Fruit Ninja Kinect es la adaptación para el sensor de movimiento de la consola de Microsoft del popular juego de mismo nombre para plataformas iOS y Android, desarrollado por los australianos Halfbrick Studios (responsables de Raskulls, disponible también en Xbox Live). Tras entretener a millones de jugadores en las paradas de autobús, estaciones de tren y aeropuertos de todo el planeta, pretende hacer lo mismo en el salón de tu casa.

La mecánica del juego no podría ser más sencilla: usa tu cuerpo, principalmente las manos, para cortar la fruta que aparece en pantalla - melocotones, plátanos, piñas, sandías, fresas, naranjas, manzanas, limones, kiwis, manzanas, cocos… -, pero cuidado con las bombas, con sólo tocarlas explotarán y pondrán fin a tus combos, o peor todavía, a tu partida. Detrás de esta sencillez está el éxito de Fruit Ninja, un título simple pero que consigue enganchar de forma considerable.

Entre los modos de juego de la versión para Kinect encontramos algunos ya vistos en el original, como Clásico, Zen o Arcade, y otros totalmente nuevos, como Desafío o Fiesta. En el modo de juego Clásico, el único donde el jugador cuenta con vidas (tres), debes conseguir la mayor puntuación cortando frutas y evitando que éstas caigan al suelo, mientras intentamos no alcanzar a las bombas. El modo Arcade nos invita a conseguir la mayor puntuación en sesenta segundos, sin alcanzar a las bombas explosivas - que restarán diez puntos a nuestro marcador - y utilizando algunos potenciadores como congelar el tiempo, que como podréis imaginar hace que las frutas se muevan más despacio; un multiplicador doble, que multiplica por dos nuestra puntuación durante unos segundos, o frenesí, que hace que comience a llover fruta por todas partes; y sumando una bonificación final según nuestra habilidad durante la partida. Si lo quieres es cortar fruta sin estar pendiente de las dichosas bombas, puedes probar suerte en el modo de juego Zen, en el que deberás dar buena cuenta de tanta fruta como puedas durante noventa segundos. Sin vidas, sin bombas, sin bonificaciones; y si te traes a un amigo a casa, podréis jugar los dos al modo Fiesta, con partidas cooperativas o versus, para ver quien es el mejor ninja corta-frutas.

1
2

A todo esto hay que sumar el modo Desafío, una serie de retos extraídos de los diferentes modos de juego de Fruit Ninja Kinect, con una dificultad más elevada, que nos invitan a superar ciertas puntuaciones o conseguir dejar en ridículo a alguno de nuestros amigos si ya han jugado a Fruit Ninja. Si estos desafíos no son suficientes para ti puedes intentar desbloquear todo el material extra disponible en el Dojo, desde diferentes efectos para tu hoja - o lo que es lo mismo, diferentes efectos para la estela que deja tu corte -, fondos de pantalla, o efectos para la sombra, que aparece en pantalla mientras juegas como referencia para saber qué vas a cortar.

Gráficamente es colorista, resultón, efectivo, y simpático, ya desde el menú de opciones, con su característico look oriental. En este sentido, Fruit Ninja para Kinect es un port directo del juego para iOS pero en alta definición, por supuesto. Las animaciones y efectos de las frutas, como los cortes o el zumo que se queda enganchado al fondo del televisor, están bastante conseguidos, y tanto los sonidos, correctos, como la banda sonora, con una melodía puramente nipona, están importados directamente del original.

El protagonista del juego, que no es otro que Kinect, responde a las mil maravillas, y esto hace que Fruit Ninja sea una de las experiencias más ricas - a la vez que agotadoras - para el dispositivo de Microsoft, si bien es cierto que en algunos momentos es incluso demasiado preciso, y en los menús de opciones en más de una ocasión, al mover levemente el brazo, seleccionemos una opción que no queríamos. Un mal menor si tenemos en cuenta que no afecta demasiado a la jugabilidad. Lo que sí puede afectar a esto último, como decía anteriormente, es el cansancio que produce jugar a Fruit Ninja: no es de extrañar que después de jugar unas cuantas partidas comiences a tener agujetas en los brazos, porque la cantidad de frutas y la velocidad a la que éstas aparecen en pantalla, en diferentes alturas, hace que estés continuamente moviendo las extremidades. ¿Aunque quién dijo que ser ninja fuese fácil?

Fruit Ninja Kinect consigue lo que se propone, entretenimiento y diversión a partes iguales, ahora frente a tu televisor y moviendo algo más que los dedos de las manos, en un juego totalmente recomendable y que exprime algo de jugo, nunca mejor dicho, al sensor de movimiento de Microsoft, algo vacío de propuestas de calidad. Ahora bien, ¿merece la pena si ya tienes la versión para iOS? El precio, 800 Microsoft Points, parece acertado comparándolo con otros títulos Arcade o para Kinect, si bien es cierto que comparándolo con la versión para dispositivos portátiles, sale perdiendo de forma clara. En cualquier caso Fruit Ninja Kinect bien vale lo que cuesta: añade nuevos modos de juego respecto al original y la posibilidad de jugar junto a un amigo, utilizando no sólo los dedos, sino todo el cuerpo.

7 /10

Acerca del autor

Joan Abad Extremera

Joan Abad Extremera

Redactor

Joan está en este mundillo por casualidad, desde que el gusanillo por escribir sobre lo que más le gustaba, los videojuegos, le hizo enviar un artículo a una revista. Desde entonces, no ha parado. Está estudiando Comunicación, es fan incondicional de Sonic, vive con un mando en las manos desde los años de las 8 bits y escribe de todo: análisis, noticias, especiales, entrevistas, o hasta el verso de la novia, si hace falta.