Grand Theft Auto 5 Análisis

Análisis de Grand Theft Auto V (PS4/One)

No sé si todos conocéis el Phenomena, una iniciativa nacida en Barcelona que vuelve a llevar a las pantallas de cine esas películas clásicas que la mayoría de nosotros ha visto únicamente en la tele o en formato doméstico, ya sea VHS o DVD, como Alien, Indiana Jones, Regreso al Futuro o Tiburón. Es una experiencia increíble, porque redescubres montones de nuevos matices en obras que creías conocer al dedillo, convirtiéndose, casi, en películas nuevas.

A la versión para consolas de nueva generación de Grand Theft Auto V, y a esto quería llegar, le ocurre exactamente lo mismo: el juego de Rockstar respira con mayor libertad en un hardware mucho más potente y además se permite el lujo de mejorar algo que ya parecía prácticamente perfecto. Con gráficos a 1080p y mayor densidad de vehículos y población Los Santos luce más detallada que nunca, y moverse por ella es mucho más agradable al tener un frame-rate más estable y una distancia de dibujado mayor que elimina casi por completo el pop-in. Añádele teselado a las superficies, animaciones faciales mejoradas, muchísimas más fuentes de iluminación y nuevos efectos, y lo que obtienes son postales visuales aún más espectaculares que antaño, por increíble que parezca.

La gran novedad en la versión para consolas de nueva generación es, en cualquier caso, la cámara en primera persona. Nunca se había incluido de forma oficial en la saga hasta ahora, y la verdad es que funciona sorprendentemente bien; pese a que Grand Theft Auto V siempre se planteó como un sandbox en tercera persona, Rockstar ha realizado multitud de pequeños ajustes para que su uso resulte de lo más natural. Tiene miles de animaciones nuevas (es espectacular, por ejemplo, que te atropellen en primera persona), controles personalizables tipo FPS, mirillas para apuntar con mayor precisión y un sistema de cobertura opcional. Lo mejor que se puede decir de este modo es que puedes jugar tranquilamente y sin handicap alguno a toda la historia, igual que lo harías con la vista estándar. Lo único malo (por ahora, quizás se corrija con un parche) es que no sé si por un bug o por decisión consciente el retrovisor en los coches está excesivamente difuminado.

Leer más...

Análisis de Grand Theft Auto 5

Análisis de Grand Theft Auto 5

El rey de la polémica… Larga vida al rey.

Es sorprendente lo mucho que ha cambiado el mundo desde aquel 2008 en el que recorrimos Liberty City con Niko. Básicamente estamos peor: Somos esclavos de un smartphone, no tenemos tiempo para 'pensar', cada vez leemos menos, seguimos glorificando de la imagen y la apariencia por encima de todo, nos importa un pepino el pasado y el futuro, nuestra vida no tiene sentido sin un filtro de Instagram, escuchamos dubstep, y -sorpresa- ¡estamos en crisis! Han pasado solo cinco años y el mundo ha cambiado lo suficiente como para que necesitemos que Rockstar North vuelva a recordarnos lo desquiciados que estamos con una nueva entrega de Grand Theft Auto. Lo hace con una quinta parte que pretende repetir la jugada maestra de San Andreas a finales de la pasada generación, un tour de force que eleva el nivel de carnaza y cinismo hasta cotas que solo un gabinete demócrata podría soportar.

Ya os puedo avanzar que GTA V va dar mucho de qué hablar en los próximos meses, y no tan solo por sus muchas virtudes sino también por toda la polémica que preveo que se va generar alrededor de algunas de sus escenas y personajes. Es algo inherente a estas siglas, pero esta vez la cosa ha ido más allá de lo que nuestras retorcidas mentes podrían llegar a imaginar. Sinceramente, creo que es algo que deberíamos celebrar, aunque eso no quite que, al mismo tiempo Jack Thompson ya debe estar afilando los cuchillos para un retorno triunfal -por no hablar de lobbies, sectas, picapleitos, y todo el ejecutivo de Jerry Brown en California, que es donde nuevamente se ambienta el juego.

La ciudad ficticia de Los Santos, que como sabéis se basa en Los Angeles, y el sur del estado hasta su frontera con México vuelve a ser el escenario de esta entrega que, como decía, replica muchas de las cosas que vimos en San Andreas. Lo mejor de todo, sin embargo, es que más allá de imitar un modelo avalado por 27 millones de unidades vendidas, GTA V introduce cantidades industriales de novedades en la franquicia, y de entre las cuales destaca que por primera vez tenemos a tres protagonistas de peso en lugar de uno solo, un hecho que le aporta una dimensión totalmente nueva al juego.

Leer más...