Binary Domain

Spotlight

Binary Domain

Robots Made in Japan.

Tengo que decir, antes de nada, que me considero alguien propenso a aceptar los juegos de diseño japonés más fácilmente que los que son de un corte puramente occidental. Sé que esto, en el fondo, no garantiza nada en el producto final, pero a mi, que soy amante de Japón, de su cultura y de su sociedad, me hace más tilín jugar a un videojuego ambientado en Shibuya en hora punta de un jueves que uno en el que pilote un caza interestelar bombardeando la Luna. Así soy yo, aceptadme como soy.

Toshihiro Nagoshi es el nuevo CCO de Sega

El creador de la saga Yakuza y Binary Domain.

Toshihiro Nagoshi, el creador de la saga Yakuza y del reciente Binary Domain -del que tenéis aquí mismo el análisis- ha sido nombrado nuevo Chief Creative Officer de Sega, que viene a ser el cargo más alto en el equipo creativo de una compañía.

Análisis de Binary Domain

Análisis de Binary Domain

Circuitos humanos.

Binary Domain es un juego que intenta aportar algo nuevo al trillado género de la acción en tercera persona. Trata sobre el choque del este con el oeste, de la cultura occidental con la oriental y del problema ético que supone el irrefrenable avance de la tecnología que, al superar la comprensión humana, llega a suplantar a las propias personas y toma consciencia de ella misma.

Toshihiro Nagoshi (sí, el mismo hombre que tuvo el suficiente criterio como para poner un mono dentro de una burbuja gigante de plástico en Super Monkey Ball) nos lleva hasta una Tokyo del futuro en que la sociedad está totalmente dominada por autómatas sin pretensiones y, como se descubre pronto, también por androides con aspecto y emociones humanas. A estos últimos se les conoce como los Hijos del Éter, robots que viven creyendo que son una persona más y que, por miedo o por intereses, están prohibidos en el contexto del juego por una renovada Convención de Ginebra.

Dan, el principal protagonista, lidera un grupo de soldados occidentales encargados de investigar las dudosas prácticas de la multinacional Amada, la responsable de dichas creaciones. Para ello se dirigen a una Tokyo del año 2080 dividida en dos partes: el sector inferior está repleto de caos y miseria, mientras que en el superior domina la opulencia de una sociedad idílica, acomodada gracias a los robots y ajena al marrón que se le está viniendo encima.

Leer más...

"¡La demo de Binary Domain ya tiene fecha!", dice la nota de prensa que ha mandado Sega. "Podrás vivir la era de las máquinas a partir del 15 de febrero". Si no sabéis de qué juego estamos hablando... os recomendamos leer el reciente avance que hemos publicado.

Avance de Binary Domain

El creador de Yakuza se pone serio.

Ya lo decía el cómico George Carlin: ahora nos hacen creer que todos los niños son especiales, que todos siempre ganan. En la práctica todos hemos tenido a algún amigo, o conocido, gris, callado, que se sentaba en la esquina de la clase y que se ponía rojo cuando le preguntaban; sin intereses más allá de lo habitual y sin ningún talento en particular. Acaban estudiando lo que le dicen los padres, casándose con la novia de toda la vida y veraneando en una urbanización cuadriculada.

Avance de Binary Domain

Amor de robot.

Desde que se desveló a finales de 2009 ha sido un poco complicado mostrar mucho entusiasmo por Binary Domain. Protagonizado por un héroes que parece todavía más anónimo que las oleadas de robots a las que se le ordena destruir, es un juego tan genérico que llega al punto de arriesgarse a ser casi invisible.