Como persona que de normal simplemente tolera la parte PvP de Sea of Thieves más que participar activamente en ella (aunque, voy a dejar esto claro, te mandaré al Cofre de Davy Jones si buscas gresca con mi barco), me sentí un poco inquieto cuando Rare anunció que su juego de piratas multijugador iba a recibir un modo independiente centrado en la competición.

A partir del 30 de abril, cuando llegue la Actualización del Aniversario de Sea of Thieves, al juego actual (ahora bajo el nombre Modo Aventura, expandido enormemente con animadas misiones de campaña centradas en la historia) se unirá el nuevo Modo Arena. Este último, imaginaba antes, seguramente sería territorio para los renegados sedientos de sangre y para los trolls tóxicos, un lugar sin sitio para los marineros amistosos y despreocupados como yo. Bueno, pues resulta que igual me he equivocado.

En base a un puñado de partidas que jugué en un evento de prensa reciente de Sea of Thieves, el Modo Arena es increíblemente divertido. Ofrece exactamente veinticuatro minutos de masacre por partida con refriegas entre cinco tripulaciones de cuatro personas cada una. Todos ellos coinciden en una versión reducida del mapa del Modo Aventura, tratando de superar al resto de galeones para conseguir el máximo posible de monedas.

En la superficie al menos, el Modo Arena está diseñado como una gran caza del tesoro. Al principio de la partida (tras haberte escamoteado del hub social hermosamente diseñado, donde todos los jugadores se reúnen antes de la partida para bromear un poco y socializar inocentemente en un jacuzzi), a todos los equipos se le da un puñado de mapas idénticos. En ocasiones solo uno.

La carrera comienza de manera inmediata; las tripulaciones levan anclas, arrían las velas y se dirigen valientemente en la misma dirección con el objetivo de desenterrar cofres y conseguir unos cuantos puntos. O, como es más probable, se enfrentan cara a cara en un auténtico pandemonium PvP.

Si el modo Arena solo consistiese en esto, estoy seguro de que sería una pasada, un trabajo bien hecho. Sin embargo, su mejor as en la manga es que hay recompensas monetarias por casi cualquier acto de agresión, lo que significa que hay margen para emplear un montón de estrategias y estilos de juego distintos.

1
El hub social del Modo Arena es precioso e incluso tiene un jacuzzi.

Por supuesto, puedes conseguir puntos por conseguir tesoros y llevarlos al puesto flotante más cercano, identificables por el humo que verás en el horizonte, pero también puedes ganar unos cuantos por la vía rápida, simplemente golpeando un cofre con tu pala y corriendo a por el siguiente. Dan puntos por robar los cofres de los oponentes y canjearlos nosotros o por embarcarnos en una violenta escalada de asesinatos pasando por la espada a todo el mundo, y también se pueden conseguir un montón si conseguimos hundir un barco enemigo (o perder un montón si hunden el nuestro). Puedes incluso aumentar tu cuenta machacando otro navío con balas de cañón, así que la agresión a larga distancia se convierte en una alternativa posible.

De hecho, hay más opciones tácticas que nunca gracias a unos cuantos sistemas nuevos que afectan al combate entre barcos; todos ellos están disponibles en el Modo Aventura. No solo el daño al casco varía (las brechas más grandes requieren más tablones que los agujeros pequeños), sino que apuntando con cuidado los cañones podemos tumbar los mástiles, destruir el timón y mandar a tomar por saco el cabestrante, afectando a las posibilidades de la tripulación de navegar, maniobrar y moverse. Esto añade aún más frustraciones a tus oponentes y te da más tiempo para deambular por su barco y combatir cuerpo a cuerpo mientras se afanan por reparar el barco.

2
Las nuevas opciones de daño en los barcos proporcionan más opciones tácticas.

Además, los nuevos arpones dobles que llevan los barcos en la proa añaden más posibilidades. No solo se pueden usar para sacar objetos valiosos del agua (ahorrando un tiempo) pero también se pueden enganchar a otros barcos para acercarse. Y si te sientes particularmente hábil, es posible engancharse a una roca para realizar un giro de ciento ochenta grados dramáticamente cómico, una oportunidad de recuperar terreno cuando te esquivan.

Puedes incluso mojarte un poco con el nuevo sistema de pesca, que permite a los jugadores coger peces y cocinarlos para conseguir un poco de salud, lo que significa que puedes aprovechar los descansos entre el caos de la batalla. Sospecho, sin embargo, que la mayoría se guardarán esta función para el Modo Aventura - descansar un poco y desconectar con el vaivén del barco acompañado por la música de un banjo, cambiar los cebos, ir de un lado a otro, e incluso cambiar la hora del día para conseguir los peces más raros y llevarlos a la nueva compañía Hunter's Call.

No todo se comparte entre modos. El kraken y el megalodon no aparecen en la Arena (aunque las tormentas se mantienen) ya que los ataques sin provocación previa simplemente se sentirían injustos en mitad del combate, según Rare. Tampoco es sorprendente que las balas de cañón malditas también se hayan quedado fuera.

3
La pesca es genial y relajante. Y sí, puedes hacerlo desde lo más alto de un mástil.

Todos estos cambios y ajustes a la fórmula ya conocida de Sea of Thieves son profundos. Y el Modo Arena se desenvuelve en ráfagas de 24 minutos diseñadas astutamente para generar un caos duro y habitualmente hilarante, con tripulaciones cambiando y refinando sus estrategias en el aire, tratando de asumir desesperadamente algo de control en medio de un caos absoluto: disparar balas de cañón, dar vueltas como un buitre en torno a los puestos, poner trampas, todo ello con la presión de un reloj que no deja de correr en nuestra contra. Es enormemente entretenido, furiosamente competitivo y tiene un gran margen para jugar de manera inteligente y habilidosa. Incluso yo, un pacifista oceánico, quería volver una y otra vez para saborear una victoria dulce y sedienta de sangre.

De hecho, la facilidad con la que se puede entrar y salir de una sesión de Arena es una gran ayuda. Con todo lo divertido que es el Sea of Thieves normal, lo cierto es que requiere una cantidad considerable de tiempo debido al ritmo relativamente lánguido de sus aventuras. El modo Arena, sin embargo, con su duración de apenas media hora, consigue generar una gran cantidad de emociones en el tiempo que normalmente tardaríamos en coger suministros, subir el ancla y arriar velas. Aún más importante: es liberador. Mientras que en un encuentro PvP del Modo Aventura puedes perder varias horas de juego, hay pocas repercusiones por una derrota en el Modo Arena (más allá de la terrible sensación de vergüenza).

La victoria te permite escalar el ranking de la nueva compañía Sea Dogs, así que ahora tienes hasta cinco caminos posibles (incluyendo el nuevo Hunter's Call del Modo Aventura) para ser una Leyenda Pirata. Sin embargo, en general el nuevo Modo Arena tiene pocas consecuencias y tiene un ritmo vertiginoso. Liberado de estas ataduras, incluso el pirata al que menos le guste el PVP se sorprenderá hasta qué punto puede llegar a convertirse en un sinvergüenza sediento de sangre.

Traducción por Jaime San Simón.

Acerca del autor

Matt Wales

Matt Wales

Reporter

Matt Wales is a freelance writer and gambolling summer child who won't even pretend to live a busily impressive life of dynamic go-getting for the purposes of this bio. He is the sole and founding member of the Birdo for President of Everything Society.