Tras el lanzamiento de Dark Souls 2 el pasado año, Hidetaka Miyazaki vuelve con otra aventura tétrica y oscura, esta vez ambientada en una ciudad en ruinas plagada con una enfermedad que parece haber hecho cabrear mucho a sus habitantes.

No es solo la mayor fantasía en su localización lo que diferencia a Bloodborne de su predecesor; mientras el combate sigue requiriendo preparación a fondo y una estrategia deliberada, las cosas son un poco más rápidas y ágiles aquí, y los enemigos normalmente prefieren atacar en grupos en lugar de perseguirnos solos a través de callejones oscuros.

Con esos cambios en mente, estamos desarrollando una guía completa de Bloodborne, lo que algunos llaman walkthrough, vaya. Esperamos cubrir cada uno de los escenarios del juego, cada una de sus calles y cada uno de los siniestros jefes finales que esperas ver conociendo a Miyazaki. Iremos actualizando esta guía en los próximos días, ¡así que recordad volver para más!

En esta página:

Bloodborne: primeros pasos
Empezamos con un vistazo rápido con consejos generales.

En otras páginas:

Bloodborne: matar enemigos, descubrir Sueño del cazador y elegir las armas adecuadas
Te contamos cómo superar la introducción, encontrar el sueño del cazador y seleccionar las mejoras armas para tu primera partida.

Bloodborne: sobrevivir Yharnam Central, jefe final Bestia de Clérigo
La siguiente parte de nuestra guía cubre el Centro de Yharnam, cómo matar a cada tipo de enemigo y la lucha contra el jefe Bestia de Clérigo.

Bloodborne: matar a la Bestia Clérigo y sobrevivir a sus ataques
¿Preparado para un combate un poco más serio? Aquí te contamos cómo matar a la Bestia Clérigo y terminar de una pieza.

Bloodborne: explorar Yharnam y encontrar la Cajita de música, Llave emblema jefe cazador y Marca cazador intrépido
Si sigues nuestros consejos, seguro que la lucha contra el Padre Gascoigne será mucho más fácil.

Bloodborne: matar Padre Gascoigne, usar la Cajita de música y sobrevivir a Gascoigne como bestia
El segundo jefe es más difícil que el primero, pero tenemos algunos consejos para que no se haga tan duro.

Bloodborne: descubrir Distrito de la Catedral, desbloquear gesto Triunfo, encontrar set Atuendo de cazador
Sigue nuestra guía para superar el Distrito de la Catedral sin problemas.

Bloodborne: explorar Viejo Yharnam, sobrevivir tiroteo Cazadores y matar a las bestias de la región
Viejo Yharnam es una sección muy grande, así que nuestra guía te ayudará a no perderte nada.

Bloodborne: cómo matar a la Bestia sedienta de sangre, estrategias para veneno
Estrategias y trucos esenciales para vencer al enemigo más difícil hasta ahora.

Bloodborne: Taller de la Iglesia de la Sanación, matar Bestia, matar Leech, Death Dealer
Te esperan tres nuevos enemigos en el Taller de la Iglesia de la Sanación. Aquí te contamos cómo matarlos.

Estadísticas de inicio

Origen Nivel Ecos de sangre Vitalidad Aguante Fuerza Habilidad Viveza de sangre Arcano
Pusilánime 10 300 11 10 12 10 9 8
Superviviente 10 420 14 11 11 10 7 7
Infancia atribulada 10 360 9 14 9 13 6 9
Pasado violento 10 180 12 11 15 9 6 7
Profesional 10 240 9 12 9 15 7 8
Veterano militar 10 320 10 10 14 13 7 6
Vástago noble 10 540 7 8 9 13 14 9
Destino cruel 10 500 10 12 10 9 5 14
Desperdicio 4 10 10 9 10 9 7 9

Consejos generales

Si no estás familiarizado con Bloodborne, básicamente se trata de un Dark Souls con un nuevo sistema de combate que te permite jugar de forma más rápida. Cuando decimos que es un Dark Souls, a eso exactamente es a lo que nos referimos: la interfaz de usuario, los controles, la forma de guardar y casi todo más allá del sistema de combate desprende Dark Souls por los cuatro costados, pero tiene algo que a su vez lo diferencia. El sistema de combate hace que la aventura sea, de alguna forma, más dinámica y, quizá para algunos, dócil que Dark Souls, aunque sigue sabiendo castigar con fuerza si nunca has probado un desafío así.

