Buena parte de la presentación de la nueva PSP en Tokyo hace unos días ha seguido el guión habitual de Sony. Entre una amalgama de marketing sobre "visión de futuro", vídeos y datos técnicos, la compañía anunció una consola que demuestra que no han perdido ni un ápice de su habilidad para diseñar un hardware extraordinariamente atractivo para el consumidor. De igual forma que la PSP original maravilló al público acostumbrado al robusto diseño "a prueba de niños" de las portátiles de Nintendo, la PSP2 es atractiva y tan "sexy" como pueda ser un cacharro compuesto de plástico y silicio.

Hasta aquí, todo muy a lo Sony. Es lo que la compañía hace mejor - el día en el que no sean capaces de generar hardware de altas prestaciones es el día en el que será mejor que hagan las maletas y se vayan a casa. Lo que realmente fue mucho más interesante de la conferencia fue ver a Sony moviéndose fuera de su zona de confort, jugándose el éxito o el fracaso en el reino del software y los servicios, lo que antes era el talón de Aquiles de una compañía tradicionalmente dominada por ingenieros.

Al fin y al cabo, esta es la primera consola lanzada tras la era de Kutaragi - un primer vistazo a la autoridad de la nueva guardia de Sony Computer Entertainment, con gente como Kaz Hirai o Shuhei Yoshida, en la estrategia de la plataforma. PlayStation Move era una pista de su forma de pensar - un interesante intento de usar la tecnología existente de forma barata y potencialmente rompedora - pero hubiese sido un paso muy grande asumir que el lanzamiento de futuras consolas de la compañía seguiría el mismo patrón.

De hecho, PSP2 (o Next Generation Portable, como se conoce ahora, aunque seguramente tendrá un nombre más familiar en los próximos meses junto con detalles como el precio o la fecha de lanzamiento) no es algo muy diferente de lo que hubiésemos esperado ver de Sony bajo las órdenes de Kutaragi. Lo que sí es nuevo en la compañía es el otro anuncio - PlayStation Suite, una fascinante nueva dirección en la estrategia de plataforma que, pese a haber quedado ensombrecido por la PSP2, podría ser más importante a largo plazo.

PlayStation Suite es el intento de Sony de hacer crecer la marca PlayStation en el sector de los teléfonos móviles - y, a diferencia de la estrategia que habríamos esperado de la antigua Sony, es una jugada comercial increíblemente inteligente que relega el lanzamiento de hardware en favor de una propuesta de software. Básicamente Sony reconoce que los smartphones han alcanzado un nivel base de rendimiento que los convierte en plataformas viables para la librería de software PlayStation. Con ello, la necesidad de un "teléfono para gamers" desaparece - todo teléfono moderno es una consola en potencia, solo necesita software.

El plan de Sony es convertirse en el proveedor mayoritario de software lúdico y servicios para smartphones - especificamente smartphones con el sistema operativo Android, que básicamente montan casi todos los smartphones modernos que valen la pena y que no son el iPhone. Se pondrá a disposición de Android una PlayStation Store, con una serie de videojuegos que han pasado la certificación de marca PlayStation - y entre los que se incluyen tanto juegos nuevos como títulos del catálogo pasado de Sony.

Acerca del autor

Rob Fahey

Rob Fahey

Contributing Editor

Rob Fahey is a former editor of GamesIndustry.biz who spent several years living in Japan and probably still has a mint condition Dreamcast Samba de Amigo set.