Cuando finalmente mates a la Bestia sedienta de sangre, es momento de regresar al Sueño del cazador y terminar cualquier cosa que te haya quedado pendiente. Luego dirígete a la lámpara de la Catedral y entra en la siguiente habitación antes de atravesar la abertura de tu derecha y subir las escaleras.

Cómo matar a la Turba en silla de ruedas

Entra al ascensor y sitúate encima del interruptor para hacerlo subir. Ten cuidado cuando entres en la siguiente habitación, porque hay otro enemigo de esos en silla de ruedas esperándote dentro. Esta vez el enemigo va armado con una ametralladora que usará contra ti sin dudarlo. Tendrás que esperar a que termine la ronda para poder atacar. Cuando haya una pausa, corre y mátalo tan rápido como te sea posible - no tiene mucha vida, así que tampoco debería ser un desafío. Cuando termines recoge la Runa de Comunión del cofre.

Ahora sube por las escaleras del otro lado de esta zona hasta que puedas ver el puente. Hay unos cuantos esbirros en la habitación del otro lado del puente, y dos de ellos llevan pistola. En cuanto te vean empezarán a correr hacia ti; si te cuesta entrar a la habitación puedes atraer a algunos a tu posición, y despacharlos de ese modo.

Cuando hayas terminado dirígete al puente y mata a los enemigos que hayan quedado en la habitación, luego toma la Gema de sangre atemperada del cofre que hay a tu izquierda. Ahora estarás en el taller de la Iglesia de la Sanación.

Explorar el Taller de la Iglesia de la Sanación

Vuelve al exterior y dirígete a la derecha, donde deberías haber visto a un enemigo. En cuanto ataques es probable que se caiga al nivel inferior, así que síguelo y mátalo rápidamente para conseguir objetos. Ahora sigue por el camino y entra en la siguiente habitación antes de ir hacia el puente desvencijado.

En cuanto llegues al otro lado, echa un vistazo hacia abajo para alinearte con el siguiente puente. Ahora lánzate y avanza hacia los barriles antes de descender una vez más. Te harás un poco de daño, así que asegúrate de que tienes la salud suficiente, al menos. No vayamos a cagarla aquí.

Busca un ataúd de bronce cerca de la pared. Si te acercas a él deberías poder ver un objeto en un rayo de luz; conseguirás Conocimiento de loco del cadáver.

Ve hacia la pared y mira abajo; deberías poder ver otro puente de madera. Rellena tu vida si lo necesitas y déjate caer. Eso te quitará alrededor de la mitad de salud. Luego quédate cerca de la mitad del puente y lánzate hacia abajo otra vez. Ve por el muro, salta de nuevo hacia abajo y luego repítelo una vez más.

Mata a la bestia para conseguir la Runa de Caryll Bestia

Hay una bestia parecida a un lobo en la puerta. Acércate sigilosamente y usa un ataque cargado, luego realiza un golpe crítico. Con un poco de suerte eso debería ser suficiente para acabar con la bestia, pero si no es el caso un par de golpes normales más deberían ser suficiente. Conseguirás una runa Bestia como recompensa.

Atraviesa la puerta y sigue adelante. Ve por el pasillo de tu izquierda, donde verás un cadáver. Mata a los cuervos que hay cerca y recoge el Sombrero arrugado de Yharnam y la Ropa sudada.

Cómo matar a los Death Dealer en Bloodborne

Sigue adelante y dirígete pro las escaleras que tienes delante. Prepárate para una emboscada y luego gírate para ver al Death Dealer. Está al final del camino, cerca del siguiente set de escaleras.

El Death Dealer, o traficante de muerte, podríamos llamarlo, no es solo un enemigo poderoso en tu nivel actual, sino que puede atacar desde grandes distancias y causar un montón de daño. También puede atraerte hacia él para divertirse con ataques cuerpo a cuerpo. Cuando entre en estado de histeria, también se moverá tan rápido como tu personaje cuando esprinta. Si te mata, despertarás en Yahar'gul, la Aldea Invisible, una zona secreta y opcional a la que se accede de esta forma.

Pero no vas a morir, ¿verdad? Primero acércate sigilosamente y ponte en la retaguardia del enemigo para usar un ataque cargado, luego realiza un golpe crítico. Esto debería acabar con la mitad de vida del enemigo. Sigue atacando a la criatura hasta que entre en furia, pero prepárate para el ataque de dos enemigos más y un perro. Cuando ocurra corre hacia donde estaba la bestia de antes y acaba con ellos. El Death Dealer no podrá alcanzarte, lo que te dará tiempo para lidiar con los demás enemigos.

Una vez muertos, espera un minuto más o menos para que el Death Dealer vuelva a su posición predeterminada. Repite el proceso usando un ataque cargado y luego realiza un ataque crítico para acabar con tu enemigo.

Volver al índice de la guía Bloodborne.

Cómo matar al Leech en Bloodborne

Acércate al cadáver que está al otro lado de la posición del Death Dealer para conseguir Conocimiento de loco. Hay dos esbirros patrullando por ahí, así que mátalos y desciende por las escaleras. Prepárate para luchar contra el Leech (la criatura encapuchada que ha visto días mejores) cuando esto suceda. Estas criaturas mágicas pueden aturdirte si te acercas demasiado o no esquivas bien un ataque para luego hacerte mucho daño. También perderás Lucidez en el proceso.

Incluso aunque te alcance uno de sus ataques mágicos, deberás lidiar con los misiles mágicos esos. Para matar a este enemigo deberás acercarte, darle unas cuantas collejas - no collejas en el sentido estricto de la palabra porque eso no está contemplado en el juego, pero ya me entendéis - y esquivar rápidamente antes de repetir el proceso.

Acércate sigilosamente al Leech y usa tu ataque cargado seguido de un strike crítico. Si eso no la destruye, usa las tácticas que hemos detallado arriba o corre hasta que vuelva a su posición original. Eso te permitirá repetir tu ataque cargado una vez más. Cuando muera asegúrate de recoger la Gema sangrienta de fuego del cadáver cercano.

Para concluir esta sección, simplemente vuelve a las escaleras y sigue el camino para entrar al ascensor. Eso te llevará a una nueva zona de la Catedral.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.