Hace ya bastante tiempo —un cuarto de siglo para el sector interactivo es una eternidad—, la creación de la división de juegos por parte de LucasFilm desembocó en el nacimiento de una de las desarrolladoras más importantes de los 90: LucasFilm Games (actualmente LucasArts). Corría el año 1982, el sector del videojuego gozaba de una salud que iba in crescendo y el género de las aventuras gráficas se acercaba a su época dorada.

Con el lanzamiento del famoso motor Scumm —que daría soporte a títulos tan emblemáticos como Maniac Mansion o Monkey Island—, un mundo de posibilidades se ponía al alcance de los diseñadores más avezados del panorama, que quedaron maravillados ante la versatilidad de una herramienta que sentaría las bases de todo un género.

Después del éxito de Maniac Mansion (primer videojuego en utilizar las bondades del motor Scumm allá por el año 1987), las aventuras de Indiana Jones en la gran pantalla tuvieron su respuesta interactiva con Indiana Jones and The Last Crusade (1989), fantástica adaptación de la película homónima dirigida por Steven Spielberg. Tendrían que pasar varios años para que el mejor videojuego de Indiana Jones comenzara su andadura, mediante un excelso aprovechamiento de las cualidades del motor Scumm version 5 y un elaborado guión escrito especialmente para la ocasión: Indiana Jones and the Fate of Atlantis (1992) veía la luz tras un duro proceso de desarrollo y hoy, 17 años después de tamaño acontecimiento, podemos disfrutar de este clásico atemporal en nuestra Wii al adquirir Indiana Jones y el Cetro de los Reyes.

1

No es de extrañar que, dadas las circunstancias que definen la relación del sector interactivo con el mundo del celuloide en la actualidad, este suculento extra sea incluso más atractivo que el videojuego principal. Ante la proliferación de productos con una calidad vergonzosa (Terminator Salvation es un buen ejemplo) que basan su mecánica en la interpretación jugable de una película de éxito, las escasas raras avis perpetradas por adaptaciones de aceptable resultado, no son capaces de maquillar el desolador contexto general.

Indiana Jones and The Fate of Atlantis es una aventura gráfica excepcional, cuya propuesta basa sus puntos fuertes en un elaborado guión y una mecánica altamente adictiva, llena de divertidas opciones jugables. La historia relata las aventuras de Indiana Jones en su búsqueda del Orichalcum, metal con un poder incalculable que sería un peligro para la humanidad de caer en manos del Tercer Reich. Con la ayuda inestimable de la bella Sofía, el Dr. Jones se lanza nuevamente a la aventura en busca de la Atlántida, lugar clave para resolver todos los misterios que giran en torno al Diálogo Perdido de Platón. El reconocible carisma de la saga de aventuras más famosa del celuloide, se refleja en el fantástico guión de Indiana Jones and the Fate of Atlantis, dentro de una propuesta interactiva plagada de sorprendentes detalles.