Análisis del Samsung Galaxy S4

Digital Foundry examina el terminal Android más esperado del año.

Dice mucho en favor de Samsung el hecho de que haya conseguido que su nuevo smartphone atraiga tanta atención por parte de los usuarios entusiastas como el próximo iPhone. El fabricante coreano ha tomado el a menudo aséptico sistema operativo Android y lo ha vestido con el dispositivo líder que necesitaba para afirmar su dominio sobre iOS. Es bastante ilustrativo, de hecho, que muchos consumidores estén más emocionados por la presentación del siguiente 'Galaxy' que no del siguiente 'Android'.

El año pasado Samsung envió a las tiendas más del doble de smartphones que Apple, cimentando su posición como la compañía a batir. Y ahí está el problema: cuando estás arriba del todo eres el objetivo a por el que va todo el mundo. Con el Galaxy S4 Samsung quizás ha dado la mejor oportunidad posible a sus competidores para hacerla bajar uno o dos peldaños.

Aunque el teléfono tiene unas especificaciones fantásticas, una gran cámara y una pantalla casi perfecta, lo notas demasiado familiar, demasiado desesperado por innovar cuando no lo necesita y ralentizado con la irritante interfaz TouchWiz. Por supuesto, muchos de esos defectos se le podían achacar a su antecesor, el Samsung Galaxy S3, y aún así es un terminal que nos gustó mucho. ¿Puede el S4 competir con el HTC One o el Sony Xperia Z sin problemas o finalmente parece que la situación está cambiando de rumbo?

A primera vista podrías confundir el Galaxy S4 con el modelo del año pasado. Los cambios a nivel de diseño respecto al S3 son tan sutiles que la mayoría de usuarios ni siquiera los distinguirán. En términos de tamaño y peso, el teléfono es casi idéntico a su antecesor, con una medidas de 136.6 x 69.8 x 7.9mm y un peso de 130 gramos. Pese a tener dimensiones parecidas, la pantalla del S4 es más grande, alcanzando unas impresionantes cinco pulgadas.

Alrededor de los bordes del dispositivo verás una banda metálica que da un poco de clase, pero siendo Samsung no te extrañará saber que es de plástico en vez de metal. Aunque el S4 no parece cutre, sí le falta ese atractivo que tienen teléfonos de metal como el HTC One. Quizás sea porque mientras rivales como HTC, LG o Sony optan por unidades totalmente selladas sin baterías intercambiables, Samsung sigue permitiendo que los usuarios accedan a ella. Al sacarla del teléfono vemos que en este caso se trata de una batería de 2600mAh con funciones NFC, y que también hay un pequeño slot MicroSD que permite aumentar la capacidad interna con tarjetas de hasta 64GB.

Los teléfonos de Samsung son famosos por sus espectaculares pantallas, y el Galaxy S4 sigue esa tendencia con una de primer nivel. El panel Super AMOLED usa una configuración PenTile, la cual en el pasado ha dado problemas, pero aquí no lo es gracias a su nítida resolución HD de 1920x1080 pixeles. Los colores son vibrantes, y gracias al hecho de que los negros son realmente negros - se apagan del todo - la pantalla muestra las zonas oscuras con naturalidad. Estos pixeles inactivos, además, también ofrecen en teoría un ahorro de energía. Puede que tenga la misma resolución que el HTC One o el Xperia Z, pero el S4 dispone sin ningún tipo de dudas de la mejor pantalla incluida actualmente en un smartphone.

Mucho se ha hablado acerca de que la versión europea del Galaxy S4 venga con un chipset Snapdragon 600 de cuatro núcleos mientras la versión "internacional" incluye el chip Exynos octa-core de Sampsung. En realidad la diferencia no es tan dramática como podrías pensar. Pese a la nomenclatura de ocho núcleos, el Exynos 5 sólo puede ejecutar cuatro núcleos al mismo tiempo. Usando la arquitectura big.LITTLE de ARM, cuatro núcleos Cortex-A7 de bajo consumo realizan las tareas de bajo nivel, mientras que otros cuatro núcleos Cortex-A15 más rápido hacen las tareas más exigentes. Estos núcleos sólo se encienden cuando es necesario, desactivando en el proceso los núcleos más lentos. Los benchmarks muestran que el Exynos 5 tiene cierta ventaja sobre el Snapdragon 600, pero no tanta como pensabas o para considerar esto como un modelo muy "inferior".

