Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Hot Springs Story

Hazte magnate de las aguas termales

Que magna fue mi alegría cuando, sin comerlo ni beberlo, descubrí en la App Store este Hot Springs Story. La alegría vino justificada porque este juego es obra de Kairosoft, esos malditos hijos de… digo maravillosos desarrolladores tras Game Dev Story, un maldito pozo roba vidas en el que llevábamos nuestra propia empresa desarrolladora de videojuegos y sistemas en los que jugarlos (vamos, consolas y el PC, el PC, el PC…).

Aquí, en occidente, no nos son extraños los simuladores empresariales. Ahí están en lo más alto Theme Hospital, Theme Park, Transport Tycoon y demás. Pero Kairosoft, como buenos japoneses que son, han dado el toque oriental necesario para despertar nuestra atención adaptando el género del simulador empresarial en el icónico contexto de unas fuentes termales, u onsen. Bueno, en realidad es icónico para los amantes del manga, el anime y la cultura japonesa en general; al resto se la puede soplar un poco o mucho.

Como decía, en Hot Springs Story tenemos que llevar nuestro recién inaugurado onsen. Para ello hay que atraer a cuantos más clientes podamos mediante las facilidades de que disponemos: habitaciones, baños de aguas termales, restaurantes, tiendas, etcétera. Al principio contaremos con muy pocas posibilidades, pero a medida que nuestra cuenta de ingresos aumente, podremos comprar la posibilidad de construir un complejo más variado y más grande. La decoración del resort también es muy importante. La vegetación y la decoración de jardín que coloquemos afectará a las habitaciones colindantes, haciéndolas más apetitosas para los clientes. Ya sabéis que hacer guarreridas con la pareja es más bonito si por la ventana se ve un buen cerezo en flor. Que potito.

Por el contrario, existe la posibilidad de que una mala distribución de las habitaciones y servicios reste puntos al onsen. Por ejemplo, si colocamos una sala de pachinko (las tragaperras japonesas) las habitaciones de alrededor perderán puntos. Lógicamente nadie puede descansar tranquilamente si a través de la pared de la habitación se oyen los CHIN CHAN y los PITU PITU de las maquinitas.

Con lo que he dicho podéis intuir que Hot Springs Story es más complejo que Game Dev Story, y así es. Empezando porque Hot Springs Story permite decidir la distribución de nuestro resort, algo que no podíamos hacer en Game Dev Story, pasando por el control de la clientela, la cual habrá que tratar de forma distinta dependiendo del sector poblacional del que procede y terminando por el propio control del resort, el cual crecerá dependiendo de nuestras inversiones. Sí, Hot Springs Story es más complejo de lo que parece y al principio nos veremos abrumados por muchas opciones que no sabremos muy bien cómo aprovechar.

Es por eso que Hot Springs Story pierde algo de fuelle frente Game Dev Story, aunque no creo que sea muy justo compararlos al ser simuladores muy distintos. Pero el hecho de que Hot Springs Story no ofrece una sencillez absoluta puede echar atrás a más de uno y no sentirse tan enganchado como lo estuviera con Game Dev Story. A pesar de todo esto, yo os recomiendo que por 1,59€ en la App Store y 2,06€ en el Android Market le echéis una buena partida a este Hot Springs Story.

Y ahora, si me disculpáis, acabo de ver que Kairosoft ha sacado un nuevo juego llamado Pocket Academy. Malditos hijos de puta, TOMAD TODO MI DINERO.

Puedes ver más información sobre cómo escribimos nuestros análisis visitando nuestra política de análisis.

Etiquetado con

Acerca del autor

Avatar de Roberto Pastor

Roberto Pastor

Colaborador

Equipo Game Over: Redactor en Game Over, Alicantino de pura cepa, jugador compulsivo desde los 8 años y amante de muchas cosas divertidas como los videojuegos, el cine, los comics, el manganime y otras cosas mal vistas. No le gustan los juegos deportivos porque provocan obesidad.

Comentarios