Incluso si eres un veterano de Dark Souls, hay unas cuantas cosas que debes saber antes de poder sentirte cómodo en el mundo de Bloodborne. Estos consejos y trucos generales te ayudarán a empezar con buen pie.

El sueño del cazador

El sueño del cazador es algo así como la zona intermedia que conecta las zonas de Bloodborne. No hay enemigos y puedes realizar ajustas a tu personaje y armas durante el tiempo que desees. Al principio del juego hay dos formas de visitar el sueño del cazador: una es la primera vez que mueres; no obstante, si es así como llegas la primera vez no tendrás acceso a la mayoría de objetos valiosos de esta zona.

Cuando accedes al sueño del cazador a través de la lámpara del Centro de Yharnam (la primera que te encuentras antes de visitar el sueño del cazador) tendrás acceso a la mayor parte de lo que el sueño del cazador tiene por ofrecer - incluyendo el primer set de armas. Para conseguir acceso completo deberás jugar un poco más, pero en este punto puedes darte una vuelta para encontrar notas que te darán información general sobre la jugabilidad.

Si miras a la izquierda desde el punto en el que haces spawn, verás una mujer, o una muñeca. Puedes hablar con ella para gastar Ecos de sangre y subir de nivel a tu personaje. A la izquierda de la muñeca hay una montaña, donde se encuentra un mensajero. Es ahí donde puedes comprar y vender objetos usando Ecos de sangre como moneda.

En lo alto de la colina está el taller del cazador, donde puedes mejorar (fortificar) y reparar tus armas, así como almacenar objetos. También puedes progresar en la historia hablando con el hombre mayor en las raras ocasiones en las que te espera en el taller.

Lámparas

Las lámparas son como las hogueras de Dark Souls. Transportan a tu personaje al sueño del cazador, pero hacerlo hará que los enemigos vuelvan a aparecer en el mundo real. Eso significa que si viajas de nuevo al sueño del cazador, cuando vuelvas tendrás que enfrentarte de nuevo a casi todos los enemigos. La excepción son los jefes y unos pocos enemigos como otros cazadores, que no hacen respawn.

No todo es malo, no obstante. Con los enemigos en su sitio de nuevo, también aparecen más objetos, y además tu salud se rellena cuando viajas de nuevo al mundo real, así que guarda tus frascos de sangre si estás cerca de una lámpara. A diferencia de Dark Souls, puedes tocar una lámpara sin que aparezcan enemigos; para que aparezcan hay que viajar al sueño del cazador.

Lucidez

Cuando te encuentres con jefes conseguirás lucidez. No tienes que vencerlos para conseguirlo, simplemente descubrirlos. Conseguirás más lucidez a través de las batallas contra los jefes, y cuanta más tengas, más funciones se desbloquearán en el sueño del cazador. Por ejemplo, cuando tengas lucidez podrás hablar con la muñeca y aumentar de nivel a tu personaje. Cuando alcances el nivel 10 de lucidez podrás acceder a la fuente que está fuera del taller, e intercambiarla con los mensajeros a cambio de objetos.

Encontrar objetos

Hay tres formas de conseguir objetos en Bloodborne. La primera es, claro, matando enemigos; la mayor parte de ellos dejarán algún objeto que, no obstante, no aparecerá de forma inmediata, por lo que tendrás que esperar un poco para ver si han dejado algo. Normalmente debería aparecer cuando el enemigo ya esté tieso en el suelo, algo que detectarás por la llama blanca que aparece. Si llegados a ese punto no ves nada, puedes seguir avanzando.

También puedes encontrar objetos repartidos por el mundo del juego, o en algunos cadáveres. Te encontrarás con varios cuerpos inertes mientras juegues, y cada uno tiene su llama blanca para indicarte que contienen un objeto. Finalmente, es posible que encuentres objetos en localizaciones estratégicas como altares y mesas. Los objetos que encuentras en los cadáveres o en localizaciones estratégicas no vuelven a aparecer.

