¿Jugasteis mucho al Gwent en The Witcher 3? Durante un tiempo la gente parecía estar obsesionada con él. Yo lo disfruté bastante, la verdad, porque para ser un minijuego estaba increíblemente bien pensado. Pero a medida que avanzaba en la campaña de The Witcher 3 y que las cartas empezaban a estar fuera de mi alcance, comencé a dejarlo de lado. Mi baraja no mejoraba, no podía competir contra oponentes más duros y perdía por paliza. En ese momento dejé el Gwent.

Y así es como llega Gwent: The Witcher Card Game, una versión nueva y mejorada que se juega de forma independiente y que actualmente está en beta cerrada. Te dice que te conoce, que solíais ser amigos y que por qué no le das otra oportunidad. ¿Y por qué no? Al fin y al cabo conozco las bases y sé cómo funciona el juego de cartas, una familiaridad que comparto con millones de jugadores de The Witcher 3 y que le dan a este Gwent independiente una oportunidad real de tener éxito. Pero si Gwent quiere triunfar fuera de The Witcher 3 tendrá que hacer algo más. Porque, ya sabes, la sombra de Hearthstone es muy alargada.

play

Afortunadamente Gwent: The Witcher Card Game hace más cosas. Para empezar es más colorista, más animado, más espectacular. Tiene nuevo arte, y las cartas tienen voces e incluso se mueven dentro de sus marcos como Dawn French en los murales de Hogwarts. Tiene personalidad, tacto. Y no es un simple cumplido decir que los valores de producción están a la altura de los de Hearthstone, un juego al que evoca Gwent en cada turno pero que se juega de forma totalmente diferente. Recuerda que el objetivo no es matar los héroes del rival, sino tener las cartas con mayor fuerza sobre la mesa. Tienes una cantidad limitada de cartas, porque no coges una en cada turno. Si usas tus mejores ataques pronto tu oponente tendrá una oportunidad de repelerlos, pero si esperas puedes lanzarte en plan agresivo más adelante... suponiendo que todavía estés vivo.

Gwent era así en The Witcher 3, pero ahora hay muchas más opciones a tener en cuenta. Las cartas han cambiado y su variedad es mayor; hay más sutilezas, más posibilidades. El espionaje ha desaparecido (los espías eran básicos para ampliar tu número de cartas en The Witcher 3) y la poderosa habilidad Tight Bond, que duplicaba la fuerza de las unidades idénticas adyacentes, ha sido reemplazada por varios buffs. Hay más formas de hacer las cosas, de incrementar la fuerza de las cartas, de dañar a otras cartas, de mantener cartas entre rondas, de activar habilidades al morir, de consumir cartas, incluso de volver con más fuerza de la muerte. El Cuerno de Comandante sigue teniendo un papel fundamental, pero ya no es el factor que desequilibra todas las partidas en favor de un bando u otro. Las tácticas han crecido significativamente y Gwent es ahora mucho mejor gracias a ello.

Lo mejor es que ya no tienes que recorrerte todo el vasto mundo de The Witcher 3 para encontrar todas las cartas. Desde el inicio, y gratis, tienes cuatro barajas básicas (la del Imperio de Nilfgaard está en desarrollo). Las construyes abriendo packs de cartas (barriles que explotan cuando un troll los aprieta con fuerza) o destruyendo cartas para luego craftear con sus restos. Puedes gastar cien unidades de 'ore' (la moneda del juego) en un barril de cartas, o bien dinero real. Gwent ofrece incluso un poco de control en el generador aleatorio, dándote cuatro cartas boca abajo y luego ofreciéndote una quinta, especial, de una selección de tres.

swap

Hay multijugador casual, multijugador ranked desde nivel diez y partidas privadas con amigos. También habrá una campaña, en la cual encarnas a un mercenario que viaja reclutando luchadores (cartas). Aparentemente tendrás que tomar difíciles decisiones que te harán ganar o perder cartas. Tengo bastantes esperanzas en este modo, porque todos sabemos que en CD Projekt RED saben explicar buenas historias.

También hay multijugador cross-platform entre PC y Xbox One, lo cual siempre es de agradecer. Con PlayStation 4 la cosa está en el aire, y dependerá de Sony si al final se incluye esta opción cuando Gwent se publique a lo largo de este mismo año.

Dejé Gwent mientras jugaba a The Witcher 3, pero con Gwent: The Witcher Card Game he vuelto a engancharme. Con él no sólo se han mejorado este juego de cartas y han hecho que sea más profundo, sino que ha pasado suficiente tiempo desde The Witcher 3 para que crezca en ti cierta sensación de nostalgia. Es un placer volver a estar con Geralt y el resto de personajes, volver a ver y escuchar esas viejas caras. Era una buena aventura. Pero lo más importante: ahora ya no hay distracciones, ahora solo hay Gwent. Y Gwent ha logrado su objetivo: demostrar su valía por si mismo, sin depender de nadie.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Robert Purchese

Robert Purchese

Senior Staff Writer

Bertie is senior staff writer and Eurogamer's Poland-and-dragons correspondent. He's part of the furniture here, a friendly chair, and reports on all kinds of things, the stranger the better.