Análisis de Double Dragon & Kunio-kun Retro Brawler Bundle

BARF!

Algunos juegos son inmortales. Da igual cuanto tiempo pase: siguen siendo rompedores y perfectamente jugables. Pero aun así, es fácil que se desvanezcan. No necesariamente que caigan en el olvido, pero que sea difícil jugarlos, porque las políticas de conservación de la industria no es que sean ineficientes, es que no existen. Por eso es motivo de celebración la aparición de cualquier recopilatorio de juegos clásicos, porque, en una industria que presta tan poca atención a su pasado, todo lo que sea permitirnos mirar hacia atrás es algo que cabe celebrar.

Double Dragon & Kunio-kun Retro Brawler Bundle, que llegó a PlayStation 4 y Nintendo Switch en Japón el pasado 20 de diciembre, y que se publica ahora en nuestro territorio para esas mismas consolas, es un recopilatorio compuesto por dieciocho títulos clásicos de la mítica saga Kunio-kun. Pero no nos llevemos a engaño; aunque son, técnicamente, dieciocho de ellos, seis son las versiones occidentales de las mismas; juegos donde apenas sí cambiaban un puñado de sprites, algunos nombres y, generalmente, alusiones geopolíticas que eran adaptadas al contexto occidental. Es decir, a la guerra fría y convertir a los equipos rivales en malvados deportistas soviéticos.

Tranquilidad, no te embales, ¡espera un momento! ¿Equipos? ¿Desde cuándo hay equipos en Double Dragon o Kunio-kun? Esto, que puede sonar raro porque la saga Kunio-kun es un beat 'em up clásico que prácticamente definió las formas clásicas del género, tiene una explicación. Una basada en las rocambolescas convenciones de la industria; resulta que esta colección incluye también las numerosas incursiones de Kunio y Riki, los dos protagonistas de la saga, en toda clase de deportes. Podremos jugar desde a fútbol hasta a balón prisionero - el mejor juego del mundo y el mejor juego de deportes de la franquicia Kunio-kun - pasando por el baloncesto callejero, unas pseudo-olimpiadas, el hockey sobre hielo o el atletismo, todo ello bajo el clásico prisma super deformed y repleto de hostias como panes que haría famosa a la saga original.

1

De hecho, hablando de la saga original, tenemos aquí todos sus máximos representes, tanto las versiones japonesas como occidentales. De ese modo, podemos ver los algo torpes inicios de la franquicia con Nekketsu Kouha Kunio-kun, seguir con el clásico inmortal que es Downtown Nekketsu Story, donde se introduciría el clásico grito que harían los enemigos al ser derrotados (BARF!) además de los ligeros tintes de RPG que después imitarían todos los títulos de la franquicia, y también el mejor juego de los clásicos y de la colección, Downtown Special: Kunio-kun's Historical Period Drama!, un spin-off que nos transporta al Japón feudal y que no hace sino pulir y añadir más detalles al ya de por sí excelente Downtown Nekketsu Story.

¿Y qué hay de Double Dragon? Pues precisamente lo que cabía esperar en una colección de clásicos: su trilogía original. Desde su excelente primera entrega, su mejorada pero controvertida secuela y la más que cuestionable, pero tremendamente ambiciosa tercera parte, tenemos aquí todo el Double Dragon que realmente importa. El de los píxeles como puños.

Hasta aquí queda claro que hay mucho y bueno, pero, ¿qué hace esta colección para ser merecedora de nuestro tiempo y nuestro dinero? Esencialmente, darnos juegos clásicos, que ya conocemos y amamos, en su mejor aspecto posible. Añadiendo tanto las versiones occidentales como las japonesas, dándonos la posibilidad de jugar las versiones originales o versiones corregidas que solucionan ciertos bugs o fallos gráficos de las originales y respetando en todo momento la relación de aspecto original añadiendo bandas a los lados con imágenes extraídas del arte original del juego, la colección es una compilación mimada, bien pensada y que hará las delicias de cualquier fan de la saga Kunio-kun, todo eso mientras hace accesible y fácil de jugar a una saga clásica maltratada en occidente para quienes todavía no la conocen.

A eso contribuye también un sistema de guardado externo, un sistema de carga y organización de juegos óptima y un menú de selección bastante claro e intuitivo, heredado de lo que vimos en las consolas mini, además de un sistema de juego online óptimo, que no hace grandes alardes, pero cumple su cometido. Todo esto son detalles que, si bien no son revolucionarios en ningún aspecto, hacen la vida más agradable para quien quiera acercarse al juego y quizás más picotear entre ellos que dedicar su alma a uno en particular. Y resulta especialmente agradecido cuando una de las entregas más recientes de la saga, el notable River City Girls, carecía de toda funcionalidad online.

2

Sobre los juegos en sí poco se puede decir que no se haya dicho ya hasta la extenuación... o que no hayamos dicho unos párrafos atrás. Downtown Nekketsu Story y Downtown Special: Kunio-kun's Historical Period Drama! son dos títulos excepcionales que, aún hoy, funcionan a las mil maravillas. Los dos primeros Double Dragon, aunque se sienten viejos, siguen siendo un gustazo de jugar. Y los juegos de deportes, especialmente los de balón prisionero, fútbol y atletismo, siguen funcionando igual de bien que el primer día, dada su relativa sencillez y su enfoque más marcadamente arcade. Poseen esa clase de jugabilidad desenfadada que hoy en día resulta más difícil de encontrar en los títulos deportivos.

Es cierto que eso no quita que tenga lo que algunos considerarán como defectos. Habrá quien no entienda la necesidad de introducir juegos repetidos solo porque cambie el nombre y el color de los sprites. Quien eche en falta algún ejemplo de juegos más recientes de la saga, especialmente teniendo en cuenta que el más moderno que se ha introducido es Nekketsu! Street Basket: Ganbare Dunk Heroes, que es de 1993, dejando fuera más de quince años de historia de la franquicia, y algunos de sus títulos más interesantes, fuera de la colección. Pero a eso se resumen las posibles quejas que podemos encontrar a la colección; que sea exactamente por lo que se promociona, una colección de los clásicos de la saga incluyendo todas las versiones foráneas.

Es por eso que resulta difícil no abrazar con cierto entusiasmo esta colección, porque hace un excelente trabajo de conservación de títulos clásicos, muchos de ellos perfectamente jugables a día de hoy, a la par que los descubre para una nueva generación. Es cierto que podríamos echar en falta que incluyera entregas más recientes, versiones de diferentes consolas y no solo de NES y SNES; en resumen, que nos diera más de lo que ya nos da. Pero incluso tal y como es, Double Dragon & Kunio-kun Retro Brawler Bundle es un recopilatorio de juegos retro muy interesante, que merece el amor de todo fan de ese género que nunca termina de morir conocido popularmente como yo contra el barrio.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (0)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos