Necromunda: Hired Gun

Visualmente impecable, el mayor pecado de Necromunda: Hired Gun es ser más tosco de la cuenta en el apartado jugable.