Si la historia del Battlefront de DICE es la de un título dividido entre las fuerzas de la luz y la oscuridad, entonces esto, tras la corrupción que sufrió la saga el año pasado, debería ser el tercer acto que ofrezca algún tipo de redención. La nueva actualización para Star Wars Battlefront 2, publicada la semana pasada, introduce el mayor lavado de cara que hemos visto en un título de gran presupuesto desde que Diablo III eliminó su casa de subastas. Este cambio, sin embargo, ha llegado en mucho menos tiempo que en el juego de Blizzard. Aun así... ¿es demasiado tarde para el shooter de DICE?

Desde luego se nota que hay esfuerzo detrás de esta actualización, y realmente todos los ajustes van en la buena dirección. Las cajas de loot - aquellas problemáticas cajas de loot, las cuales incluían mejoras y perks - se han dejado a un lado. Todos los héroes están disponibles desde el principio. La progresión es lineal, abandonando aquel extraño y aleatorio sistema anterior. Las clases ahora se clasifican una a una, con nuevos puntos de habilidad que puedes aplicar a los perks desbloqueados al alcanzar un nuevo nivel, mientras que las Cartas Estelares que otorgan esos perks están bloqueadas por nivel, con las más útiles disponibles antes.

Es un sistema sencillo, simple y fácil de comprender, y un considerable hito de desarrollo al conseguir que funcione bien en tan poco tiempo, pero también es un recordatorio de lo terrible que era antes el sistema de progresión de Battlefront 2; no solo era profundamente cínico, sino que era un absoluto desastre que tenía al jugador desatendido, dejándolo a expensas de un drop aleatorio. ¿Cómo es posible que hasta el día antes del lanzamiento nadie interviniese para aportar un poco de sentido común? ¿Hasta qué punto estaban obcecadas y eran cortas de miras EA y DICE pensando que podrían colarle a la gente un sistema tan roto?

1

Con el ruido que generaron todas las quejas sobre las microtransacciones de Star Wars Battlefront 2 - las cuales llegaron incluso a los medios generalistas - es fácil olvidar el hecho de que esas microtransacciones realmente nunca se implementaron en el juego final, porque EA fue bastante rápida y las retiró el día antes del lanzamiento oficial. Pero el daño ya estaba hecho, y Battlefront 2 está destinado a ser señalado durante el resto de su vida por culpa de la sombra de esos primeros días.

Es una pena, porque ahora Battlefront 2 es un juego mejor al tener un sistema de progresión decente, y que además resulta ser el mejor que hemos visto en un título de DICE hasta la fecha, lo cual quizás no sea decir mucho teniendo en cuenta lo flojos que habían sido en el pasado. Con el embrollo de las microtransacciones fuera de la ecuación (temporalmente, porque volverán con unas nuevas mejoras cosméticas que se introducirán en una futura actualización) ahora tenemos en Star Wars Battlefront 2 un shooter por encima de la media.

Uno que, por lo menos, puede decir con orgullo que como merchandise de Star Wars es impresionante. Con su mezcla de eras y campos de batalla se convierte en un juguete exquisito, y uno que ha sido generoso añadiendo nuevo contenido desde su lanzamiento - Los Últimos Jedi se representa con el mapa de Crait, por ejemplo, y varios héroes han sido mejorados. Si lo que quieres son muñecos con los que divertirte, Battlefront 2 cumple con creces.

2

Pero como shooter multijugador Battlefront 2 sigue sufriendo por la confusión general que permitió que esas microtransacciones llegasen a la versión casi final, y no estoy seguro de si con más actualizaciones se podrá librar de su problema fundamental. Tras la valiente simplicidad del primer Battlefront de DICE, la secuela siempre ha parecido no tener claro si apelar al jugador hardcore o repetir con la accesibilidad del primero, y como era de esperar al final no satisface del todo a ninguno de los dos públicos. Sus mecánicas de escuadrón nunca se han aprovechado, los modos de juego en ocasiones son excesivamente complejos y el diseño de los mapas es, la verdad, bastante flojo. El nuevo mapa de Bespin que ha introducido esta última actualización ejemplifica la mediocridad que a veces demuestra Battlefront 2, con una aburrida maraña de pasillos y espacios abiertos sin ritmo, que solo se salvan por ser bonitos.

Hay planes para introducir nuevos modos de juego en futuras actualizaciones, y quizás eso ayude a Star Wars Battlefront 2 a encontrar su verdadera identidad, pero eso será más adelante. Lo que tenemos ahora es un rayo de esperanza, pero no una redención completa. Para ello es necesario un cambio fundamental más grande, que quizás llegue en una eventual tercera entrega de Battlefront. Eso, claro, si Disney lo permite.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Martin Robinson

Martin Robinson

Features and Reviews Editor

Martin is Eurogamer's features and reviews editor. He has a Gradius 2 arcade board and likes to play racing games with special boots and gloves on.

Más artículos de Martin Robinson