Se publicó en noviembre de 2004, es uno de los juegos de PC más queridos de todos los tiempos y los fans llevan quince años pidiendo una secuela. El pasado viernes, en la GDC, ese deseo finalmente se hizo realidad. Sí, Vampire: The Masquerade - Bloodlines va a tener una secuela, que llegará a PC y consolas en 2020.

Probablemente ya te lo esperabas después de la reciente publicación de unos cuantos teasers por parte de Paradox, o quizá es algo que anhelabas desde que la compañía sueca compró los derechos en 2015, aunque al final todos los astros se han alineado sorprendentemente rápido.

"Cuando en Paradox adquirimos la IP, vimos Bloodlines como la joya de la corona", explica el productor Christian Schlutter. "Queríamos hacer un nuevo Bloodlines, pero también sabíamos que eso conllevaba muchísimas expectativas, no solo por parte de los fans sino también nuestras. Lo cierto es que pensamos en esperar más tiempo para hacer Bloodlines 2, porque queríamos hacerlo bien, y entonces llegaron estos tíos con la propuesta perfecta y con el guionista original a bordo. Todo ocurrió mucho más rápido de lo que esperábamos".

Esos tíos, por cierto, son los desarrolladores de Hardsuit Labs, anteriormente conocidos por su trabajo en Blacklight: Retribution, y cuentan con la asistencia de nada más y nada menos que Brian Mitsoda, quien formó parte del equipo original de Bloodlines en Troika Games. Mitsoda está trabajando junto a Cara Ellison (una vieja conocida y amiga de Eurogamer) para escribir la secuela.

1
El juego vendrá de serie con soporte completo para mods. Paradox, una compañía que mima como pocas a la comunidad, reconoce abiertamente el papel de esta a la hora de mantener vivo el juego original y de restaurar parte de su gracia.

"Es genial volver a él", dice Mitsoda. "Es, por supuesto, un poco intimidatorio por la expectación de los fans durante los últimos quince años, pero por la forma en que surgió todo desarrollamos la historia realmente rápido. Empezamos a trabajar en ella tan pronto como supimos que Paradox había comprado la IP de World of Darkness".

Todavía falta un poco para el lanzamiento, aunque una demo hands-off de treinta minutos demuestra que se mantiene fiel al original en todos los aspectos importantes. El juego se ambienta en Seattle y te pones en la piel de un vampiro de sangre débil, recién convertido tras el Abrazo Masivo que se produce después de que un grupo de vampiros renegados ataquen a los humanos. Empiezas tu viaje siendo interrogado en un juzgado que acaba en llamas, lanzándote al mundo y a ese juego de naturaleza abierta que caracteriza a Bloodlines.

No escoges tu clan desde el principio - eso llega más tarde, como también lo harán los detalles sobre qué clanes serán y cuántos habrán - pero en su lugar te hacen elegir entre tres habilidades iniciales. La Nebulación te otorga la habilidad de convertirte en niebla, el Mentalismo te permite manipular objetos desde lejos mientras que con Chiroptera desafías la gravedad y te deslizas por el aire. En nuestra demo escogieron esta última habilidad, aunque resulta evidente a primera vista que los escenarios están construidos para acomodarse a todas las habilidades y a muchos otros estilos de juego.

Esta secuela de Bloodlines tiene todo lo que esperas de un simulador inmersivo moderno - piensa en Deus Ex o Dishonored - con su propia atmósfera y estilo. "El original se publicó en 2004", reconoce Mitsoda. "Hemos identificado las cosas que tenemos que hacer y las cosas que debemos mejorar. Obviamente el combate es una de las cosas del primer juego que no era demasiado buena. Pero también está el tono, porque estamos en 2019. Tenemos que actualizar el tono, no vamos a hacer un juego de 2004 en 2019, vamos a acercarnos a los temas de forma ligeramente distinta y con mucha más investigación detrás y respeto del que había entonces".

Hay algunas mecánicas nuevas e inteligentes en juego a la hora de escoger las misiones secundarias o avanzar por la historia principal según consideres apropiado. Como vampiro debes alimentarte para sobrevivir, y en Bloodlines 2 la idea es que eres lo que comes - acecha a alguna presa y, con los sentidos aumentados con una especie de modo detective, puede ver como los personajes tienen distintos tonos y resonancias, ligados a su estado emocional. Aliméntate de alguien que está enfadado y consumirás también esa rabia, lo cual otorga perks temporales. Aliméntate constantemente de gente con una determinada emoción y tendrás acceso a mejoras más permanentes.

El combate también ha mejorado. Las pistolas solo son soluciones a corto plazo, porque Bloodlines 2 quiere enfatizar que la mejor arma de tu arsenal eres tu mismo y las habilidades que posees como vampiro. Puedes escalar las paredes y aprovechar la verticalidad implícita en su set de habilidades, lo cual sumado al diseño de los escenarios puede usarse para tener la ventaja. El propio combate cuerpo a cuerpo tiene cierta sensación de atletismo, ocasionalmente mostrando una cámara en tercera persona cuando tiras a tu enemigo al suelo y lo arrastras.

2
Tras el lanzamiento se añadirán nuevos clanes, los cuales formarán parte de actualizaciones gratuitas.

Luego está el componente de sigilo social mientras intentas no romper la mascarada con tus acciones. Si eres demasiado sobrenatural en público y llamas la atención, eventualmente alguien avisará a la policía. Rompe repetidamente la mascarada y la ciudad cambiará, con los ciudadanos evitando el peligro de las calles y la presencia policial aumentando, todo ello mientras otros vampiros intentan cazarte.

Pero lo realmente impresionante en este primer vistazo a Bloodlines 2 es la propia ciudad. Al principio emerges a los pies de Miner's Landing, un guiño al muelle de Santa Monica del primer Bloodlines, y exploras una ciudad con una historia repartida en muchas capas, desde las calles que quedaron en pie tras el gran incendio de Seattle en 1889 hasta las líneas que dividen al resto. "Hay múltiples facciones en la ciudad", explica Mitsoda. "Lo que queríamos hacer con la historia era reflejar de verdad la Seattle moderna. Ahora mismo hay una lucha por la identidad de Seattle, entre la cultura y la música que tradicionalmente la definía y las empresas de tecnología y corporaciones que han transformado la ciudad. Existe esta idea sobre cuánto puede cambiar Seattle hasta que deje de ser Seattle. Teniendo esto en cuenta, hemos hecho que las facciones representen lo viejo y lo nuevo. Puedes trabajar para diferentes facciones, a diferencia del primer juego, puedes cambiar de facciones cuando quieras y puedes enfadarlas hasta el punto de que ya no quieran volver a trabajar contigo. Realmente queríamos darte la posibilidad de alterar la historia de la forma que prefieras, y puedes ver la cosas de forma distinta trabajando con una facción".

"Nuestras oficinas están en Seattle. Yo quería usar la historia de Seattle, hacerlo tanto como fuese posible y convertir a Seattle en otro personaje del juego. Cuando se muestra en películas no es real, se rueda en Vancouver y se añade con CGI el Space Needle. No hay nada de la identidad de Seattle ahí. Quería dar a la gente la oportunidad de experimentar la Seattle de verdad. Bueno, con el mundo de World of Darkness sobre ella".

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Martin Robinson

Martin Robinson

Features and Reviews Editor

Martin is Eurogamer's features and reviews editor. He has a Gradius 2 arcade board and likes to play racing games with special boots and gloves on.

Más artículos de Martin Robinson