"Las pruebas demuestran una lucha bastante igualada entre el HTC One y el S4, y al final resulta que la potencia extra con respecto al terminal de HTC no es tan exagerada."

Galaxy S4 Nexus 4 HTC One HTC One X Galaxy S2 Galaxy S3
Quadrant Standard 12346 4906 12488 4870 3920 5127
AnTuTu Benchmark 23578 10580 24374 11065 10270 11950
Geekbench 3109 2263 2816 1455 1133 1716
GLBenchmark Egypt On-Screen/ Off-Screen 41fps 41fps 39fps 31fps 31fps 34fps 22fps 14fps 11fps 11fps 16fps 16fps
GLBenchmark T-Rex On-Screen/ Off-Screen 15fps 15fps 19fps 12fps 13fps 15fps 5fps 8fps 3fps 5fps 4fps 6fps
3D Mark Ice Storm 720p/ 1080p 10454 6730 11019 6400 10054 6297 5878 3350 1702 1212 3225 2321

Con una CPU Krait 300 a 1.9 GHz tampoco puede acusarse de lento al Snapdragon 600 de Qualcomm. La respuesta general es excelente, aunque hay momentos en los que el terminal se congela sin razón aparente - normalmente al navegar por las aplicaciones de Samsung, lo cual apunta a falta de atención por parte del gigante coreano. El debate sobre la UI instalada por el fabricante se mantendrá en el mundo Android, y el TouchWiz de Samsung es uno de los principales acusados por parte de los usuarios que prefieren una experiencia sin aditivos. Su infantil diseño puede ser feo para algunos, pero su peor crimen es el exceso de gimmicks.

Mediante características como Smart Screen o Air Gestures Samsung ha intentado revolucionar la forma que tenemos de interactuar con nuestros teléfonos. Usando la cámara frontal el S4 detecta cuando miras a la pantalla y pausa el vídeo cuando miras hacia otro sitio. Las Air Gestures son tan tontas como suenan: moviendo la mano delante del sensor de proximidad de la pantalla puedes hacer scroll por las páginas web o incluso activar el teléfono cuando está en reposo sobre una mesa.

Este tipo de funciones impresionan cuando las utilizas por primera vez, pero su utilidad real es más que discutible. Se necesita mucho más esfuerzo para hacer scroll en una web con un exagerado movimiento del brazo y la mano que simplemente deslizando el dedo, y las opciones Smart Screen no funcionan de forma convincente por diversos problemas - el principal de ello que incluso a plena luz del día el teléfono no parece ser capaz de "leer" tus ojos tan bien como debería. Todas estas características, al final, las acabarás desactivando a las pocas horas de tener el teléfono, abandonándolas para siempre.

"En cuanto a juegos, el S4 se ha mostrado mucho más fluido que el HTC One moviendo el juego más exigente que hemos probado, Real Racing 3."

Pero no todas las ideas de Samsung caen en saco roto. La multi-ventana - que ya pudimos ver en la gama Galaxy Note - ofrece la opción de ejecutar dos aplicaciones en tándem, mientras que el vídeo picture-in-picture te permite ver una película y leer tus emails al mismo tiempo. Estas son funciones realmente útiles que harán que te preguntes cómo habías podido vivir hasta ahora sin ellas.

