El primer WipEout, lanzado en los principios de la PlayStation original, fue toda una declaración de principios de aquella recién nacida consola. Suponía uno de los primeros planteamientos adultos en juegos de consola no tanto por su contenido, ya que a fin de cuentas era un juego de carreras, como por la forma en que este se mostraba. WipEout proponía unas carreras de naves anti gravitatorias ambientadas en el mismo futuro que se podía intuir en los clubs más modernos del Londres del 95, con esa estética tan particular de The Designers Republic y esa música de los por entonces emergentes Chemical Brothers y Orbital. Tiempo después el estilo “DR” acabaría ilustrando todos los flyers de todas las discotecas del mundo y marcando una tendencia por todo internet.

Si bien es cierto que en un principio WipEout no fue exclusivo de las consolas de Sony, por algún motivo se acabó asociando de forma irremediable a la marca PlayStation. Esto se consumó años después cuando Sony compró Psygnosis, autora del juego original, que posteriormente dio lugar al Studio Liverpool. Después de varias entregas, con cambios notables en el concepto original del primer WipEout, añadidos que mejoraron el conjunto y corrupciones que lo empeoraron, apareció WipEout para PSP, apellidado Pure, que fue más que un rejuvenecimiento de la saga. Era una demostración técnica de potencia de la consola que ejecutaba el juego. Significó un salto adelante y una evolución clara en todos los aspectos, tomó los puntos fuertes y eliminó elementos superfluos que lastraban la calidad del producto final. Un par de años después apareció Pulse, igual de inspirado pero menos revolucionario que la entrega anterior.

La naturaleza de WipEout HD es muy particular. En origen se insistió en que no era el “verdadero WipEout” de PS3, si no una especie de remake HD de las entregas de PSP, pero lo cierto es que la expectación que ha ido levantando con el paso de los años ha sido tanta que parece que aquella afirmación ha quedado un tanto silenciada. Y el hecho es que clasificar este título es un algo incómodo, porque por una parte es una auténtica joya, pero el riesgo de sobrevalorarlo es grande.

photo

No hace falta tener el ojo muy fino para ver que es “gorgeous”, que dirían los brits. Posiblemente sea el juego más espectacular en Full HD que podemos contemplar hoy día, porque todo él es Full HD. Y corriendo a 60 suaves fotogramas por segundo. Es más de lo que cualquier ojo gamer merece, desde luego, y evidencia que lo que nos ofrecen la mayoría de desarrolladores no es Hi Definition si no Medium Definition… No cabe duda de que el particular estilo gráfico de WipEout hace que luzcan mejor semejantes resoluciones a semejantes frecuencias, ya que sus diseñadores se pueden tomar ciertas licencias alejadas del mundo de lo real, que es justo el terreno donde nuestro ojo es capaz de encontrar errores con mayor facilidad.