Análisis de la PlayStation 5 CFI-1100

¿Mejor o peor que el modelo de lanzamiento?

Un nuevo modelo de PlayStation 5 ha llegado al mercado: la revisión CFI-1100 que sustituye al modelo CFI-1000 de lanzamiento. Hace unos días ya os comentamos nuestras primeras impresiones sobre la máquina, llegando a la conclusión de que, en la práctica, no hay una diferencia significativa entre el modelo nuevo y el viejo. Sin embargo, sigue habiendo muchas preguntas sobre las decisiones tomadas por Sony respecto a esta revisión de PlayStation y, sobre todo, si hay una diferencia real entre ellas, especialmente en las implicaciones a largo plazo. Y, quizás lo más relevante: si el sistema de refrigeración ha sufrido una reducción de costes, ¿funciona la máquina a mayor temperatura? Y si lo hace, ¿hasta qué punto importa eso?

Para probar la PlayStation 5 en todos los aspectos, pasé un buen tiempo ideando una serie de pruebas de rendimiento para la consola, comparando el nuevo modelo CFI-1100 con la máquina de lanzamiento. Esto resultó ser más complicado de lo que imaginas, porque básicamente uno de los mayores logros de esta nueva generación de consolas es que el rendimiento de los juegos es, por lo general, excelente. Conseguir unas cifras útiles implica aislar situaciones que se puedan repetir en una variedad de títulos donde sea posible desbloquear el rendimiento o apreciar caídas sostenidas por debajo de los sesenta frames por segundo. En teoría esta prueba debería ser superflua, debido a que la base de las consolas es que todas las máquinas deberían funcionar exactamente igual. Dicho esto, pensé en que PlayStation 5 tiene una velocidad boost, y aunque la implementación descrita por Sony debería garantizar resultados consistentes entre una máquina y otra, esto nunca se ha puesto a prueba. Al mismo tiempo, algunos usuarios creen, erróneamente, que la velocidad boost es similar a la implementación del PC, donde las frecuencias se ajustan en función de la temperatura, así que ¿por qué no comprobarlo para acabar con esa discusión de una vez por todas?

La segunda parte de las pruebas se refiere a la configuración del hardware de la propia máquina, y tras mis primeras impresiones recibí un correo de Steve Burke, de Gamers Nexus, para ver si podía conseguirle una consola para que la probase. Gamers Nexus es conocida por la calidad de sus análisis de hardware y nadie es más exhaustivo en sus pruebas, así que le envié mi propia consola, la cual Steve desmontó. Lo minucioso de su trabajo es tal que, pese a que se han publicado otros artículos después del vídeo original de Austin Evans que inició la polémica, los resultados de Gamers Nexus son los más completos y exhaustivos. Quiero decir, Steve incluso creó una "PlayStation 5 Frankenstein" para comparar las temperaturas de la misma placa usando el sistema de refrigeración original y el renovado, eliminando cualquier diferencia potencial causada por la lotería con los chips (porque ninguno de los que se fabrican es exactamente igual que otro). En el proceso, también hemos aprendido más sobre los cambios internos que ha hecho Sony en la máquina.

Pero para el usuario final las diferencias entre la nueva PlayStation 5 y la antigua son mínimas, cuanto menos. La nueva máquina es trescientos gramos más ligeras, pero las dimensiones físicas son las mismas y sigue siendo una consola grande. Hay una pequeña mejora en calidad de vida, sin embargo, y sí, hablamos del famoso tornillo para la base. Esto permite que la base se fije con mayor facilidad usando solo la mano, en lugar de requerir un destornillador. Si eso anima a los usuarios a fijar bien la base, es un buen detalle. En las pruebas de Gamers Nexus, además, se comprobó que usar la base ofrece un pequeño grado de refrigeración adicional, aunque quitar los paneles laterales también es ventajoso.

