En la pasada Gamescom tuve la oportunidad de jugar durante casi una hora a Xenoblade Chronicles 2, el gran juego de rol de Nintendo exclusivo para Switch previsto para estas Navidades. Me dijeron que era la primera persona en el evento -y aparentemente la primera fuera de las oficinas de Nintendo- que lo jugaban. Sorprendentemente poco se había visto entonces, teniendo en cuenta la proximidad del lanzamiento, con lo cual me siento un poco perdido cuando me sueltan en la campaña del juego, más o menos unas doce horas tras su inicio. Aprenderé sobre la marcha sus muchos sistemas de combate y definitivamente pasaré esa hora descubriendo como capa tras capa jugable se descubre lentamente y el conjunto empieza a tomar sentido.

Es una sensación que seguro resultará familiar para muchos. Xenoblade Chronicles 2 está diseñado como punto de entrada a la saga para gran parte de los usuarios, los cuales no han probado sus predecesores. Jugué un poco al original, el impresionante Chronicles de Wii, pero su tardío lanzamiento en Europa e incluso Estados Unidos hizo que fuese tristemente ignorado por muchos. Aun así el spin-off para Wii U, Chronicles X, tuvo su público. Chronicles 2 tiene su propia historia, con nuevos personajes en nuevas tierras, y también integra su propia versión del profundo sistema de batallas de la saga.

1

El combate toma una parte significativa de mi tiempo, y cubre la gran mayoría de los sistemas que tendrás que dominar. Las batallas son una mezcla de posicionamiento y timing de tu personaje, y un constante equilibrio a la hora de vigilar toda la información que tienes a tu disposición. Hay números que seguir en cada esquina de la pantalla, haciendo que los combates sean una ensalada de barras y medidores, con la acción situándose tras todo eso, en medio. Controlas las blades de los miembros de tu grupo, una especie de criaturas que luchan contigo, con ataques automáticos cuando están cerca de los enemigos. Si mueves tu blade dejará de atacar y, por lo tanto, de hacer daño, pero la ventaja es que así puedes hacer que coger pociones y curarte, o bien situarte en una mejor posición para atacar. Los ataques automáticos vienen en grupos de tres, y cuando se combinan con una habilidad elemental (hablaremos de esto en un momento) y con el timing correcto, pueden usarse para hacer retroceder a un enemigo o pausar su propio asalto.

Xenoblade Chronicles 2 está diseñado como punto de entrada a la saga para gran parte de los usuarios, los cuales no han probado sus predecesores.

Pasemos a las habilidades. En la parte inferior derecha de la pantalla están las artes elementales de tu blade, cada una de las cuales se puede cargar para su uso inmediato o bien dejar que crezcan para lanzar versiones más potentes. El rango 2 de una habilidad puede ser simplemente un poco más espectacular, con unos números mayores que emanan del enemigo al recibir el golpe, pero espera hasta el rango 4 y tendrás una animación especial con un quick time event que recompensa tu paciencia con un devastador daño. En la parte inferior izquierda están las tres blades de tu grupo -es decir, los miembros de tu grupo- cada una de las cuales tiene cuatro habilidades que debes tener en cuenta.

Combatir es como hacer malabares, y se te anima a experimentar e intercambiar entre las muchas opciones que tienes a tu disposición. Esto queda especialmente patente con los enemigos más grandes, los cuales son resistentes a ciertos elementos en el transcurso de la batalla, evitando que recurras una y otra vez los mismos ataques. En la parte superior izquierda tienes una barra con segmentos que puedes utilizar para revivir personajes, o para romper la resistencia de un enemigo a un determinado elemento usando una técnica especial. Finalmente, en la parte superior derecha tienes un árbol tipo mosaico con habilidades que puedes rellenar y desbloquear haciendo los ataques elementales en el orden que dicte.

2

Fuera de las batallas Xenoblade Chronicles 2 parece realmente grande. El área que se mostraba en la Gamescom se ambientaba en solo uno de los Titanes, criaturas del tamaño de un leviatán sobre las cuales se posan las ciudades y regiones. Cuando terminaba mi tiempo estaba en una enorme área, situada al lado de un acantilado, con una ciudad repleta de callejones y mercaderes, y apenas puedo ver en el horizonte el punto en el que había comenzado. Hay algún problemilla con los movimientos cuando te mueves por una sección de plataformas o tratas de escalar un saliente usando el quisquilloso sistema de salto del juego, pero el escenario y sus colores son definitivamente una distracción agradable. Hay algunos compromisos técnicos al mostrar estas vistas, pero jugar Chronicles 2 con la consola conectada a la tele, a apenas cuarenta centímetros de la pantalla en el stand de Nintendo, no es desde luego la mejor manera de experimentarlo, y estoy convencido que en el modo portátil se verá más que bien.

Mi tiempo con el juego me ha mostrado las bases de los combates, pero parece poco más que una postal de la experiencia general. El diálogo que vi -en la misión principal y en una secundaria que encontré por el camino- sugiere que la traducción estará a la altura de lo que esperamos de Nintendo of Europe, con personajes que hablan de forma encantadora e inteligente. La historia y el enorme mundo de Xenoblade Chronicles 2 siguen rodeados de misterio, pero estoy ansioso por aprender el resto de las lecciones que este juego tiene por ofrecer.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Tom Phillips

Tom Phillips

News Editor

Tom is Eurogamer's news editor. He writes lots of news, some of the puns and all the stealth Destiny articles.

Más artículos de Tom Phillips