Si haces clic en un enlace y realizas una compra es posible que recibamos una pequeña comisión. Lee nuestra política editorial.

Avance de Skull and Bones

Infame.

Como en tantas otras cosas en esta vida, hay ciertos aspectos de la Historia sobre los que los académicos no son capaces de alcanzar un consenso total y absoluto. Ya sea por falta de información, ausencia de pruebas arqueológicas o porque ambos factores confluyen de forma sospechosa, hechos como la desaparición de la Colonia de Roanoke o la estupefacción que todavía produce la construcción de las pirámides - tanto egipcias como precolombinas - hace que los investigadores sigan intentando arrojar luz sobre estos y muchos otros temas de difícil explicación. Otro de ellos es, claro está, cuál es la Edad de Oro de la Piratería. Si bien la opinión más extendida entiende que el apogeo de los corsarios se dió a principios del siglo XVIII, otros - quizá estos los más heterodoxo s- consideran que el punto álgido del pirateo se dio cuando le pusieron un chip a su... ¡eh! alto ahí, Barbanegra, que estamos hablando de naves, bucaneros, alegres canciones y dominar los siete mares. Estamos hablando de Skull & Bones.

Si bien el título de Ubisoft Singapur izó por primera vez su bandera negra allá por 2017, no ha sido hasta ahora cuando hemos empezado a ver los frutos de un longevo desarrollo. Conviene recordar que Assassin's Creed IV - Black Flag fue uno de los títulos responsables de reavivar el interés por la navegación marítima, el saqueo y, en general, la apropiación indebida de bienes muebles e inmuebles con, preferiblemente, un loro al hombro. De ahí que, en sus primeras fases de desarrollo, Skull & Bones se manifestase como una escisión en forma de multijugador de las citadas aventuras de Edward Kenway. Mucho tiempo, muchos retrasos y muchas iteraciones han transcurrido desde esos inicios y Skull & Bones es un título muy diferente al de aquella época.

Gracias a la invitación de Ubisoft, hemos podido ver, de manera anticipada, cómo le ha sentado a Skull & Bones el esfuerzo silencioso del estudio de Singapur durante todo este tiempo.

Si bien las consideraciones artísticas y técnicas tendrán que quedar en suspenso hasta que podamos analizar a fondo esta aventura de corsarios, una de las principales notas que extrajimos de la presentación fue que la historia de Skull & Bones hará un gran hincapié en el componente multijugador. Sin dejar a un lado la posibilidad de completar la totalidad de sus contenidos de forma individual, en cualquier momento podremos dejar señales a nuestros compinches, mandar invitaciones a los bucaneros que nos crucemos por los siete -u ocho, o los que sean- mares o compartir contratos con nuestros aliados si vemos que la tarea es demasiado imponente para un sólo navío.

Y mucho más para el pequeño cuatro tablas con el que comenzaremos a abrirnos paso en la dura profesión de la piratería. La historia de Skull & Bones abrirá fuego con un naufragio tras el cual nuestro protagonista aparecerá en un remoto paraje de la India sin nada que perder y mucho que ganar en un mundo que no le dejará más opción de progreso que a costa de las riquezas de los demás. Pero claro, esta carrera hacia lo más alto de la Edad Dorada de la Piratería no será un camino fácil. Aquí no habrá heroicidades sino más bien todo lo contrario y, si queremos llegar lejos, tendremos que hacer que nuestro nombre resuene por todos los refugios de los más encallecidos marineros de la India y, junto a él, la infamia de nuestras acciones. Además de inflar nuestro malvado ego, la infamia será el sistema de progreso de nuestro personaje.

Para hacer que este medidor aumente podremos recorrer libremente los mares de Skull & Bones y explorar sus localizaciones, ríos, lagos, enclaves, ciudades, puertos y demás ubicaciones propias de un juego de océano abierto. Si somos un corsario como mandan los cánones, poco a poco iremos completando contratos, abordando naves - tanto de la IA como de otros jugadores - y destruyendo fortificaciones que encumbrarán nuestra infamia y nos darán acceso a un sabroso, sabroso loot que nos permitirá mejorar nuestros navíos, ampliar la flota, conseguir mejor armamento y personalizar nuestra apariencia para aterrorizar a nuestros adversarios. Y ponernos un loro en el hombro. Espero. Y una pata de palo.

Pero no sólo de ron vive el pirata, puesto que habrá otros muchos aspectos que cuidar en nuestra flota. El mantenimiento de nuestro buque - elegir bien la clase de barco, su armamento, blindaje y su capacidad de carga - la alimentación y moral de nuestra tripulación, las semillas de nuestro loro - mentira - o la munición de los cañones serán fundamentales aspectos que tendremos que vigilar antes de embarcarnos a cualquier misión. De lo contrario, las posibilidades de un motín, un enfrentamiento que acabe con nuestro navío en el fondo de una bahía perdida o de nuestro sombrero flotando sobre el agua tras un paseíllo por la tabla se elevarán considerablemente. No obstante, tras estos alegres momentos no perderemos todo nuestro progreso sino que veremos mermados nuestros recursos tras reaparecer en la costa más cercana y tener la posibilidad de volver a por parte de ellos… si nos atrevemos y otro jugador no llega antes.

Tras todo lo que hemos podido ver en este evento de presentación, si algo nos quedó claro fue que Skull & Bones ha pasado por un largo y profundo cambio de perspectiva que parece haberlo convertido en un título enfocado hacia el público interesado tanto en la aventura para un jugador como en las experiencias multijugador. Queda ahora por ver el resultado final, pero nuestras sensaciones son, ante este cambio de dirección, positivas.

Acerca del autor

Avatar de Pablo Casado

Pablo Casado

Colaborador

Licenciado en Derecho, compagina sus (des)venturas laborales con las videojuerguistas. Sus pasiones son el hardcore-punk y el heavy metal, su perro Karl Max, el cómic, el cine y los videojuegos. Hace el zángano en el podcast Ocho sobre Diez y en Twitter como @PabCasado.

Comentarios