Leemos en GamesIndustry que la secuela del aclamado título de zombis de Valve podría no llegar a venderse en Australia, ya que no ha obtenido una clasificación por edades.

"El juego contiene violencia muy impactante por lo tanto no es conveniente que lo jueguen personas menores de 18 años", dice el informe de la OLFC. El problema es que el sistema australiano no tiene un equivalente al 18+ de nuestro PEGI; un juego puede ser, como mucho, para mayores de 15. Por eso hemos leído tantas noticias parecidas a ésta.

Las quejas de los usuarios no tardarán en llegar, pero los vendedores se han adelantado: "Esperábamos que Left 4 Dead 2 fuera un éxito mayor que la versión original. Las previsiones de ventas eran enormes", comenta un representante.

Sin emargo, siempre queda la opción de que Valve decida modificar el juego, tal y como hizo Rockstar con GTA IV. Si el Left 4 Dead original no tuvo problemas, es muy probable que eliminando los desmembramientos, esta nueva entrega acabe también en las tiendas.

Tiene su gracia, por cierto, que la noticia se conozca tres días después de que Gabe Newell confirmara que volará a Australia gracias a la colecta que hizo un aficionado que se quedó con las ganas de probar Left 4 Dead 2 en las oficinas de Valve.