Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Análisis técnico de la versión para PlayStation 4 de Dark Souls 2

Probamos la gold master.

Con un lanzamiento programado para el 7 de abril, Dark Souls 2 se estrenará en PlayStation 4 y Xbox One con Scholar of the First Sin, una nueva edición que modifica la posición de los enemigos, añade un nuevo hilo a la historia e incluye todas las actualizaciones y DLCs publicados hasta la fecha. Parte remezcla, parte remasterización, el juego tiene en ambas plataformas gráficos y frame-rates con un nivel que no hemos visto hasta ahora en consolas. Esperábamos mejoras en las texturas y el salto a 1080p, por supuesto, pero la comparación con las versiones de la anterior generación desvela algunas novedades sorprendentes.

Para realizar este análisis hemos probado el código gold master de PlayStation 4, lo cual nos permite sacar conclusiones del producto final antes de su lanzamiento aunque es más que probable que veamos algunas mejoras menores en un parche de día uno (nuestra versión es la 1.00). El acceso anticipado también implica algunas limitaciones por parte del equipo de marketing de Bandai Namco, en concreto que por ahora nos centremos en la zona Forest of Fallen Giants, aunque de todas formas es una parte importante del juego que ya fuerza bastante el motor, con lo cual no hay problema.

La primera impresión es esta: Dark Souls 2 en PlayStation 4 no es perfecto en su ejecución, pero sí es la mejor encarnación del juego a día de hoy. El cálculo de pixeles revela una perfecta resolución de 1920x1080, algo que verificaremos en Xbox One cuando el juego llegue a las tiendas. Eso va acompañado por una solución de anti-aliasing por post-proceso que iguala la técnica FXAA de la versión de PC. Comparada con la de la anterior generación, la mejora a nivel de nitidez respecto a 720p es considerable.

Cabe recordar que From Software planeó esto hace tiempo, puesto que en febrero del año pasado ya declaró que el nuevo motor de Dark Souls 2 había sido creado teniendo en cuenta la arquitectura de PlayStation 4 y Xbox One. Las versiones publicadas el año pasado eran aceptables pero no óptimas, mostrando problemas de rendimiento al enfrentarse a un nuevo modelo de iluminación basado en físicas, el sistema de animación Morpheme y las físicas Havok. Tanto PS3 como 360 mostraban caídas a los 20FPS, parpadeos y errores con el ambient occlusion y un pop-in que no recordábamos de los anteriores Souls. No era ni mucho menos perfecto, vamos.

Las primeras impresiones revelan que Dark Souls 2: Scholar of the First Sin en PlayStation 4 no es perfecto en su ejecución, pero sí es la mejor encarnación del juego a día de hoy.

Dark Souls 2: Scholar of the First Sin en PlayStation 4 frente a la versión estándar de Playstation 3. Recuerda usar la opción 1080p para ver el vídeo con la mayor calidad posible.

Como podéis ver en este vídeo comparativo, ese ya no es el caso en PlayStation 4. El diseño del arte del mundo de Dark Souls 2, comprometido en la anterior generación con texturas de baja resolución y alpha sub-nativo, ahora vuelve con toda su fuerza. La calidad de los normal maps ha aumentado, y desde los efectos hasta las sombras, pasando por el motion blur, todo ha visto mejorado su aspecto, haciendo que la actualización desde PS3 sea considerable.

Pero hay incluso más que eso. La iluminación de Dark Souls 2 se ha actualizado en esta nueva edición, creando un nuevo look más vivo y con más contraste que en el original. Por supuesto, el mundo del juego ya es más nítido gracias a la resolución 1080p, pero las zonas exteriores tienen partes más brillantes y los detalles destacan con mayor intensidad. Aquellos que recuerden las primeras builds de Dark Souls 2, con texturas, geometría e iluminación no usada en el producto final, verán algunas similitudes en la mejor iluminación de esta versión.

Es una mejora evidente, ayudando a mejorar la visibilidad al tiempo que se destacan los detalles de las texturas del bosque. En interiores tiene la contrapartida de crear líneas más duras en cada objeto por el ambient occlusion, aunque este efecto de sombreado es más sutil en exteriores. Tanto PS3 como 360 producen una imagen más sosa, pero en lo que respecta al diseño de las mazmorras, PS4 recurre a la misma geometría que la versión para anterior generación.

PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
Dark Souls 2 en PS4 es algo más que una simple ampliación a 1080p. La iluminación varía para dar más contraste a los escenarios, haciendo que los detalles de las texturas destaquen más.
PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
Las texturas mejoran respecto a las versiones para PlayStation 3 y Xbox 360. El mapa de los lados de las montañas, por ejemplo, ha sido sustituido por uno totalmente nuevo.
PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
Una imagen que lo dice todo: el aliasing en las sombras de la anterior generación desaparece por completo, y PS4 es capaz de ofrecer un mayor detalle del visto hasta ahora en consolas. El efecto de la hoguera también es mejor que en Xbox 360, mientras PS3 se queda más atrás con alpha de menor resolución.
PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
Las cinemáticas de Dark Souls 2 se renderizan en tiempo real en todas las plataformas. Esto supone una mejora automática en PlayStation 4, pudiendo ver aquí como el Último Gigante tiene aquí texturas de mayor resolución.
PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
La nueva iluminación también afecta a los interiores, haciendo que esta escena sea más brillante. El SSAO (screen-space ambient occlusion) es también más fuerte alrededor de los objetos, produciendo una iluminación más dura.
PlayStation 4
Xbox 360
PlayStation 3
Los efectos como el fuego iluminan ahora el terreno cercano. En Xbox 360 y PlayStation 3, en cambio, la escena no se veía afectada.

Pero tampoco es un copia y pega de la vieja experiencia. Dark Souls 2 para PlayStation 4 no añade nuevas zonas a Drangleic, pero sí varía la posición de los enemigos provocando una sensación de déjà vu. Los ogros y soldados están en sitios diferentes desde el principio del Bosque de los Gigantes Caídos, y algunos de estos cambios nos pillaron por sorpresa. No todos están ajustados, pero esta variación hacer que los fans recurran menos a su memoria y una vez más deban extremar la precaución.

Aquí también se notan la potencia de PlayStation 4. En dos zonas apreciamos con la cantidad de enemigos era mucho mayor que en PlayStation 3 y Xbox 360. Los soldados aparecían de tres en tres cuando esperábamos solo uno - podéis verlo en el vídeo - y la infantería también era más cuantiosa. Para combatir esto, la nueva edición permite cooperativo con seis jugadores, en vez del máximo de cuatro de las anteriores versiones.

Todo esto nos lleva a examinar el rendimiento. Con un motor pensado desde su nacimiento para la arquitectura de PlayStation 4 y Xbox One, no es una sorpresa ver que From Software se marca como objetivo los 60FPS en Dark Souls 2. Al hacer las pruebas offline no hemos podido tener en cuenta el estrés que provocan los jugadores invasores o las manchas de sangre que resaltan algunos de los giros más peligrosos. Sin embargo, los resultados evidencian una mejora de rendimiento considerable al jugar desconectado.

El juego mantiene durante la mayor parte del tiempo los 60FPS en PS4, con la sincronización vertical siempre activada. La mala noticia es que el frame-rate no es perfecto, con caídas aisladas a 50FPS.

Las métricas de frame-rate rara vez han favorecido a la saga Dark Souls en consolas. Sin embargo, el salto a los 60FPS en PS4 saca lo mejor de la zona del Bosque de los Gigantes Caídos, con breves caídas a los bajos 50FPS.

Resumiendo, el juego mantiene durante la mayor parte del tiempo los 60FPS en PlayStation 4, con la sincronización vertical siempre activada. La mala noticia es que el frame-rate no es perfecto: las áreas con muchas partes destructibles caen hasta los 50FPS, y una explosión provocó otra hasta 45FPS, aunque de forma momentánea. En partes más pequeñas también hay tirones, aunque hay que reconocer que esto son excepciones en lo que, por lo general, es una experiencia a 60FPS.

Como referencia, el rendimiento es similar al de la remasterización de The Last of Us para PlayStation 4: un título a 60FPS con algunos problemillas en puntos concretos. El paso a 60FPS de Dark Souls 2 es similar por la frecuencia de las caídas, pero es fácil perdonárselo cuando en largos tramos no se aprecia problema alguno. La conclusión es que el cambio desde los 20FPS de PS3 es como de la noche al día a nivel de respuesta del control. Un punto crucial del juego es dominar los timings del combate, y una vez pruebes la nueva versión te resultará casi imposible volver a la anterior.

Pero tras jugar a todos los Souls por debajo de 30FPS en consolas, es fantástico poder tener al fin una edición a 60FPS, aunque no sea totalmente consistente. A nivel visual el director Hidetaka Miyazaki intentará llevar a PS4 más lejos con el proyecto Bloodborne - el cual, irónicamente, llegará un par de semanas antes que esta nueva versión de Dark Souls 2 - aunque esa una ambición que el equipo ya reconoce que les obliga a volver al límite de 30FPS. Lo que tenemos con Dark Souls 2 en PS4 es la calidad existente refinada para la nueva generación, con algunas mejoras que permiten calificarla como la versión definitiva.

Aunque ahora ya conocemos la versión para PlayStation 4 de Dark Souls 2, siguen quedando muchas preguntas en el aire. ¿Llegarán mejoras como el aumento de jugadores en el cooperativo o la nueva iluminación a las versiones para Xbox 360 y PlayStation 3 de Scholar of the First Sin? ¿Podrá igualar la versión para Xbox One el rendimiento de la de PlayStation 4? ¿Y qué significarán estas mejoras en PC, donde los 1080p60 de Scholar of the First Sin no suponen una novedad? Intentaremos ofrecer respuesta a estas y otras preguntas tan pronto como nos sea posible.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Avatar de Thomas Morgan

Thomas Morgan

Senior Staff Writer, Digital Foundry

32-bit era nostalgic and gadget enthusiast Tom has been writing for Eurogamer and Digital Foundry since 2011. His favourite games include Gitaroo Man, F-Zero GX and StarCraft 2.

Comentarios