Cuando hayas matado al Padre Gascoigne asegúrate de que enciendes la lámpara Camposanto de Oedon y luego subre por las escaleras que tienes a la derecha. En este punto puedes usar la llave del camposanto de Oedon que conseguiste del jefe para abrir la puerta, pero antes de hacerlo dirígete a la parte izquierda para detectar un agujero en la valla.

Desciende al tejado de más abajo y recoge el broche rojo enjoyado - una mejora para tu arma - de los cuerpos cercanos. Llegados a este punto puedes regresar a la ventana en la que conseguiste la cajita de música, pero si lo haces no conseguirás recompensa y te quedarás sin este útil objeto.

Ahora desciende hasta el cementerio antes de subir por las escaleras y caminar por la puerta cuando llegues arriba. Continúa por las siguientes escaleras y avanza por el hueco que hay a tu derecha. Sube por las escaleras que hay en la esquina de la habitación y echa un vistazo a la nota que hay sobre la mesa.

Ve a la esquina de la izquierda de esta sección para conseguir la Herramienta del taller para gemas sangrientas, luego, de nuevo, ve por las escaleras cerca del cofre y abre la puerta para que empiece una nueva secuencia cinemática. Entrarás en la nueva zona del Distrito de la Catedral.

Explorar la zona del Distrito de la Catedral de Bloodborne

Asegúrate de usar la lámpara del Distrito de la Catedral que tienes justo delante, y luego habla dos veces con la mujer para probar todas las opciones de diálogo. Regresa al sueño del cazador y avanza hasta la lámpara Yharnam Central. Ten en centa que todos los enemigos que hayas matado aquí volverán a aparecer.

Ve por la puerta que tienes a la izquierda y luego desciende por las escaleras. Sigue bajando por las de la izquierda hasta que llegues a una nueva zona con un par de brutos. Ve por las escaleras que están en la parte derecha más lejana y luego toma la izquierda para bajar. Asegúrate de acabar con los perros antes de ir por las escaleras de tu izquierda.

Cómo desbloquear el gesto Triunfo en Bloodborne

Avanza hasta el puente y luego llama a la puerta que tiene la linterna. Habla con la mujer acerca de la Capilla Oedon y luego vuelve a la Capilla para hablar con la mujer en el suelo y desbloquear el gesto.

Cómo matar a los enemigos del cementerio y encontrar el atuendo de cazador

Ahora sigue adelante desde la lámpara y desciende por las escaleras hasta que llegues a una nueva habitación. Atraviesa la puerta de tu izquierda - está cerca de la mujer mayor a la que ayudaste antes - pero prepárate para enfrentarte a algunos guardias del cementerio más abajo. No puedes aturdirlos, y tienen más salud de la que tenían normalmente los enemigos hasta este punto, así que asegúrate de que esquivas rápidamente cuando vayan a atacar.

A la derecha hay un cuerpo que tiene una Chistera, Guantes de cazador, Atuendo de cazador y Pantalones de cazador. Si damos por hecho que este es tu primer set de equipo nuevo, equípatelo ahora mismo, aunque seguramente podrás comprar uno mejor en el sueño del cazador. Hagas lo que hagas, hazlo rápido porque está a punto de abrirse un portal, y no vas a querer quedarte vendido cuando pase.

Por el otro lado del cementerio hay otro cadáver que contiene una media docena de viales de sangre. Cógelos y sigue descendiendo por el camino de tu izquierda. Mata a los guardias del cementerio que queden por ahí usando técnicas de sigilo si te es posible. Administra bien esto y serás capaz de realizar un golpe crítico con tu ataque cargado.

Desciende por las escaleras que tienes a la izquierda y mata al perro y al enemigo que te esperan al final. Ahora mira a tu derecha y localiza los dos cadáveres - podrás conseguir Sangre fría espesa y algunos cócteles Molotov de entre sus restos.

Sube por las escaleras que tienes a la izquierda pero ten en cuenta que hay perros y enemigos esperándote arriba del todo. El primero es posible que incluso vaya a por ti antes de que llegues arriba, así que prepárate para matarlo si te embosca. Cuando hayas subido, busca una puerta a tu derecha, ábrela y entra hasta que encuentres una palanca. Úsala para mover algo más abajo.

Dónde encontrar a Alfred en Bloodborne

Puedes conseguir Conocimiento de loco del cadáver de tu izquierda antes de volver a la última habitación y atravesar la puerta de tu derecha. Baja por las escaleras y habla con Alfred, que está en el altar que tienes delante. Colabora con él si quieres conseguir el gesto Rezar así como algunas unidades de Papel ígneo que te permitirán añadir efecto a tus armas.

En la siguiente página contamos cómo sobrevivir a Viejo Yharnam.

Volver al índice de la guía Bloodborne.

Encontrar la lámpara Viejo Yharnam

Vuelve a subir por las escaleras y entra en la habitación arriba del todo. Sigue adelante hasta que pases por la siguiente puerta, y luego baja por las escaleras de tu izquierda. Sube por las que hay en el centro de la siguiente zona y atraviesa la puerta cuando llegues arriba. El objeto que moviste ha desvelado otra escalerilla escondida; antes de bajar, amta a los enemigos cercanos y busca en el cadáver para conseguir Conocimiento de loco.

Ahora baja por ella y asegúrate de que recoges la Gema sangrienta atemperada de tu izquierda. Camina por la puerta y baja por las siguientes escaleras de la derecha para encontrarte con otra Bestia. Cuando la mates avanza y baja por una escalera más; luego sube por las siguientes para conseguir unos cuantos Antídotos que terminarán con el efecto de cualquier veneno.

Baja por las escaleras (sí, suena bastante repetitivo, pero jugando es más emocionante) y avanza hasta que estés en otra habitación. Usa la Lámpara Viejo Yharnam que tienes delante y entra en la habitación de la derecha. Destroza todos los objetos para conseguir un Cóctel de sangre acre. Ahora vuelve a la lámpara y camina en dirección opuesta hasta que encuentres una puerta grande.

Echa un vistazo a la nota, sigue adelante y abre esa puerta - Viejo Yharnam está justo al otro lado.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón