El último DLC de Dirt Rally 2.0 hace justicia al nombre de Colin McRae

La guinda del pastel.

Para los jugadores con cierta edad el nombre de Colin McRae significa una cosa. No es necesariamente el título del mundial de rallies ganado en 1995 por el piloto escocés, ni tampoco sus míticos momentos en los X-Games o cualquiera de sus otros actos de enorme habilidad tras el volante. No, su nombre se asocia de forma indeleble con una serie de juegos de coches publicados por Codemasters a finales de los noventa. Su nombre, como el de Tony Hawk, es sinónimo de videojuego.

Es por ello que resulta tan emocionante volver a verlo en la saga de Codemasters. Han pasado muchas cosas desde que el nombre McRae se usó por última vez en 2009, con algunos títulos más disfrutables que otros, pero con Dirt Rally y su secuela la saga está mejor que nunca. De hecho, una de las grandes noticias de esta generación fue volver a ver a Codemasters en forma, ofreciendo una experiencia de conducción más realista. Para los fans del género, como un servidor, ha sido simplemente una maravilla.

El recientemente publicado Colin McRae Flat Out Pack para Dirt Rally 2.0 parece una especie de merecida vuelta de la victoria, una que además llega en el momento perfecto. El juego base se puede descargar gratis durante este mes en PlayStation Plus, por si no lo has probado todavía, y te recomiendo bastante rascarte el bolsillo para comprar el DLC también. Incluye una pequeña campaña con alrededor de cuarenta eventos nuevos, a menudo inspirados por el propio McRae, los cuales puedes desbloquear fácilmente en una tarde.

También hay nuevo contenido, como por ejemplo varios Imprezas entre los cuales está el icónico S4 con el que McRae ganó el título en 1995, y nuevos tramos ambientados en las localidades escocesas de Perth y Kinross. Son un conjunto bastante complicado que pone a prueba al jugador, con tramos realmente rápidos que te piden apretar a fondo el acelerador tanto tiempo como puedas, mientras el glorioso escenario te rodea con una alarmante proximidad. Hay un toque de Finlandia en el reto de alta velocidad que representan, y complementan muy bien lo que se ha convertido, durante un año de soporte post-lanzamiento, en un impresionante número de coches y tramos que acercan a Dirt Rally 2.0 más cerca de ser el juego de rallies definitivo.

Pero lo que resulta todavía más impresionante es usar el Colin McRae Flat Out Pack para constatar lo lejos que ha llegado esta franquicia. Echa un vistazo al Subaru Impreza corriendo en el todavía brillante Colin McRae Rally 2.0 y luego maravíllate con la fidelidad que tiene una escena similar en Dirt Rally 2.0. No es solo el número de polígonos y pixeles, sino también el increíble realismo del modelo de conducción de Dirt Rally 2.0, los importantes detalles que notas en tus dedos cuando bailas con precisión a toda velocidad por estrellas carreteras. Me intriga ver en qué dirección llevará Codemasters a la saga en la próxima generación, pero estoy convencido de que, cuando se acerca el final de la actual, no han estado nunca más que en forma que ahora.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (2)

Acerca del autor

Martin Robinson

Martin Robinson

Deputy Editor

Martin is Eurogamer's features and reviews editor. He has a Gradius 2 arcade board and likes to play racing games with special boots and gloves on.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos