Picture of Keith Stuart

Keith Stuart

Colaborador

Keith Stuart is an author and journalist who has been covering video games culture for 20 years. He is the Guardian's games correspondent and his novels A Boy Made of Blocks and Days of Wonder are published by Sphere Books.

Solomon Romney tenía quince años cuando fue consciente de que los videojuegos finalmente le habían vencido. Pese a haber nacido sin dedos en su mano izquierda se las apañó bien a lo largo de la década de los ochenta, visitando los salones recreativos y aprovechando los limitados controles de aquellas máquinas con su clásica configuración de un stick y dos botones. "Mi padre era locutor de un talk show nocturno, con lo cual no pasaba mucho tiempo con él", recuerda. "Pero teníamos los videojuegos. Íbamos a ver una película al cine, y luego a los recreativos. Allí es donde más feliz, y allí fue donde me di cuenta de que los videojuegos eran una actividad empoderadora. Siempre ha sido algo personal para mí".

Existe un término que se usa mucho en los medios y que seguramente hayas escuchado alguna vez: "development hell". Se refiere a una película, serie de televisión o videojuego que ha languidecido durante muchos meses, incluso años, en un trágico estado de semi-producción, a menudo pasando de un estudio a otro, a veces pasando por varios procesos de reescritura, quizás acabando abandonado para renacer cual ave fénix. Os voy a explicar una cosa: yo pasé por el development hell. Mi carrera en el diseño de videojuegos empezó ahí, de hecho, y es donde aprendí una lección increíblemente valiosa sobre por qué la gente juega a videojuegos. Esta es la historia de Swarm Troopers.