Paper Mario: Color Splash fue uno de los juegos más bonitos del pasado E3, escondido en una esquina del stand de Nintendo y mostrado a unos pocos a puerta cerrada. Alejado del bullicio de Zelda, Color Splash me dio la impresión de ser encantador y cómodo con su mezcla de humor y sencillos puzzles.

Pero lejos de Los Angeles bastantes fans de Nintendo reaccionaron de forma diferente. Paper Mario no dejó muy buena impresión a los jugadores que vieron la demo del juego en el streaming Treehouse de la compañía japonesa, y para muchos Color Splash supone un regreso al rol ligero de la última entrega de la saga Paper Mario, el Sticker Star de 3DS. Una vez más, el combate usa un sistema de cartas en vez de permitir el uso de varios personajes.

No es, sin embargo, una desconexión tan grande entre Nintendo y sus fans como la que supone Metroid Prime: Federation Force, un juego tan denostado que casi no se ha vuelto a ver desde su presentación en el E3 del año pasado. Y no debería serlo; Federation Force se deshace de la querida protagonista de la saga Metroid, de sus mecánicas y tira a la basura su estilo visual. Color Splash, en cambio, sigue siendo un Paper Mario, aunque uno que ha cambiado sus prioridades respecto a las que tenía la saga en sus orígenes.

Los fans reconocerán los habituales y elaborados dioramas de la saga Paper Mario, con elementos de papel con los que interactuar. La diferencia en esta ocasión es que debes restaurar el color de los objetos que los han perdido. Para ello golpeas con tu martillo y el objeto vuelve a tener vida.

"Con este juego queríamos hacer una aventura de acción", me confirmaba la productora Risa Tabata. "Probablemente conozcas la saga de RPGs Mario & Luigi, y nuestra intención con este juego [Color Splash] era proporcionar algo diferente a aquello".

Esto seguramente no es lo que querían escuchar los fans, una confirmación del cambio de rumbo de Nintendo respecto Paper Mario que comenzó con Sticker Star. Pero para esos mismos fans de la saga a los que no les gustó ese juego en concreto Tabata asegura que Nintendo aprendió algunas lecciones.

"Algunas de las cosas en las que nos esforzamos en el pasado eran el humor y una buena historia", explicaba al preguntarle sobre qué encontrarán familiar los fans de la saga. "Eso es algo en lo que realmente nos hemos centrado para este juego".

Una crítica habitual con Sticker Star era la falta de narrativa general, algo que Nintendo ha solucionado en esta ocasión. Eso no significa que debas esperar un RPG profundo a lo BioWare, solo que Nintendo se ha esforzado un poco más con la historia de Color Splash.

Para ayudar a que avance la trama en esta ocasión tenemos a Huey, un pote de pintura mágica que ejerce un papel similar al de Kersti en Sticker Star. Huey es la única compañía que tendrá Mario, y según Nintendo esto será así para permitir que se establezca un firme vínculo con los jugadores. Cuando termine la historia, asegura Tabata, "seguramente llorarás".

1

En el trozo que jugué Huey tenía un montón de cosas que decir, y el guión era tan afilado como en los anteriores juegos de la saga. Color Splash también depende de un grupo de personajes familiares del Reino Champiñón, en vez de inventar unos nuevos. Podéis esperar ver personajes como Peach, Toad y cierto tipo de color verde, con los Koopalings como antagonistas del juego.

En los combates se usan las cartas que has ido recolectando, deslizándolas desde la pantalla del GamePad al televisor. Y también entra en juego la tradicional mecánica del timing, en la que si aprietas los botones en el momento justo haces que tus ataques sean más potentes. Mario y los enemigos siguen teniendo una barra de vida, aunque esto parece más una herencia de sus anteriores aventuras, que estaban más enfocadas al RPG.

Disfrutar de Color Splash dependerá de si eres capaz de aceptar este nuevo Paper Mario como una aventura de acción en vez de maldecirla desde el comienzo por no ser un RPG. Aún así, el ratio de dislikes del vídeo que tenéis un poco más arriba es bastante esclarecedor, y en parte entiendo de donde proviene ese enfado; al fin y al cabo, mi Paper Mario favorito sigue siendo el de GameCube. Pero más allá de eso, en Color Splash hay un juego divertido y gracioso que merece una oportunidad, algo que, por ejemplo, no he sentido en ningún momento por el polémico Metroid Prime: Federation Force.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Tom Phillips

Tom Phillips

News Editor

Tom is Eurogamer's news editor. He writes lots of news, some of the puns and all the stealth Destiny articles.

Más artículos de Tom Phillips