Análisis de Night in the Woods

Los días no vividos.

No me considero buena persona. Pienso que caigo mal a la gente y que, si estoy en un grupo de amigos, es más por inercia que por mi valor o interés como individuo. Mi vida, en general, es inercia, y el momento en que pienso que tengo algo de tiempo libre, no tardo en encontrar algún motivo para volver al ciclo de siempre; trabaja en un nuevo vídeo, juega al videojuego de turno, escribe el análisis de Night in the Woods. A veces me pregunto si realmente le estoy dando importancia a todo lo que existe fuera de ese círculo o si lo hago porque pienso en mi vida como si fuese una escena y ahora es cuando tengo que fingir que soy alguien medio digno. Debo haber llegado tarde a la adolescencia. Quizá sea por esa mezcla entre asco y el "qué más da" que la fantasía de poder se me antoja cada día más insulsa. Night in the Woods es, junto a Quadrilateral Cowboy, uno de esos indies que sigo de forma pasiva, preguntándome si aún existe, cómo está, si finalmente saldrá este año, como un Half Life 3 en miniatura y, como con The Last Guardian, la espera ha merecido la pena, pero no por catarsis emocional. No es cuestión de llorar a lágrima viva y querer abrazar a lo primero que me encuentre porque qué bonita es la amistad. Es esa fantasía de poder. Su ausencia.

Han pasado los años y la vida de Mae no es lo que ella esperaba. Ha dejado la universidad y vuelve a su pueblo natal de Possum Springs sin un plan claro de qué viene a continuación. Sus amigos están ahí, el grupo musical que tenían está ahí, pero todo es igual y, a la vez, es distinto. Hay movimiento, intención, como si el pasado luchara por deshacerse de sí mismo. Su mejor amigo sigue siendo el capullo cómplice de sus crímenes menores, pero empieza a darse cuenta de que tiene que sentar la cabeza y pensar en un futuro para él y Ángus, su pareja. El grupo toca canciones nuevas que Mae no conoce y el batería ha sido reemplazado por Bea, una mujer con quien tiene un historial de amistades y rupturas. Todos parecen hablar sobre el mañana, el futuro y el qué será, será, pero Mae sólo quiere que el tiempo se detenga.

5

Es el guión lo que hace grande a Night in the Woods. Se mueve con mano experta entre la realidad y la ficción y transita lugares poco explorados en el medio.

Night in the Woods es una obra sobre capturar el momento cuando nada parece quedarse quieto. "Carpe diem", ese grito de El club de los poetas muertos. Mae no amanece despierta sino tirada en su cama, entre sueño y vigilia, con la luz de la mañana por su ventana y un dron que evoca deseo. Pulsas un botón, abre los ojos. Termina ese instante. Cada nuevo día es un ciclo y una nueva oportunidad para romperlo, porque siempre te levantaras y siempre saldrás por la puerta de tu casa, quedarás con alguien y luego volverás para ir al sobre, pero puedes desviarte por el camino. Puedes verte con Selmers, siempre en el mismo lugar de la misma calle, para escuchar sus poemas. Puedes saltar hasta los postes telefónicos y moverte por sus cables. Hay valor incluso dentro de esa rutina; hablar con tu madre por la mañana, antes de enfrentarte al día y, al volver a casa, recapitular con tu padre. Quizá puedas sentarte a ver la televisión con él. Un momento de cercanía honesto.

Es el guión lo que hace grande a Night in the Woods. Se mueve con mano experta entre la realidad y la ficción y transita lugares poco explorados en el medio. Siente y respira la sinceridad de quien ha vivido. Es de diálogos entrecortados, excéntricos pero enérgicos y personajes que se debaten consigo mismos y rehúsan por todos los medios a limitarse a ser algo monodimensional y predecible. Sabe mirar con cariño a esos momentos donde uno se deja llevar por la juventud y es idiota sin más y entiende lo que es ser un completo imbécil sin que ninguna parte, comedia y drama, manche a la otra. Siente amor por cada instante e imprime una importancia en ellos que trasciende a Mae. Conecta.

4

Night in the Woods no tiene miedo de hacer de su protagonista un individuo que no sabe ni lo que busca y utilizarla como vehículo para que nos veamos reflejados en nuestros momentos más bajos.

Night in the Woods no tiene miedo de hacer de su protagonista un individuo que no sabe ni lo que busca y utilizarla como vehículo para que nos veamos reflejados en nuestros momentos más bajos. Inevitablemente, llega el momento en que Mae es uno de nosotros y es un momento que raspa y deja marca. Hay veces parece que todo va a desaparecer y que se ha perdido el rumbo, pero es entonces cuando se ve algún atisbo de belleza, un breve intercambio de palabras, un gesto, que hace que todo cobre sentido. Dura una fracción de segundo, pero se rompe el ciclo. Eres humano, con tus errores y pecados, pero estás aquí, en este lugar, rodeado de gente con la que no siempre vas a estar bien, porque la vida da muchas vueltas y es inevitable que alguien acabe metiendo la pata. Pero mírate ahí, viviendo. Y Night in the Woods resplandece.

En la era de secuelas, resurrecciones y videojuegos como servicio, la realidad agridulce de Night in the Woods es un hojaldre de higos, nueces y miel y, por enésima vez, una reafirmación de que hacen falta más historias sobre lo cotidiano. El resumen, tirando de tópico, es que esta es una obra necesaria, una palmada sonora que despierta a quien está dormido en la repetición de días y noches que se antojan iguales. Atesora los buenos momentos, pero más aún, sabe que es importante pinchar de vez en cuando si no queremos caer en el solipsismo. Necesitamos que duela, y por eso agradezco que Night in the Woods se moleste en hacernos daño.

Leer nuestra política para análisis

Ir a los comentarios (21)

Acerca del autor

José Altozano

José Altozano

Colaborador

José lleva dando vueltas de un lado a otro en esto del periodismo de videojuegos desde 2011 y, que Dios nos proteja, ha acabado aquí como colaborador. Cinéfilo él, hipster aunque se niegue a aceptarlo, tiene además un canal de YouTube donde se le conoce como Dayo.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

El director de ID@Xbox en Europa comparte algunos datos sobre el Game Pass

Sus usuarios juegan y compran más que los no suscriptores.

Apple Arcade: precio, fecha, juegos y todo lo que sabemos

Toda la información de Apple Arcade en un solo lugar.

Requisitos Mínimos y Recomendados de The Outer Worlds

Ya está aquí el tráiler de lanzamiento.

Análisis de Felix the Reaper

Heads will roll (on the floor).

Comentarios (21)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos