Touch, mientras que Geekbench confirma que el ARM Cortex A9 de doble núcleo funciona a 1GHz. Si lo comparamos con el iPad 2 original de 45nm vemos que el mini lo igual punto por punto.

"Tanto a 1080p como a la resolución del dispositivo el iPad mini ofrece mejor rendimiento que el Nexus 7, aunque la diferencia no es demasiado grande - desde luego no tan grande como con respecto al iPhone 5 o el iPad de cuarta generación."

GLBenchmark 2.5 Egypt HD Off-screen (1080p) GLBenchmark 2.5 Egypt HD On-screen (resolución nativa)
iPad 4 51.8FPS 41.9FPS (2048x1536)
iPhone 5 29.1FPS 39.9FPS (1136x640)
iPad 3 26.7FPS 22.6FPS (2048x1536)
iPad mini 14.5FPS 24.4FPS (1024x768)
iPad 2 14.5FPS 24.7FPS (1024x768)
iPod Touch 5 11.7FPS 18.7FPS (1136x640)
iPhone 4S 11.7FPS 21.8FPS (960x640)
Galaxy S3 15.2FPS 16.6FPS (1280x720)
Transformer Pad Infinity 13.2FPS 12.4FPS (1920x1200)
Nexus 7 12.3FPS 19.5FPS (1280x800)

Al introducir el Nexus 7 en la ecuación vemos de forma clara que aunque el rendimiento no es tan grande como el del A5X, el A6 o el A6X, la vieja tecnología de Apple sigue siendo mejor que la de una competencia que no ha conseguido alcanzar su nivel.

¿Cómo se traduce eso en términos de jugabilidad real? Hemos probado varios juegos tanto en el iPad mini como en el Nexus 7 y hemos llegado a la conclusión de que la tecnología de Apple generalmente funciona con frame-rates más altos y de forma más estable, aunque la diferencia no es excesivamente grande. Riptide GP y Death Rally son dos buenos ejemplos: ambos tratan de alcanzar los 60Hz, y mientras el iPad mini lo consigue el Nexus 7 sufre caídas de frame-rate casi todo el rato.

Títulos menos ambiciosos como Dredd vs. Zombies alcanzan los 60 frames por segundo en ambos aparatos, mientras que juegos avanzados como NOVA 3 dan problemas en ambas tabletas pero resultados mucho peores en el Nexus 7, a pesar de la publicación de una actualización que se suponía debía mejorar el rendimiento con el hardware Tegra 3. Vale la pena destacar que el único dispositivo en el que hemos visto un rendimiento satisfactorio con NOVA 3 es el iPhone 5, el cual tiene una CPU y GPU mucho mejores que las del A5 a 1GHz.

Esa es nuestra única queja sobre el rendimiento de los juegos en el iPad mini, que la ambición de los desarrolladores vaya más lejos que las capacidades del hardware mientras el iPhone 5 y otros productos ganan cuota de mercado. Sin embargo, creemos que pasará tiempo hasta que esto suponga un problema real: Apple todavía vende el iPad 2, el mini acaba de llegar a las tiendas y el A5 Touch también es un nuevo lanzamiento. Teniendo en cuenta la masa crítica de dispositivos lo lógico es que los desarrolladores tomen como plataforma base esta tecnología durante un tiempo, a pesar de que el iPhone 5 y el iPad 4 ofrezcan una clara mejora de rendimiento.

"Al comparar el iPad mini con el Nexus 7 vemos que el dispositivo de Apple ofrece mejor frame-rate, aunque el ratio de aspecto 4:3 es similar al de una película con pan and scan - la tableta con formato 16:9 ofrece un campo de visión mucho más amplio."

Comparamos Sonic the Hedgehog Episode 2 y NOVA 3 en el iPad mini (arriba) y en la Google Nexus 7 (abajo). La pantalla del iPad es más grande, pero fíjate en cómo se abre la imagen en el Nexus. Es como comparar una película panorámica con el equivalente en pan and scan.

La calidad de la cámara: sencillamente mejor que la del iPad 2

La idea de integrar ópticas más avanzadas parece una completa pérdida de tiempo, dinero y tecnología. Las grandes, anchas y finas tabletas están bien para navegar por la web desde el sofá o curiosear por Facebook desde la cama. Sin embargo, no parecen la mejor opción para hacer fotos en exteriores, especialmente con pantallas glossy que son casi inútiles bajo la luz directa del sol. Incluso dentro de casa el formato no acaba de funcionar: es mucho más fácil usar una cámara tradicional o simplemente sacar el smartphone de tu bolsillo si quieres capturar el momento.

Los fabricantes de tabletas baratas pillaron la idea. Tanto la Nexus 7 como el Amazon Kindle Fire HD tienen una cámara frontal de 1.7 megapixels para realizar videollamadas, pero omiten la cámara trasera. Apple, en cambio, sigue persistiendo en ello, equipando al iPad mini con la capacidad de grabar vídeo 1080p y capturar imágenes de 5 megapixels. Que el tamaño sea más pequeño que el del iPad de 9,7 pulgadas hace que sea un poco más cómodo, pero sigue siendo algo bastante inútil, y los resultados son buenos pero no fantásticos. Nos recuerda bastante al rendimiento del iPod Touch de quinta generación, pero mientras que aquel dispositivo tenía un débil flash LED, el mini no tiene ninguno. También desaparecen las opciones para realizar fotografías HDR y panorámicas de iOS6, algo que resulta inexplicable.

Irónicamente es la cámara frontal de 1.2 megapixels la que realmente da un buen rendimiento y además resulta más útil en el día a día, con unas videollamadas HD que son un gran paso adelante respecto al viejo estándar VGA.

"El iPad mini sigue siendo demasiado grande e incómodo como para tomarlo en serio a la hora de grabar vídeos o hacer fotografías. Para acabarlo de rematar no tiene flash LED ni opciones Panorama o HDR."

La calidad de la cámara es razonablemente buena tanto en interiores como en exteriores, y aunque el rendimiento con poca luz está bien la falta de flash LED es molesta. El iPad mini es casi tan completo como el resto de dispositivos iOS a nivel de opciones, pero desaparecen las de fotografía HDR y Panorama.

iPad mini: el veredicto de Digital Foundry

Aunque se criticó el precio del iPad mini creemos que su coste es razonable para lo que ofrece: es básicamente la experiencia completa de Apple miniaturizada en un formato similar al del Kindle. En cuanto a tecnología de gadgets lo pequeño es sexy, y en ese aspecto es difícil criticar al mini: se sujeta mejor, es agradable de utilizar y su ridículo peso hace que meterlo en la mochila no suponga ningún problema.

La calidad de fabricación, tal y como esperarías de un producto Apple, no tiene rival, y aunque el procesador A5 sea tecnología del año pasado sigue teniendo un rendimiento que supera al de la competencia. Pese a no ser tan robusta en términos de flexibilidad y funcionalidad, la interfaz de iOS6 es más rápida y más sencilla que la del Android Jellybean de la Nexus 7, y navegar por internet es mucho más afable - algo sorprendente si tienes en cuenta que el mini tiene la mitad de RAM que la tableta fabricada por Asus.

Los benchmarks demuestran una ligera ventaja a nivel de potencia gráfica, pero no es un salto generacional - el iPad mini ofrece mejores frame-rates que el Nexus 7 (aunque las custom roms podrían mejorar el rendimiento del Tegra 3). Es justo decir que la propuesta de la tableta de Google es excelente para su precio, pero lo mismo puede decirse del iPad mini, y ambas tabletas "baratas" superan a alternativas más caras y modernas como la Acer Iconia Tab A700 o la Surface RT de Microsoft.

"El iPad mini es un precioso y pequeño dispositivo, pero creemos que robará mercado al iPad 2 y el iPod Touch de quinta generación en vez de al Nexus 7."

Si la intención de Apple era sacudir el mercado de las tabletas baratas lo justo es reconocer que ha fracasado: volviendo a la Nexus 7 seguimos pensando que es un excelente dispositivo que ofrece una relación calidad-precio sensacional. Del mini esperábamos un dispositivo que barriese a la competencia y nos encontramos con uno que puede afectar a la ventas de las actuales lineas de Apple.

El iPad mini es un buen producto con un buen precio, que hace que el iPod Touch de quinta generación parezca carísimo para lo que ofrece, especialmente teniendo en cuenta que el A5 del último es más lento. De igual forma parece una tontería pagar un poco menos por un iPad 2 que es más grande, más pesado y que ofrece el mismo rendimiento pero con peores cámaras y una Wi-Fi más lenta. Es curioso, pero la llegada del mini condena al ostracismo a todos sus hermanos con el A5, dejando al iPad de cuarta generación con pantalla Retina como única alternativa con su potencia adicional. Pero si puedes vivir sin la pantalla más grande y con más resolución, el iPad mini y su fantástico formato es una compra más recomendable que la de su hermano mayor.

Puedes ver más información sobre cómo escribimos nuestros análisis visitando nuestra política de análisis.

Acerca del autor

Avatar de Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Comentarios