Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes

Spotlight

Eventos clave

A finales de agosto, Konami anunció Metal Gear Solid 5: The Definitive Experience, una nueva edición que se publicará la semana que viene, y que incluirá el prólogo Metal Gear Solid 5: Ground Zeroes, el DLC Déjà Vu y Jamais Vu y el juego principal, Metal Gear Solid 5: The Phantom Pain.

Comparativa de MGS5: Ground Zeroes

Digital FoundryComparativa de MGS5: Ground Zeroes

El Fox Engine y cuatro plataformas.

Transparente como de costumbre, Hideo Kojima reconoció que los problemas de Metal Gear Solid 4 fueron principalmente de naturaleza técnica, debido a que el tamaño de sus niveles y las animaciones no estaban a la altura de sus expectativas. Casi seis años más tarde tenemos entre nosotros un pedacito de Metal Gear Solid V que pretende corregir esto, lanzándose - de forma bastante ambiciosa - en no una, sino cuatro plataformas a la vez. Afortunadamente, los 60FPS en Xbox One y PlayStation 4 se anunciaron hace tiempo, y el propio Kojima declaró que la versión PS4 es la que está más cerca del objetivo fotorrealista que se marcaron, gracias a su presentación a 1080p. Pero... ¿es la resolución la única ventaja en la consola de nueva generación de Sony? ¿Qué ocurre con las versiones para las consolas antiguas?

Una de las ventajas de la versión PS4, revelada en Twitter, es la simulación atmosférica - un renderizado en tiempo real del cielo en la misión Ground Zeroes. Esto permite que las nubes se muevan de forma dinámica y afecten a la iluminación del sol, en contraste con la versión para Xbox One, que al igual que PS3 y 360 se basa en el uso de skyboxes estáticas. Es una diferencia que sólo queda patente en las misiones secundarias, cuando se puede acceder a la base de día. Curiosamente la skybox se vuelve a utilizar en determinados momentos en PS4, haciendo que esta ventaja sea muy sutil y únicamente apreciable si sabes cuándo y dónde mirar.

La resolución, sin embargo, es la diferencia más dramática, y Konami ya hizo públicos los detalles específicos al respecto antes del lanzamiento. A través de nuestras pruebas podemos confirmar que, efectivamente, PS4 produce un framebuffer de 1920x1080 tal y como prometieron, mientras que en Xbox One esto se reduce a 1280x720. Para un juego que apuesta por la acción y el sigilo en un mundo abierto, la menor resolución de la consola de Microsoft afecta a la visibilidad al tratar de hacer disparos a gran distancia, lo mismo que ocurría en las áreas más abiertas de Battlefield 4.

Leer más...

inFamous destrona a Titanfall en Inglaterra

Ground Zeroes se queda en segundo lugar.

inFamous: Second Son, el juego del estudio Sucker Punch exclusivo para PlayStation 4, ha destronado a Titanfall como líder en las listas de ventas británicas, convirtiéndose además en el segundo mejor lanzamiento para PS4, tras Killzone: Shadow Fall.

Análisis Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Análisis Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Más que serpiente, gato viejo.

Demo, prólogo, aperitivo, extra, crowdfunding camuflado, capítulo, fanservice, kojimada, atraco a mano armada... En efecto, parece que Metal Gear Solid V: Ground Zeroes genera tanto debate a su alrededor, como disparidad de opciones a la hora de referirse a él, y con razón. Lo nuevo de Kojima Productions es un producto inclasificable según los baremos a los que estamos acostumbrados, no tan solo en cuanto a videojuegos sino en cualquier ámbito. Y sí, no es la primera vez que una historia se divide en partes - podemos encontrar ejemplos desde la literatura de folletín del siglo XIX hasta la gargantuesca adaptación que Peter Jackson ha hecho de El Hobbit - pero lo que ha hecho Kojima con Ground Zeroes es algo distinto, y por lo tanto es normal que sea un tema tan controvertido.

Esta demo tamaño XXL - ahí va otro intento de definición - podría parecer un último ejercicio de vanidad por parte de uno de los primeros auteurs que puso su nombre en la portada de un videojuego o, directamente, una "curiosa" forma de micromecenazgo con el objetivo de financiar entre todos a una Konami que cada vez más parece que tenga los días contados, pero tampoco hay que olvidar que entre tanto griterío indignado, parece que muchos se han olvidado de que Ground Zeroes también es la primera oportunidad que vamos a tener de probar el nuevo Metal Gear, una nueva entrega que - con permiso de Peace Walker - llegará casi siete años después de Metal Gear Solid IV, algo de lo que pueden presumir muy pocas franquicias, algo que la industria del ocio electrónico está perdiendo a golpe de entrega anual: un acontecimiento.

Como es conocido por la mayoría de aficionados y como nos explicaba nuestro compañero Víctor hace unos días, Ground Zeroes consta únicamente de una misión que puede completarse en menos de dos horas, de cinco misiones secundarias que se desarrollan en el mismo escenario a lo largo de diferentes momentos del día y de una ristra de coleccionables y modos de dificultad desbloqueables que sirven para alargar la escasa duración del juego. Dicho esto, lo que se desprende de esta breve pero intensa primera toma de contacto es un hecho demoledor: Metal Gear Solid V: The Phantom Pain va a ser algo extraordinario porque Ground Zeroes ya lo es con una sola misión.

Leer más...

Artículo destacadoAvance de Metal Gear Solid V: Ground Zeroes

Jugamos cinco horas con el Snake de la nueva generación.

La principal duda que tiene todo el mundo con Ground Zeroes tiene menos que ver con el juego que con el precio, parece. ¡Nos quieren vender una demo! Es una duda comprensible: Metal Gear Solid V: Ground Zeroes puede ser más (mucho más, de hecho) que la típica demo que nos bajamos para probar un juego antes de probarlo, pero sabe abrirnos el hambre tan bien como cualquier demo, seguramente mejor. Confío en que Kojima tiene algo muy grande preparado; quiero creer que sacar Ground Zeroes ahora, con The Phantom Pain tan lejos, es su manera de lanzar un mensaje de esperanza a los fans, de darles un aperitivo con la mejor intención del mundo para calmar a los que están llevando peor la espera. Tanto como lo he disfrutado, me cuesta saber si no será peor el remedio que la enfermedad: como maestro del hype que es, Kojima nos deja con un dolor fantasma considerable cuando terminamos esta misión que sirve de prólogo para el plato principal de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.