Sobre la pista la Formula 1 puede ser divertidísima -especialmente cuando dos compañeros de equipo se salen de ella mientras un chaval de dieciocho años sube al podio- pero lo cierto es que la acción más intensa tiene lugar lejos del asfalto. No resulta sorprendente que Daniil Kvyat estuviese viendo un capítulo de Juego de Tronos cuando recibió la llamada en la que le anunciaban su salida de Red Bull para dejar paso a ese nuevo fenómeno que es Max Verstappen, porque la política de Westeros es casi tan brutal como la del paddock de la F1.

¿Cómo se puede trasladar todo eso a uno videojuego? Los F1 de Codemasters lo intentaron quedándose a medio camino, porque leer una serie de emails nunca representó el drama de la vida real. Pero ahora, con Motorsport Manager -un nuevo juego del estudio de Guilford Playsport construido con el apoyo de Sega sobre la base de un título para móviles- el lado más oscuro de la F1 se representa por fin con algo de justicia.

1
Tendrás que lidiar con los sponsors y anteponer sus respectivos objetivos sobre todo lo demás.

Si has jugado al juego de móvil estarás familiarizado con los detalles básicos: administras un equipo, fichando pilotos e ingenieros mientras te sumerges en un árbol de tecnología que determina el desarrollo de tu coche. Pero todo se ha retocado para su debut en PC y Mac, con lo cual no es el juego de móvil con algunos añadidos, sino algo nuevo y creado desde cero. Como cabía esperar de un equipo que cuenta con el apoyo de Sega y Sports Interactive, los creadores de Football Manager, lo que ofrece es una simulación de gestión bien elaborada.

Esas tareas se realizan en un entorno mucho más bonito, y las propias carreras se presentan con un estilo gráfico tilt-shift, como si se tratase de una bella pista de juguete. Debes escoger estrategias, los compuestos de las ruedas y considerar los pit stops a medida que vas compitiendo con equipos ficticios en temporadas que visitan circuitos también ficticios, pero reconocibles (el Grand Prix de Guildford, eso sí, es pura fantasía).

Esa es la parte de las carreras de Motorsport Manager, y por ahora parece inteligente, divertido y sorprendentemente bonito, con el añadido de que ver el logo de Sega en el lateral de un neumático de F1 es algo que toca la patata de cualquier chaval que haya vivido los años noventa). Sin embargo, al igual que ocurre con el deporte real, lo que me interesa más es lo que ocurre más allá de la carrera del domingo por la tarde.

2
Puedes destinar toda la sesión de prácticas a mejorar tus pit stops. Puede que no tu piloto no consiga conocer al dedillo el circuito, pero los mecánicos serán rápidos como el rayo el día de la carrera.

En Motorsport Manager hay todo tipo de maquinaciones en juego, ya sea tentar a un piloto estrella y a su ingeniero o -y aquí está lo especial- hacer lobby para que las normas se decanten en tu favor. ¿Hay una fecha del calendario que no es demasiado propicia para tus puntos fuertes? Puedes votar para que eliminen esa carrera la siguiente temporada, y quizás tengas más poder de presión si tu escudería está afincada en, digamos, Maranello. ¿Has apostado por un desarrollo de motor que ha dejado a tus rivales atrás? Vigila, porque con las normas del siguiente año, definidas por tus contemporáneos, puedes empezar la temporada con las manos atadas.

Motorsport Manager promete ser divertidísimo, y cuando se publique en septiembre -cuando empiece la temporada de Formula 1- puede convertirse por fin en el juego que eclipse al fabuloso Grand Prix Manager de Microprose, un juego que a día de hoy sigue siendo popular gracias a un montón de generosos mods. Una vez esté en manos de la comunidad veremos también qué consiguen los usuarios a través de Steam Workshop, añadiendo nombres más reconocibles y puede incluso que nuevas categorías. ¿Una temporada completa de WEC con varias clases y pruebas de resistencia? Eso es algo que sin duda me gustaría jugar.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Martin Robinson

Martin Robinson

Features and Reviews Editor

Martin is Eurogamer's features and reviews editor. He has a Gradius 2 arcade board and likes to play racing games with special boots and gloves on.

Más artículos de Martin Robinson