Narita Boy

Narita Boy es preciosista, divertido y, sobre todo, un ejercicio de estilo que destila buen hacer en todos sus píxeles.