Picture of HimarLine

HimarLine

Colaborador

Featured articles

Dance Central 3

Los feos también bailan.

Artículo destacadoYa no quedan héroes

El polígono que mató la imaginación.

Artículo destacadoLa Arruga es Bella

5 Juegos a los que les sientan bien los años.

Artículo destacadoPoint and Touch

El nacimiento de un nuevo género.

Shadows of the Damned

Diversión bizarra con sabor a moho.

El principal motivo que me llevó a jugar Shadows of the Damned fue la falta de apoyo que recibió por parte de los medios, aún prometiendo el oro y el moro por venir de donde viene. El juego pasó por sin pena ni gloria por las estanterías de las tiendas, llamando más la atención a los analistas que a las masas a pesar de los análisis positivos por parte de la prensa, ya sabéis, aquello del gafapastismo y la profesionalidad aparente. Y yo, claro, enamorado de los títulos de notable, esos títulos llamados al fracaso por una nula campaña de marketing y pasan de puntillas por el mundo pero que el día menos esperado se convierten en los 15€ mejor invertidos de tu vida, estaba claro, no quería una perderme la experiencia tan alternativa lejos de la cruel dictadura triple A que oprime nuestra sociedad. Así que me puse las gafas más gordas que tenía a mano y me preparé para disfrutarlo, en mayor medida sabiendo que sólo unos pocos atesoraríamos la experiencia. Sorpresa la mía cuando vi lo poco que había que atesorar.

Artículo destacadoSin llantos ni despedidas

La muerte de una generación de portátiles.

Dice la canción: "Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va". Pues imagina cuando se van dos de golpe, así, sin anestesia. Con la llegada de PS Vita se termina de instalar la flamante nueva generación de consolas portátiles. Tan deslumbrante que, nosotros, como buenas urracas del gadget que somos, volamos hacia su brillo; olvidando instantáneamente las portátiles que hasta ese mismo instante hacían más llevaderas nuestras horas dentro de un vagón. Aunque he de confesar que me niego a llamarle nueva generación: a simple vista está, se trata de una sobre-hormonada remesa de consolas. 

Artículo destacadoMarzo negro contra Mass Effect

La moral del comprador de videojuegos. 

Es de recibo que el ámbito digital anda revuelto desde que se anunciara la Ley Sinde, recientemente evolucionada a la Ley PIPA. Desde entonces, se han generado debates y protestas, pero, sobre todo, millones de clicks placebo. Cambiar tu avatar o foto de perfil en las redes sociales para incluir una pequeña banda que diga: No a la PIPA. Poner una máscara de Guy Fawkes sobre tu más o menos agraciado rostro. O asistir a eventos virtuales: sí, asistiré. ¿A qué? Pues está claro, a la pantomima de una falsa sensación de acción social.

Artículo destacadoMirándonos en el ombligo

Una industria no muy bien encaminada.

Se cuentan por decenas los aficionados que han dado el salto, que han pasado de mero jugador a aportar su granito de arena dentro de la blogosfera. Es lo que tiene internet. Podcasts por doquier, webs, blogs, colaboradores y trolls desatados que, tras muchos años detrás de la pantalla gritando al micrófono: "fuck you man, fuck you" en la absoluta soledad, han encontrado en el medio escrito otra vía de escape. Paliando así el crecimiento del incipiente cáncer cerebral en desarrollo. Todos tenemos voz. ¡Bien! Pero además de tener voz, hay que saber usarla o, al menos, tener idea de lo que se dice.

Outland

La segunda juventud de las plataformas 2D.

Pensando en todos los años que llevo en esto de los videojuegos, y en como ha ido evolucionando la cosa tras los saltos de generación, caigo en la cuenta de que ya son más de 20 años dándole a los mandos. Casi nada, 20 años. De todos los géneros que las consolas hoy denominadas "retro" podían ofrecer, las plataformas 2D siempre me atrajo de manera especial. Lo mejor: lo sigue haciendo hoy como lo hizo el primer día. La grandeza de éste reside en la atemporalidad de su mecánica o, como ahora decís los jóvenes, "gameplay".

Artículo destacadoEspaña en los videojuegos

Toros, flamenco y acento mexicano.

La que fuera tierra de conquistadores, descubridores, inquisidores. Actualmente conocida como tierra de parados. Nuestra tierra, la que de igual manera engalanamos en piropos y alabanzas como pateamos y escupimos a placer sobre su nombre, maldiciendo al mandatario, al pillaje, o al tempo propio que parece haberse adjudicado a la hora de adaptarse al incesante cambio de la globalidad reinante. Y todo esto orquestado al grito de: "Spain is different".

Deadly Premonition VS. Alan wake

Bailando con la más fea.

Nos encontramos en 1990. De la cabeza del genial cineasta David Lynch, en colaboración con Mark Frost, saldría Twin Peaks, una serie de televisión que mantuvo a toda América enganchada a sus televisores con la misma pregunta rodando en sus cabezas: "¿Quién mató a Laura Palmer?" Con esta premisa televisiva ambientada en un pueblo de alta montaña habitado por un extravagante elenco de personajes, nacía un mito televisivo que aún a día de hoy, no son pocos los gafapastas que recomiendan su visionado en versión original y con comentarios del director. Pero volviendo a la época actual y como dijo Paco Umbral, yo he venido a hablar de videojuegos, y concretamente de 2 de ellos. Resulta cuanto menos curioso, que dos títulos de diferente índole compartan tantos aspectos en común, basándose ambos en las aventuras del desquiciado y excéntrico agente especial Dale Cooper y el ambiente misterioso del pueblo de los picos gemelos. Hablo de Deadly Premonition y Alan Wake.