L.A. Noire Análisis

L.A. Noire

L.A. Noire

Han sabido dar la cara.

Es curioso cómo se han cruzado los videojuegos, el cine y la televisión. Mientras que algunos géneros triunfan en todos estos medios como la fantasía, los superhéroes o el terror, hay otros con un protagonismo muy desequilibrado.

El género policial es sin duda la estrella en la televisión de hoy en día. Lo hemos visto del derecho y del revés, hemos pasado por todos los departamentos habidos y por haber –víctimas especiales, forenses, criminalistas, investigadores de casos abiertos, secuestros, marines, ¡perros policía!-, por todas las localizaciones –la Nueva York de CSI o la de Ley y Orden, el Kentucky salvaje de Justified...- y por personajes carismáticos y perspicaces como Gideon en Mentes Criminales u otros más descarnados como por ejemplo Idris Elba en Luther.

Ya teníamos ganas de entrar en universos así en los videojuegos. De ir al sótano de la comisaría y conocer al forense para que nos diga cuán retorcido es el asesino, de caminar por la escena del crimen en busca de pistas, de interrogar con furia a sospechosos que se pasan de listos y de relacionar pistas para desenmascarar una conspiración que implica a altas esferas de poder. L.A. Noire es una primera y contundente respuesta a todo eso.

Leer más...