Hemos podido probar de primera mano Super Smash Bros. Ultimate, la última entrega de la saga de juegos de lucha cross-over dirigida por Masahiro Sakurai. Esta nueva entrega junta a todos los personajes que han tenido alguna aparición en la saga: además de clásicos como Sonic o Mario vuelven personajes con solo una aparición como Bayonetta, Cloud, Pichu, Snake y más. Pudimos jugar aproximadamente media hora, la mayoría de la cual dedicamos a probar los personajes y escenarios que se han incorporado por primera vez a la franquicia con Ultimate.

El legendario Ridley hace por fin su aparición en la saga Super Smash Bros. tras numerosos rumores a lo largo de los años. Ridley es un personaje de gran envergadura y muy pesado, con un radio de ataque generoso y con unos impactos muy fuertes. Su golpe hacia abajo (stick derecho hacia abajo en el aire) es muy potente y ha conseguido darme más de una y de dos muertes para el marcador. Sin embargo, no es que sea el luchador más original, no como la otra incorporación al plantel.

El más interesante de los dos personajes nuevos es sin duda Inkling, ya que el estudio ha sabido trasladar a la perfección las habilidades del personaje en Splatoon. Podemos disparar pintura a los rivales para mantenerlos paralizados y que además reciban más daño, podemos usar el rodillo para golpear o para pasar por encima, podemos convertirlos en calamar y cargar la tinta (además de desaparecer de la vista del resto de personajes unos segundos...). Es un personaje muy divertido de controlar y que ofrece un montón de opciones para sorprender con ataques, una incorporación muy interesante al plantel que propone algo distinto.

Nos han prometido cambios en el resto de personajes, pero esto era bastante más difícil de observar en unas pocas partidas rápidas. Sí es cierto que se siente familiar y que el único cambio que he notado de inmediato han sido las bombas de Link, que ahora se pueden detonar a distancia. El vídeo del Nintendo Direct dejaba claro que la mayoría de estas novedades estaban muy encaminadas a la gente que juega en el Smash de una manera más competitiva y no tanto para los que disfrutamos de su faceta de party game.

Por último, podemos destacar dos de los escenarios nuevos del juego. La Torre de la Meseta es un escenario estrecho, en el que es muy fácil sacar a los rivales del escenario y que cuenta con un tejado donde apenas entra un personaje, que además se destruye cada poco tiempo (aunque se regenera y vuelve a la normalidad poco después). Es una arena que genera enfrentamientos muy tensos donde en ocasiones podemos perder de vista a nuestro personaje durante las caídas de escombros.

El segundo escenario es la Torre Merluza, sacada directamente de Splatoon. Este también era muy estrecho, pero jugaba con las numerosas alturas del escenario. Está claramente diseñado para sacarle todo el partido a Inkling, ya que las cuestas que conectan los distintos niveles de la arena facilitan el paso con el rodillo para golpear a los adversarios, además de aumentar la superficie que Inkling puede pintar.

Queda medio año para que Super Smash Bros. Ultimate llegue a las tiendas, y conociendo a Sakurai es poco probable que haya desvelado todas sus cartas con el anuncio de los dos nuevos escenarios y los dos nuevos personajes que hemos podido probar. Quedan muchos meses por delante de rumores y especulaciones sobre el plantel final; por el momento las nuevas incorporaciones son bienvenidas y tienen potencial de sobra para destacar en un título plagado de personajes conocidos.

Acerca del autor

Jaime San Simón

Jaime San Simón

Redactor

Jaime lleva en Eurogamer.es desde los inicios y es nuestro experto en juegos indie. Tú ponle ahí cuatro píxeles hechos con amor y ya le puedes dar megatones hiperpoligonizados, que él, se quedará con lo primero.

Más artículos de Jaime San Simón

Comentarios (6)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado