FIFA 16 Artículos

Avance de FIFA 16: el gameplay retoma importancia

Artículo destacadoAvance de FIFA 16: el gameplay retoma importancia

Cuatro novedades que cambiarán la forma de jugar al juego de EA.

El momento más importante de los FIFA llega sobre esta época del año, cuando presentan a la prensa sus principales novedades de cara a la próxima versión. El impacto del cambio y de la trascendencia de esas novedades suele ir muy ligado al impacto de ese FIFA en la cronología de la saga: cuando anuncian que el gran cambio es que el público reacciona con más ímpetu en los goles uno ya intuye que ese FIFA no viene con las pistolas cargadas. Es una cuestión de feeling que, normalmente, suele cumplirse -y uno ya lleva muchos años hablando de FIFA.

Las novedades de este año me han dejado satisfecho, por lo menos de momento. Son bastante arriesgadas, ahora os cuento por qué, pero por lo menos he visto un anuncio realista que provocará un impacto considerable en el gameplay. En todo caso, las novedades centrales son cuatro: un nuevo pase, mezcla de pase en profundidad y pase fuerte, la anticipación de los defensas, un nuevo concepto de regate y el fútbol femenino.

Lo primero que me chocó fue una contradicción entre lo que comentaron en la presentación y lo que pude jugar, más tarde, tanto en PS4 y Xbox One. "Hay que recuperar la lucha por el centro del campo", afirmaba Sebastián Enrique, de EA Sports. Y para ello han implementado un sistema de anticipaciones que, sin lugar a dudas, es uno de los cambios que varía más drásticamente la forma de jugar a FIFA en las últimas entregas. Ahora los defensas están atentísimos a los pases más verticales y se anticipan a la mayoría. No hablo de los pases en profundidad, que también, si no de ese típico pase al delantero que está más arriba y que normalmente usamos para que aguante el balón y esperar a que los extremos suban o tirar alguna pared. Es muy común, en FIFA, hacer transiciones de defensa-ataque extremadamente rápidas. La tendencia es siempre buscar al punta lo más rápido posible. Con las nuevas anticipaciones los centrales meten el pie y en la mayoría de ocasiones roban el balón; eso no significa que si fallan en la anticipación el delantero se quede solo, ya que normalmente el otro central o algún lateral guardan el puesto del defensa que sale a robar el pase. Pero sí que transforma considerablemente la manera de enfocar el ataque: pasársela al delantero es un riesgo. O bien construyes el ataque de una forma más horizontal, o bien conduces más el balón... o tiras de pases altos en profundidad. De ahí la contradicción que detecté: es terriblemente frustrante jugar como hasta ahora porque la mayoría de pases no conectan con el delantero centro y la tendencia natural es tirar de pase alto y apelar a la velocidad de los extremos para evitar esas anticipaciones. Sebastián Enrique nos comentaba que hay que aprender a atacar, de nuevo, para adaptarse a este cambio. Hay que atacar de otra forma. Hay que pasar más. Veremos si la mayoría de jugadores lo entienden o si, por el contrario, el atajo del pase largo se convierte en una tendencia.

Leer más...