Avance de Neo: The World Ends With You

¿Sin pin?

The World Ends with You se publicó en 2007 (acabo de revisarlo), pero sigue pareciendo un poco del futuro. O puede que parezca un futuro. Era un RPG de acción de Square Enix diseñado a la perfección en torno a la Nintendo DS, usando un montón de las maravillosamente extrañas funcionalidades de la maravillosamente extraña consola. Pulsabas en la pantalla para moverte por el escenario y los menús, claro, pero a la hora de combatir controlabas a diferentes personajes en diferentes pantallas, peleándote con varios métodos de control mientras la acción saltaba de un lado a otro entre aliados. Incluso cuando no estabas combatiendo, el juego era inusual: un RPG ambientado en la Shibuya moderna, con un plantel de adolescentes a la moda que se veían inmersos en un juego mortal. Cada día un nuevo problema: sigue pistas, resuelve puzles y lucha contra monstruos si quieres mantenerte con vida. Las personas que te daban las misiones llevaban sudaderas. Tus ataques dependían de unos pines que recogías. La información vital te llegaba en forma de mensaje de texto a tu teléfono. Podías leer las mentes de la gente que pasaba por ahí, descubriendo un mundo de enamoramientos y preocupaciones diarias.

Era un juego que en su momento era imposible de imaginar en algo que no fuera DS, pero estamos hablando de Square Enix, por supuesto, así que después llegaron ports para dispositivos móviles y para Switch, perdiendo la segunda pantalla y un poco de su extraña magia. Ahora el juego tiene una secuela llamada Neo: The World Ends With You, que llegará a la consola híbrida de Nintendo y a PlayStation 4 en julio, y a la Epic Games Store más adelante este mismo verano. No hay segunda pantalla, ¿pero se ha recuperado la magia?

Basándonos en una partida de noventa minutos de los dos primeros niveles o días del juego, las cosas parecen ir bastante bien. La mayor sorpresa es probablemente el giro al 3D auténtico: a medida que exploras Shibuya los rascacielos se alzan sobre ti y puedes moverte por sus vestíbulos, subiendo escaleras y descubriendo callejones. No puedes rotar la cámara con el stick derecho, pero la colocación del nómada punto de vista es inteligente y cinemático. Se ha pensado mucho en la presentación de cada área, ya sea con un plano bajo y amplio que te sigue por el conocido cruce de Shibuya o la vista lateral de Dogenzaka en la que apareces enmarcado desde la distancia.

En cualquier caso, esta es la pregunta: ¿curry o ramen? Es la primera gran decisión que tienes que tomar en Neo: The World Ends with You y es la clave, tengo la sensación, de la segunda gran sorpresa. Si vienes del primer juego, todo esto te será agradablemente familiar: un bello ejercicio de turismo virtual que se centra en las culturas y subculturas, nichos y tendencias de las calles de Tokyo. Dónde comer, qué vestir, qué emojis usar en tus conversaciones; son el tipo de cosas que The World Ends with You se toma muy en serio, y con razón. Puede que sigas a dos nuevos héroes en esta aventura, pero sus preocupaciones siguen siendo las mismas de los adolescentes de Shibuya. El juego es colorido, elegante y embriagador. Es genial ver un RPG de acción desarrollarse a partir de unas ideas tan modernas.

Y la aventura, por lo que hemos podido comprobar, también es muy similar. Nuestros dos héroes están atrapados en un nuevo juego con las misteriosas parchas, que dan a sus equipos un desafío cada día, mandándoles a buscar por toda la ciudad mientras se enfrentan a monstruos. También tendrás que resolver algunos puzles sencillos para avanzar, y mantienes la posibilidad de leer las mentes y encadenar enemigos desde el mapa para desencadenar combates kinéticos de pines.

neo_the_world_ends_with_you_screenshot_gameplay
neo_the_world_ends_with_you_screenshot_chatting
neo_the_world_ends_with_you_screenshot_combat
neo_the_world_ends_with_you_gameplay_ramen

Los combates pierden el tira y afloja entre las dos pantallas, pero mantienen un tipo de agresión acumulativa, ganando peso en las preciosas pausas de cada impacto. Usas diferentes botones frontales y gatillos para usar los diferentes poderes que tienes equipados, y si encadenas ataques lo suficientemente bien, cambiando de miembros del equipo en el aire, podrás subir una barra y terminar activando un movimiento especial. Eso significa que incluso los ataques básicos son muy especiales; desde llamas hasta rayos, vuelven muchos de los favoritos del anterior, y los pines suben de nivel y evolucionan con el uso, aunque como antes tendrás que vigilar el tiempo de recarga.

El argumento que se desarrolla en las primeras misiones ya está repleto de encanto y buenas ideas (uno de los dos nuevos personajes puede viajar al interior de las cabezas de la gente y ayudarle a resolver sus recuerdos con un pequeño minijuego), pero la impresión general es un rico dibujo de colores y energía, un juego generoso en su recreación de un lugar y una cultura juvenil específica. Estamos impacientes por jugar a la versión completa.

Traducción por Jaime San Simón

Ir a los comentarios (0)

Acerca del autor

Christian Donlan

Christian Donlan

Features Editor

Christian Donlan is a features editor for Eurogamer. He is the author of The Unmapped Mind, published as The Inward Empire in the US.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (0)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos