Picture of Alex Wiltshire

Alex Wiltshire

Colaborador

Alex writes about video games for various publications and previously edited Edge. He can't quite decide whether Advance Wars or UFO: Enemy Unknown is the best game ever. Follow him on Twitter @rotational.

Todo el mundo sabe qué son los bugs. Los hay divertidos y los hay estúpidos. Los hay molestos y los hay que son realmente dañinos. Pero sea como fuere que se manifiesten, los bugs se sitúan entre el creador del juego y el jugador, como una súbita manifestación de los errores cometidos, como una brecha en la simulación, como un golpe que te devuelve a la realidad.

Podría haber sido cualquier otro. Habla con cualquier desarrollador de videojuegos sobre los vídeos de Mass Effect Andromeda publicados estas últimas dos semanas en los que la gente se mofa de sus escenas con diálogos y verás como todos miran al infinito. Esa mirada que verías en un soldado que acaba de salir ileso de un bombardeo a pocos metros. Muchos de los dramáticos problemas de Andromeda son comunes a los juegos con mucha narrativa, y todos los desarrolladores saber que podrían haber sido también víctima de los injustificables ataques que han sufrido los trabajadores de BioWare y Electronic Arts.