Como decía, no sirve de nada lanzar puñetazos a lo loco. De hecho es contraproducente, ya que los rivales los paran casi todos y tu medidor de energía descenderá. Lo que hay que hacer es detectar los puntos flacos de cada rival. Cuando se preparan para golpearte, por ejemplo, suelen bajar la guardia. Es un buen momento para un uppercut. O si esquivamos los golpes se quedarán unos segundos atontados y en los que podremos aprovechar para castigarles el cuerpo.

Más allá de eso, cada rival tiene su qué. Algunos hacen siempre las mismas rutinas y deberás aprendértelas, otros tienen ataques especiales que te tumbarán de un golpe y que hay que saber bloquear, con otros tienes que ser más rápido que una centella y aprovechar los milisegundos en los que son vulnerables. No os creáis, la dificultad de algunos es tremendamente alta.

La forma de averiguar cómo acabar con ellos es, literalmente, a base de prueba y error. Es prácticamente imposible finiquitar un enemigo a la primera. Combate tras combate vas viéndoles los trucos, los puntos flacos, y eso que te parecía imposible se convierte en un reto. Luego en un combate igualado. Y luego en pan comido. Ayuda también descubrir cómo obtener estrellas, que se consiguen dando un golpe certero en el momento preciso (hay que encontrar los de cada enemigo, porque varían). Puedes acumular hasta tres. Las gastas con el botón A y sirven para dar un puñetazo mucho más potente.

4
¡Giga Mac al ataque!

De hecho pasarse el juego no lleva más de tres horas. Conscientes de ello, los desarrolladores han decidido aumentar un poco más la duración con la posibilidad de defender tu fantástico cinturón de campeón. Eso te permitirá volver a luchar con todos y cada uno de los malos. Esta vez habrán aprendido la lección y su forma de luchar varía ligeramente: algunos llevan casco para protegerse la cabeza, otros tienen nuevos ataques…

Pero el auténtico reto hardcore está en superar los desafíos que plantea el modo exibición: atinar al cuerpo del contrincante con cada puñetazo, encontrar cinco formas distintas de conseguir estrella o tumbar al rival con cinco puñetazos. Otra forma de alargar la vida del juego es con el multijugador. Y no es gran cosa, se queda muy corto, ya que sólo permite 1 contra 1 en la misma consola y a pantalla partida. De acuerdo, Little Mac se transforma en Giga Mac y salen combates bastante divertidos… pero no da para mucho.

Punch-Out!! para Wii es una gran puesta en escena de una saga clásica. Agradará a los que la disfrutamos hace un tiempo y también a los que la prueben por primera vez gracias a sus entrañables gráficos y a su desbordante personalidad. Desgraciadamente se hace cortísimo y el multijugador no da más que para unas cuantas partidas.

7 /10

Acerca del autor

Xavi Robles

Xavi Robles

Eurogamer.es Managing Director

Xavi es el director de Eurogamer España y lleva analizando juegos desde hace más de 10 años. Se le dan especialmente bien los shooters y los juegos deportivos pero le da caña a todo lo que se le ponga por delante. Puedes seguirlo en Twitter: @xavirobles

Más artículos de Xavi Robles