Análisis técnico de la actualización para PlayStation 5 de The Last of Us Part 2

Probamos a fondo el parche que ha publicado hoy Naughty Dog.

The Last of Us Part 2 ha recibido finalmente el esperado parche con mejoras para PlayStation 5, once meses después de que la épica secuela de Naughty Dog se publicase en PlayStation 4 y PlayStation 4 Pro. Es una actualización gratuita que toma la forma de un parche de 299MB - la versión 1.08 - en la que se mejora la versión de PlayStation 4 para ofrecer a los usuarios de PlayStation 5 la posibilidad de jugar a sesenta frames por segundo. Hemos estado probando el parche esta última semana, pudiendo hacer pruebas de principio a fin varias veces.

Es un lanzamiento interesante. The Last of Us Part 2 sigue siendo uno de los títulos técnicamente más ambiciosos de PlayStation 4, y nos preguntábamos qué tal resultaría este tipo de parche de rendimiento con él. Después de todo, no importa lo que pienses sobre el juego; en términos técnicos es un hito alucinante que flirtea con los límites de su plataforma original, y limitarlo a 30FPS era necesario para tener unos gráficos tan buenos. Teniendo esto en mente, nos picaba la curiosidad ver qué tal rendiría PlayStation 5 sin ese limitador de frame-rate. ¿Puede PlayStation 5 ofrecer 60FPS estables en todo momento?

Cuando examinamos esta actualización, apreciamos un cambio en el mercado en comparación con la anterior generación. Sin una vía de retrocompatibilidad para los juegos de PlayStation 3 y PlayStation 4, Naughty Dog rehizo considerablemente The Last of Us para la consola de octava generación, usando esa experiencia para establecer los cimientos tecnológicos de su nuevo motor. The Last of Us Remastered debutó trece meses después de su lanzamiento original, principalmente ofreciendo mejoras a nivel de frame-rate y resolución. Una generación después, cambian las tornas: el incremento de resolución ya se ofreció a través de la renovación a mitad de generación - PlayStation 4 Pro - y el frame-rate era el único gran cambio pendiente, más allá de un remodelado completo del motor.

Como esto no es un lanzamiento completo o una remasterización, los que nos trae Naughty Dog es una actualización que sigue las pautas establecidas por otros parches para PlayStation 5 de títulos first-party. God of War, Ratchet and Clank, Ghost of Tsushima o Days Gone han seguido el mismo camino, utilizando el set de características gráficas de PlayStation 4 Pro con el frame-rate desbloqueado, ofreciendo 60FPS efectivos. Por lo tanto, para ser claros, todas las demás características gráficas - incluyendo la resolución - siguen siendo las mismas que teníamos en PlayStation 4 Pro, lo cual significa que tenemos un juego con resolución 2560x1440 que aguanta el tipo gracias a una técnica de anti-aliasing temporal, mientras que el resto de opciones de detalles son idénticas a las que tenía PlayStation 4 Pro. Comparado con otros parches, sin embargo, hay un pequeño cambio: aunque los 60FPS son ahora la opción por defecto en PlayStation 5, un nuevo selector en el menú de opciones permite a los usuarios volver al modo a 30FPS si lo desean.

En lo que respecta a lo cerca que está PlayStation 5 de ofrecer 60FPS estables... digamos que hay poco de lo que preocuparse en este sentido. Al igual que otros títulos first-party funcionando en el modo 'retrocompatibilidad plus', PlayStation 5 no solo duplica el rendimiento de PlayStation 4 Pro, sino que en ocasiones incluso lo supera. Al mirar TLOU2 en PlayStation 4 Pro se observa que las escenas con mucha agua caían por debajo de los 30FPS. Esto no suponía un gran problema porque las caídas no duraban mucho y no eran especialmente pronunciadas, pero estaban ahí. Esto sugiere que Naughty Dog exprimió al límite el hardware en determinadas áreas, lo cual hacía que no alcanzasen su objetivo de rendimiento.

En PlayStation 5 todas estas áreas se mueven ahora a 60FPS estables como una roca, sin el más ligero atisbo de problemas. Y tiene sentido: PlayStation 5 tiene la misma cantidad de unidades de computación que PlayStation 4 Pro y puede usar un modo de emulación GCN, desactivando las ventajas a nivel de arquitectura de RDNA2. Con la GPU funcionando así, PlayStation 5 posee aproximadamente 2,5 veces más potencia de computación. Esto se ve acompañado por el doble de ancho de banda de memoria, y basándonos en los resultados vistos aquí y en otros títulos retrocompatibles de Sony, el resultado es una mejora cuantificable del doble de potencia.

Para comprobarlo bien también tomé medidas con una escena con muchos enemigos y efectos alpha, la cual ya funcionaba a 30FPS estables en PlayStation 4 Pro pero cuyas exigencias son distintas. Esta sería una prueba más exigente con el ancho de banda de la memoria que con la potencia de computación, pero el resultado es el mismo: 60FPS perfectos en PlayStation 5. De hecho, a lo largo del juego, capturé alrededor de ocho horas de metraje en la consola de nueva generación de Sony. No importó lo compleja que fuese la escena, siempre se mantenía en 60FPS estables... excepto en una excepción.

Observa la siguiente captura. En esta secuencia de acción en la azotea de un rascacielos abandonado, en una zona específica y al enfrentarte a los enemigos la caída de rendimiento que se observaba en PlayStation 4 Pro también produce una pequeña caída sostenida de frame-rate en PlayStation 5. Es el único ejemplo de caída de rendimiento que he encontrado en PlayStation 5, y resulta curioso porque la razón para ello no está del todo clara. Es una secuencia muy atractiva, pero desde luego no tan exigente a nivel visual como otras, y tampoco es de las más ambiciosas. Lo único, que el edificio está rodeado de niebla. Esto es más que una curiosidad que otra cosa, porque parece ser la única secuencia en la que el juego no se mueve a 60FPS perfectos, y solo ocurre en esa posición específica.

perf
¿60FPS perfectos? Casi. Tras un análisis completo de una partida de ocho horas, esta es la única caída que pudimos apreciar. Es extremadamente sólido, por lo tanto.

Así pues, es esta. ¿Pero cómo mejora este parche a 60FPS la experiencia? En general, cuando hablamos de este tipo de parches retrocompatibles, con la intervención de cosas como FPS Boost o con ports de la anterior generación a la actual, el salto de 30FPS a 60FPS resulta transformador en términos jugables, y esto también es aplicable a The Last of Us Part 2. En concreto, he apreciado que el apuntado responde muchísimo mejor; el juego tenía una sensación pesada a los 30FPS estándar, pero a 60FPS es extremadamente conciso. Lo único que me ha decepcionado, y es algo muy menor, es que la velocidad de obturación del motion blur no parece haberse ajustado para el mayor frame-rate, y como resultado de ello pierde parche del toque cinemático que sí posee a 30FPS. La solución hubiese sido añadir un selector de velocidad de obturación en el menú de opciones, lo cual hubiese beneficiado a todas las versiones del juego y permitiría tanto a los fans como a los haters del motion blur encontrar el ajuste que les gustase más.

¿Y los tiempos de carga? Han mejorado hasta cierto punto, dada la limitada naturaleza de las mejoras al ser un parche de retrocompatibilidad y no una aplicación nativa de PlayStation 5. Mientras juegas, The Last of Us 2 es básicamente una experiencia continua y sin pausas, haciendo streaming de fondo para que no haya interrupciones para cargar. Pero las cargas iniciales no se pueden ocultar, y aquí vemos como una espera de 91 segundos en PlayStation 4 Pro se reduce a 43 segundos en PlayStation 5, el doble de rápido. Es fantástico ver una mejora, pero teniendo en cuenta la naturaleza del código, al no poder acceder a las APIs de almacenamiento de bajo nivel de PlayStation 5, no se saca el máximo provecho al SSD.

Aunque estas mejoras en las cargas no son un game changer, las mejoras en el rendimiento sí lo son y me han permitido volver a apreciar el hito técnico logrado por Naughty Dog, el cual podéis ver vosotros también en el vídeo que acompaña a este artículo. Cuando se publicó el juego Naughty Dog quiso evitar los spoilers, y los embargos imponían limitaciones en el contenido que se nos permitía mostrar. Había montones de secuencias que eran interesantes, pero de las que no podíamos hablar. Ahora, sin embargo, sí podemos, así que aparte de probar el parche de PlayStation 5 también hemos aprovechado para completar el análisis técnico que hicimos en su día. Al final, con esta actualización para PlayStation 5 The Last of Us Part 2 funciona más fluido que antes, y he disfrutado muchísimo volviendo a él. Simplemente no puedes equivocarte duplicando el frame-rate, y gracias a ello el juego de Naughty Dog se ve y se juega mejor que nunca.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (2)

Acerca del autor

John Linneman

John Linneman

Staff Writer, Digital Foundry  |  dark1x

An American living in Germany, John has been gaming and collecting games since the late 80s. His keen eye for and obsession with high frame-rates have earned him the nickname "The Human FRAPS" in some circles. He’s also responsible for the creation of DF Retro.

Contenido relacionado

Avatar: Frontiers of Pandora saldrá en 2022

No es exactamente el logo en llamas que esperábamos.

Death's Door saldrá en julio

El nuevo juego de los creadores de Titan Souls.

También en Eurogamer...

Comentarios (2)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos