Análisis de Pokémon Rubí Omega / Zafiro Alfa

Remakes que parecen juegos nuevos.

La distancia entre los Pokémon originales y sus remakes (que salen cada cierto tiempo, desde hace mucho tiempo; podemos ir esperando Pokémon Diamante Brillante y Perla Perlana para dentro de unos años) suele ser bastante grande, pero quizá porque las novedades de X e Y, las últimas entregas, son más nucleares que en otras ocasiones la diferencia se nota más en Pokémon Rubí Omega y Zafiro Alfa. En lo visual, claro, pero no solo eso: Game Freak ha metido suficientes novedades como para que estos remakes parezcan juegos nuevos.

1

Las más reseñables son las que acercan el juego a aquellos que se sienten abrumados por las dimensiones que ha ido acumulando Pokémon a lo largo de tantas entregas. Como en X e Y, aquí se apuesta por hacer más accesibles muchas de las cosas que dan profundidad y hacen interesante a la serie, pero que con el paso de los años se habían complicado lo suficiente como para asustar a los jugadores no avanzados. Es posible disfrutar de Pokémon a un nivel superficial, pero las facilidades para profundizar en algunos sistemas avanzados son mayores que nunca: el Superentrenamiento de X e Y vuelve, una opción que acerca y hace más comprensibles los puntos de esfuerzo y las estadísticas base de nuestro equipo, y facilita la tarea de personalizar los Pokémon para su uso a largo plazo.

La otra novedad importante es DexNav, una nueva función de la Pokédex que ya huele a estándar de la serie. Con DexNav podemos rastrear el perímetro en busca de Pokémon; gracias a ella, podemos hacer una suerte de búsqueda selectiva en las zonas de hierba alta, en lugar de simplemente caminar por ella y someternos al azar. Usar DexNav es un atajo para aquellos que quieran conseguir Pokémon con movimientos y características específicas sin pasar por el proceso de cría: sigue habiendo algo de azar en el proceso, pero gracias a DexNav es más fácil buscar Pokémon concretos, escaneando la zona y acercándonos con cuidado a los Pokémon que asoman (ahora podemos también caminar lento, una novedad que funciona a varios niveles: también sirve para evitar combates que no nos convienen, porque yendo de puntillas no encontramos combates en la hierba alta).

Rubí Omega y Zafiro Alfa son interesantes por sus sutilezas, precisamente. Caminar lento le da un nuevo sentido a los repelentes, por ejemplo; las cajas del PC son más útiles; las opciones de la pantalla táctil son más versátiles, y la navegación por las distintas opciones es más ágil, así como ciertas tareas que pueden llegar a ser más o menos rutinarias, como plantar bayas. Sigue sin ser un juego frenético, pero se agradece el esfuerzo por hacerlo menos tedioso; X e Y ya iban por ese camino, y muchas de las cosas en las que Rubí Omega y Zafiro Alfa hace que la serie avance también optan por acercar Pokémon a los jugadores con menos tiempo sin sacrificar las opciones avanzadas.

3

Los originales no me parecen las entregas más brillantes de la serie, pero Game Freak ha jugado bien con el factor fascinación a la hora de presentarnos de nuevo la región de Hoenn, o la nueva región de Hoenn: las viejas ciudades y pueblos, y sus edificios y localizaciones importantes, tienen un aspecto muy fresco gracias a los gráficos en 3D y la manera en que se nos presentan, con planos y movimientos de cámara imposibles en Game Boy Advance y que hacen que todo brille con una luz nueva. La navegación por el mapa de Hoenn me sigue pareciendo algo tosca, más aún con X e Y tan recientes, pero la pura curiosidad por ver cómo se ha rehecho anima más de lo que esperaba a visitarlo de nuevo.

Las superbases secretas, los Pikachus coquetos y otros añadidos (como la regresión primigenia, menos impactante de lo que su nombre podría hacernos creer: es una megaevolución con otro nombre) no son tan esenciales para la serie como la DexNav u otras novedades menos vistosas, pero ayudan a dar color a un juego que se mantiene en la línea de X e Y en lo referente a renovar Pokémon desde la base. Rubí Omega y Zafiro Alfa se preocupan por la forma, pero también por el fondo: es admirable la manera en que Game Freak busca la adición significativa, hacer legible para más gente un juego portentoso y que siempre ha escondido, detrás de su fachada encantadora y colorista, un sistema de combate magnífico, un montón de opciones para jugadores de cualquier nivel y una profundidad que ha sabido mantener y actualizar durante casi veinte años. Como entrada o regreso a la serie, si jugaste alguna vez pero lo dejaste por algún motivo, Pokémon X o Y siguen estando a la cabeza; para cualquier fan de Pokémon, Rubí Omega y Zafiro Alfa son entregas muy recomendables: un nuevo vistazo de lujo a Hoenn, un paso adelante para la serie y el estreno de algunas mecánicas que, seguro, se convertirán en esenciales para el futuro de Pokémon.

8 /10

Leer nuestra política para análisis

Ir a los comentarios (6)

Acerca del autor

Víctor Manuel Martínez

Víctor Manuel Martínez

Colaborador

Hardcore lover y periodista especializado en videojuegos que además de colaborar con Eurogamer es redactor jefe en AnaitGames. Puedes seguirlo en Twitter: @chiconuclear

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos