Picture of Sergio Melero

Sergio Melero

Colaborador

Featured articles

Artículo destacadoIndiana Jones and the Fate of Atlantis

Revisitamos la mejor aventura de Indy.

Hace ya bastante tiempo —un cuarto de siglo para el sector interactivo es una eternidad—, la creación de la división de juegos por parte de LucasFilm desembocó en el nacimiento de una de las desarrolladoras más importantes de los 90: LucasFilm Games (actualmente LucasArts). Corría el año 1982, el sector del videojuego gozaba de una salud que iba in crescendo y el género de las aventuras gráficas se acercaba a su época dorada.

Blast Works: Build, Trade, Destroy

Deconstrucción matamarciana.

Mantenemos el botón de disparo presionado sin miedo a que se nos acabe la munición, mientras cientos de proyectiles de todos los tamaños y colores amenazan la integridad de nuestra nave. Gracias a la acumulación de power-ups nos sentimos los reyes de un espacio escénico de avance lateral, donde la continúa sucesión de oleadas enemigas –que dibujan sinuosas trayectorias en la pantalla–, pueden hacer del menor despiste un error letal: estas deberían ser las características principales de un matamarcianos de avance lateral… ¿o tal vez no?

Heavy Rain

Siguiendo la pista del asesino del Origami.

Un desguace cualquiera se convierte en el espacio escénico interactivo que define uno de los fragmentos del videojuego Heavy Rain. La recreación ambiental revela una composición tridimensional de bella factura, pese a la fealdad inherente en un lugar de estas características. Una intensa lluvia repiquetea violentamente sobre el coche del Norman Jayden, agente del FBI especializado en dibujar el perfil psicológico de los criminales más detestables, cuando detiene el coche dentro de este inquietante lugar.

Secret Files 2: Puritas Cordis

USAR aventura gráfica CON consola blanca.

Aventura Gráfica. Estas dos mágicas palabras definen un género que, entre destellos de excelencia interactiva y pretensiones lúdicas cuyo único límite lo establecía la imaginación de los creadores, se mantuvo fiel al mundo del videojuego desde su mismísimo nacimiento. La sencilla prosa que dibujaba en nuestra mente un precioso prado, adornado con un relajante riachuelo situado junto a la casa de ladrillos en La Aventura Original, se convertiría en un detallado espacio escénico interactivo, de bella factura técnica e innumerables posibilidades jugables, en Indiana Jones and the Fate of Atlantis. Era una época idílica, donde nuestros ídolos cinematográficos no tenían por qué avergonzarse de ser los protagonistas de un videojuego.

Little King's Story

El rey de Wii.

Sin dejarse notar de forma excesiva durante sus últimas fases de desarrollo, el nuevo videojuego de Cing –estudio japonés afincado en Fukuoka–, llega a las tiendas para hacerse un hueco dentro del desequilibrado catálogo de Wii. Bajo su colorida propuesta escénica, se esconde un mundo de fantasía que embriaga al jugador, ya no solo por el acertado planteamiento estético, sino por lo que esconde dentro de un encantador envoltorio en forma de cuento infantil. Porque esta obra lúdica, al igual que la ideada por Antoine de Saint-Exupéry en uno de sus viajes a Nueva York –Le Petit Prince (El Principito)–, trasciende de la mera producción orientada a los más pequeños de la casa para ofrecer una experiencia a caballo entre varios géneros, cuyo desarrollo atrapará al jugador más experimentado. Y lo que es más importante, aunque sus cualidades como juego de estrategia se combinen con elementos de aventura, RPG y simulador de vida, ninguno de estos aspectos interfiere en la búsqueda de un planteamiento sencillo y adictivo, definiendo una profunda experiencia repleta de humor.