Linternas rojas

En las distintas ciudades que atravieses puede ser que te encuentres con linternas rojas cerca de puertas o ventanas. Eso quiere decir que hay alguien dentro. Normalmente puedes llamar a la puerta o ventana para hablar con la persona que se encuentre en su interior, así que aprovéchalo porque siempre tienen alguna tarea u objeto para ti.

Ecos de sangre

Los ecos de sangre con como las ánimas de Dark Souls. Cada vez que mates a un enemigo conseguirás ecos de sangre, que pueden usarse para comprar objetos del mensajero, reparar armas y subir de nivel a tu personaje. Cuando mueras dejarás algunos ecos de sangre, pero si vuelves al punto en el que habías muerto podrás recuperarlos, algo que se visualiza por un pequeño pilar de luz roja. Ten en cuenta que los enemigos también podrán hacerse con ellos, así que si no los encuentras en el lugar en el que te mandaron al otro barrio, busca alrededor un enemigo que tenga los ojos brillantes. Eso indica que ha cogido tus ecos con nocturnidad y alevosía; no te preocupes, no le hacen más fuerte, pero debes matarlo igual. Un jefe, eso sí, no puede hacerse con tus ecos.

Si mueres antes de poder recuperar tus ecos, se perderán para siempre. Ten en mente que cada vez que mueras, todos los enemigos normales vuelven a aparecer; si mueres durante una lucha contra un jefe, deberás enfrentarte o atravesar corriendo todos los enemigos que se encuentren entre la lámpara en la que apareciste y el jefe. Y si mueres por el camino, esos ecos se perderán para siempre. Es importante ir gastando los ecos de vez en cuando para que no tengas que enfrentarte a tan lamentable pérdida. Créeme.

Nota: Los objetos de sangre fría te otorgan ecos de sangre. Usa sangre fría (1) para ganar 350 ecos de sangre: sangre fría (2) para 500; sangre fría (3) para 1000, etcétera.

Echa un vistazo a la siguiente parte de la guía para elegir las mejores armas de Bloodborne.

Tácticas generales de los enemigos

Tu enfrentamiento con un enemigo medio en Bloodborne sigue un patrón general. Por supuesto, las cosas pueden cambiar dependiendo de las habilidades de tu contrincante en cuestión, pero hay algunos truquitos básicos que son virtualmente universales. Primero, tus ataques básicos generalmente aturdirán a un enemigo de tamaño normal. No tienes que esperar a que te ataquen, esquivar y luego contraatacar. Simplemente corre hacia ellos y empieza a atacar.

Los enemigos más grandes normalmente no se aturden con tu ataque normal, pero si esperas a que estén a punto de atacar, puedes usar tu pistola para dejarlos KO. El timing puede ser un poco tramposo, pero si te quedas directamente delante del enemigo y lo marcas como objetivo, entonces dispara más o menos cuando la animación del mismo vaya por la mitad, y así deberías aturdirlo. Dicho de otro modo: dispara después de que empiece su ataque, pero antes de que te dé.

Cuando domines el timing, puede haber algunas ocasiones en las que el enemigo ignore tus disparos. En la mayoría de casos se debe a que o no estás directamente alineado (ni está marcado como objetivo), o simplemente no has dado con el timing. Un terreno traicionero también puede causar que tu tiro no sea todo lo efectivo que debería, así que evita usar esta táctica en sitios como escaleras. Sea como sea, cuando consigas un KO camina hacia el enemigo y presiona R1 para iniciar el ataque normal, que genera una animación de embestida crítica e inflige mucho daño. Puedes hacerlo desde delante o desde detrás de un enemigo, siempre que el mismo esté aturdido.

Por norma general, no puedes aturdir a los jefes con métodos tradicionales, así que tenlo en cuenta. Los enemigos normales sí pueden quedar aturdidos, pero no suele ser necesario hacerlo porque con unos cuantos sablazos puedes acabar con ellos. Recurre a ello con enemigos más grandes que no sean jefes, y los matarás más rápidamente.

Acerca del autor

Borja Pavón

Borja Pavón

Redactor

Borja se encarga de mantener el ritmo de las noticias, las guías, los trucos y la samba que todos llevamos dentro. Analista ocasional, tú dale un mando, un Tender de chocolate y algo de lo que despotricar y le harás la persona más feliz del mundo.

Más artículos de Borja Pavón