Harry Potter: Wizards Unite Artículos

Cuando Pokémon Go apareció en nuestras vidas, en aquel increíble verano de 2016, la desarrolladora Niantic se topó de bruces con un éxito descomunal que superó con creces incluso las expectativas más optimistas. Construido a partir del esqueleto de Ingress, lanzado tres años antes, la tecnología propia de Niantic, que ya cubría todo el planeta, era una combinación perfecta para la franquicia Pokémon, de fama mundial. El fenómeno pop resultante puso los juegos con localización en el mapa y se convirtió en una máquina de ganar dinero que aún a día de hoy sigue generando una gran cantidad de ingresos. Ahora, otros tres años después, Niantic quiere volver a conseguirlo otra vez; en esta ocasión, haciéndolo incluso mejor.