La enorme potencia y la gran pantalla del S4 proporcionan la manera perfecta de disfrutar de la cada vez mayor selección de juegos para Android. Real Racing 3 es mucho más fluido que en el HTC, y otros títulos 3D - como Dead Trigger o Dungeon Hunter 4 - lucen igual de espectaculares. Los benchmarks on-screen (los cuales renderizan las pruebas en la resolución nativa del dispositivo) que podéis ver en la tabla anterior arrojan frame-rates superiores a los del HTC One e incluso a los del Nexus 4 - que tiene una pantalla de menor resolución.

Samsung también ha tratado de mejorar el rendimiento fotográfico del S4, no sólo ampliando el sensor de 8 a 13 megapixels, sino añadiendo nuevos modos de disparo y opciones de post-producción para mejorar el aspecto de tus fotos. Puedes incluso crear imágenes animadas en formato .gif. Pero aún sin estos añadidos, la cámara del S4 toma fotografías espectaculares, con una buena reproducción del color. También graba vídeo a 1080p - como cualquier teléfono Android de gama alta lanzado en los últimos doce meses - con una calidad de imagen notablemente mejor que la del S3.

"Aunque el HTC One impresionaba por su rendimiento con poca luz, el Galaxy S4 captura en general fotos más nítidas con una excelente reproducción del color."

1
2
3
4
Excelente a la hora de capturar el color y buena con objetos en movimiento, la cámara del S4 es una de las mejores que hemos visto en un teléfono Android. Los primeros planos también salen muy bien, gracias a un impresionante modo macro.

Con una enorme pantalla y una CPU de 1.9GHz puedes pensar que el Galaxy S4 consume como ningún otro terminal, pero en realidad rinde de forma parecida a sus rivales con Android. Antes de cargarlo tienes un buen día de autonomía - más o menos lo mismo que el resto de terminales modernos - y en nuestra prueba de vídeo HD el S4 aguantó casi siete horas de reproducción de vídeo continuada antes de apagarse. Naturalmente es imposible dar una cifra exacta porque el uso diario varía muchísimo según el usuario, pero si te pasas a él desde un S3 o un smartphone similar no notarás una diferencia significativa en cuanto a autonomía, ni para bien ni para mal.

Samsung Galaxy S4: El veredicto de Digital Foundry

El Galaxy S4 es un notable logro tecnológico, con potencia, funcionalidad y una plataforma sólida para juego móvil. Aunque nos quedamos sin el esperado chipset Exynos 5 "octo-core", su sustituto - el Snapdragon 600 - funciona casi igual de bien. La pantalla de cinco pulgadas Super AMOLED es también una revelación, ofreciendo una imagen increíblemente nítida con un color y contraste espectacular.

Pero por impresionante que sea no podemos evitar tener la sensación de que Samsung ha jugado demasiado sobre seguro a nivel de diseño. El S4 se parece demasiado al S3, un movimiento extraño si consideras lo diferentes que eran estéticamente los tres primeros Galaxy. También hay razones para estar decepcionados con los materiales usados en su construcción, y a Samsung no le vendría mal experimentar con un poco de metal en su dispositivo estrella.

Fuera de las quejas estéticas, los quebraderos de cabeza están en TouchWiz, por culpa de sus características inútiles y su obtuso sistema de menús - casi parece como si Samsung quisiese alejarse lo más posible de la experiencia Android normal. Honestamente, esperamos que la compañía coreana siga los pasos de HTC, que recientemente renovó su interfaz Sense con el HTC One.

Al final el S4 no sorprende tanto como su antecesor: sus nuevas características tienen muy poca utilidad real, dejando al terminal con unos avances técnicos que resultan impresionantes, pero no tanto como lo hubiesen sido hace doce meses. ¿El mejor teléfono Android que puedes comprar actualmente? Probablemente sí, pero la competencia está cada vez más cerca.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Leer nuestra política para análisis

Ir a los comentarios (18)

Acerca del autor

Damien McFerran

Damien McFerran

Colaborador

Retro fanatic and tech bore Damien has been writing words for professional publication since 2006, but has yet to fulfill his lifelong ambition of being commissioned by Your Kitten Magazine.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (18)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos