Primeras impresiones E3 2014: Los Sims 4 son ahora aún más sociables

Una cuestión de personalidad.

La presentación en el E3 de Los Sims 4 es una de las más divertidas de la feria. Aparte de un omnipresente sentido del humor, inherente a la saga desarrollada por Maxis, se suma cierta aleatoriedad y momentos bastantes graciosos, como por ejemplo ver al dictador norcoreano Kim Jon-Un quemando una casa al liarla parda con un horno para hacer pasteles o a Chuck Norris animándote con júbilo tras hacer unas cuantas flexiones en el gimnasio.

Escenas surrealistas como estas acaban siendo constantes en Los Sims 4 (Argus Holin y Azure Bowie-Hankins, dos de sus productores, hablan de ellos como de "historietas"), seguramente la entrega más orgánica de la saga. En la presentación se decía que con Los Sims 4 la simulación es "3D en su interior", una extraña forma de explicar que en esta ocasión se ha trabajado muchísimo en las emociones, las cuales son el pilar fundamental sobre el que giran la interacciones.

Las implicaciones de esos estados de ánimo son peculiares, y estar enfadado no tiene porqué ser necesariamente algo malo. Un buen cabreo puede ser muy enérgico, algo que puedes aprovechar para que tu Sim realice ejercicio con mucho más ahínco para rebajar la tensión. Si están alegres son mucho más sociables, lógicamente, algo que te vendrá de perlas al hacer una fiesta en tu casa.

Ah, la casa. El modo de construcción ha mejorado muchísimo y es bastante más versátil, permitiéndote mover paredes sin necesidad de derribarlas antes, o hacer reformas mucho más rápido y de forma más intuitiva. O también puedes recurrir a la galería, una de las grandes novedades; hasta ahora los usuarios podían descargar creaciones de otras personas con un sistema bastante incómodo (entrar en la web, descargar el fichero, instalarlo, etc.), pero ahora todo se integra en el juego y se hace con unos pocos clics.

Otro sistema que ha mejorado de forma sustancial es el propio creador de Sims, que abandona los sliders por un control arrastrando el puntero claramente inspirado por las convenciones de los dispositivos táctiles como el iPad. Dentro de ese proceso también seleccionas una aspiración que marcará tus objetivos a cumplir y definirá la personalidad de tu personaje (si escoges que sea un geek, por ejemplo, podrás hacer que hable de videojuegos o explique trucos en las conversaciones). Con un montón de habilidades secundarias hay multitud de combinaciones posibles y aún más posibilidades de diversión.

Visualmente el salto evolutivo también es importante, y en cierto modo acaba resultando muy útil a nivel jugable, porque puedes reconocer ánimos y cómo van las cosas simplemente mirando unas expresiones faciales muy mejoradas. La propia ciudad tiene zonas diferenciadas, y todas ellas se representan con un buen nivel de detalle. No es un showcase gráfico, claro, pero es apañado y saca muy buen partido de su desenfadada dirección artística.

Los Sims 4 no es revolucionario, pero a los fans de la saga les encantará porque es más y mejor, básicamente. La simulación mantiene el nivel que esperas de una producción de Maxis y las novedades introducidas corrigen los flecos de los que más se quejaban los usuarios. Si el online funciona bien y no se repiten los terribles problemas del lanzamiento de Sim City, tienen entre manos una muy buena base sobre la que empezar a construir la más que segura avalancha de expansiones que se publicarán a lo largo de los próximos años y que harán evolucionar el juego en nuevas y sorprendentes direcciones. Aquí y ahora, en cualquier caso, estamos ante un más que buen comienzo.

Ir a los comentarios (2)

Acerca del autor

Josep Maria Sempere

Josep Maria Sempere

Subdirector

Josep Maria es subdirector y fundador de Eurogamer España y el máximo responsable del día a día de su línea editorial y de contenidos. Ama el punk-rock, el cine palomitero de Hollywood, los simuladores de submarinos, la sci-fi, los cacharros de Apple y la década de los 80. Puedes leerlo también en BFG9000, en su Twitter (@kr3at0r) o escucharlo en el podcast Ocho sobre Diez.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos