Michael Capps, uno de los principales artífices del videojuego bélico America’s Army y actual presidente de Epic, ha realizado unas declaraciones a GamesIndustry.biz sobre el peligro inherente del mercado de segunda mano.

Según él, "es un gran problema en Estados Unidos. Nuestro principal minorista hace la mayoría de su dinero a través de esta venta secundaria y estamos empezando a ver medidas proactivas hacia eso...porque si tú compras la versión de venta al público obtendrás el código de desbloqueo".

"No hacemos ningún dinero cuando alguien pone (el juego) en alquiler y no hacemos ningún dinero cuando alguien lo compra usado. Más del doble de gente que ha jugado a Gears lo ha comprado de esta manera".

A la hora de pedir responsabilidades o establecer un culpable, Capps se muestra prudente.

“Odiaría tener que decir que mis jugadores son mis enemigos. ¡Eso no tiene sentido! Pero sin duda nosotros tenemos una norma en Epic y es no comprar juegos usados. Tan seguro como el infierno que nunca reconocerás a un artista de Epic yendo a comprar un juego de segunda mano, porque así es como hacemos nuestro dinero y como todos nuestros amigos en la industria lo ganan también".

Como posible solución, argumenta el sistema de venta online.

"Creo que estamos muy lejos de perder el impulso de comprar cuando vas por un centro comercial, o pasarte por la tienda a recoger y coger algo. Eso va a estar ahí durante mucho tiempo. Pero me encanta Steam. Solo sé que ese día...no sólo recibiré un cheque cada día por todos los juegos que venda, también sabré que vendí 29 copias de Unreal Tournament a Polonia ayer, ¡y que aquí esta el dinero!".

"Estamos en condiciones de responder de inmediato. Ese modelo es maravilloso desde la perspectiva de un desarrollador y no sólo por ganar dinero, sino porque sé dónde están mis clientes y puedo hacerles felices [...] Y creo que los contenidos descargables serán cada vez mayores en cuanto a su alcance, porque en Estados Unidos realmente necesitamos hacer avances contra el mercado de segunda mano".

La entrevista completa (en inglés), aquí.

Acerca del autor

Rodrigo de la Hoz

Rodrigo de la Hoz

Colaborador