Internamente, el vídeo de Gamers Nexus ya os deja claro todo lo que necesitáis saber acerca del rendimiento del nuevo disipador, pero quizás lo más destacable es que Sony no solo ha cambiado en sistema térmico, sino que también ha ajustado la placa base y la placa de metal. Los resultados tras días de pruebas son bastante claros: hay una mejora en las temperaturas en los reguladores de voltaje, las temperaturas de la memoria son mejores en algunos casos y peores en otras (pero con solo una pequeña diferencia general de grados) y aunque el procesador principal funcione unos grados más caliente, no hay nada que indique motivos por los que preocuparse, asumiendo que tengas tu PlayStation 5 en un lugar bien ventilado. Como ocurre con cualquier hardware moderno, colocar la consola en un pequeño hueco con poca ventilación es una muy mala idea, razón por la cual sentí la necesidad de hacer también algunas pruebas en esta situación concreta en mis análisis de la nueva máquina.

Por lo demás la nueva PlayStation 5 tiene características similares a la antigua. Me intrigaba ver si las temperaturas en los ventiladores están dictadas por la energía consumida por el procesador y no por la temperatura real en el propio chip. Noté que la nueva PlayStation 5 parecía un poquito más ruidosa que mi máquina de lanzamiento, pero según Steve, de Gamers Nexus, esto es totalmente normal, e incluso entre dos PlayStation 5 de la misma generación puede haber variaciones de alrededor de 100rpm en la velocidad del ventilador, lo cual explica esta diferencia. Parece, por lo tanto, que PlayStation 5 funciona tan caliente como necesite para mantener el rendimiento del sistema y, curiosamente, incluso si se calienta bastante más los ventiladores no se aceleran. Si la máquina alcanza una temperatura que no es segura, entonces se apaga de forma automática. La utilización general de los ventiladores se curioso; Sony es muy conservadora en su uso y la refrigeración se podría mejorar con tan solo un cambio mínimo en términos acústicos. La impresión general es que garantizar una experiencia silenciosa parece ser la principal prioridad de Sony.

En lo que respecta a las pruebas con gameplay he intentado ser lo más exhaustivo posible, escogiendo una batería de títulos que en los que pueda medir de forma fiable - y repetir - caídas de rendimiento en las dos consolas. Las únicas variaciones que pude encontrar se debieron al hecho de que mi PS5 de lanzamiento estaba usando un firmware beta, mientras que la CFI-1100 tenía el firmware retail instalado. Al eliminar el firmware beta e instalar el normal volví a ver como el rendimiento de ambas PS5 era casi idéntico. Ayer, ambas consolas se actualizaron al último software de sistema y todas las variaciones, por mínimas que fuesen, desaparecieron. Al enfocar el rendimiento de PS5 en términos de análisis de velocidad boost y de probar la consola cuando estaba más caliente, pude aislar partes de Godfall, Devil May Cry 5 Special Edition, Resident Evil Village, Control y Marvel's Spider-Man: Miles Morales en las que se podían replicar escenas donde el renderizado caía por debajo de los 60FPS.

Se realizaron varias repeticiones para establecer lo estables que eran estas escenas en cada máquina (algunas áreas de algunos títulos variaban un poquito de una repetición a la siguiente) y luego las comparé con la CFI-1100. El resultado es que el modelo CFI-1100 se comportó según lo esperado, y para aquellos preocupados porque la velocidad boost pudiese bajar en altas temperaturas, probé a poner la nueva PlayStation 5 dentro de un mueble con poquísima ventilación, dejé la consola funcionando con un consumo de alrededor de 200W durante dos horas y luego hice las pruebas otra vez, sin encontrar diferencias pese a que la consola estaba muy caliente al tacto tras retirarla del mueble, especialmente en la parte trasera. Una PlayStation 5 seguirá funcionando hasta que alcance una temperatura máxima específica, y entonces se apagará. Basándome en mis pruebas, no funcionará con mayor lentitud de forma progresiva, como sí haría, por ejemplo, la CPU o la GPU de un PC.

Espero que, al final, todas estas pruebas pongan fin de una vez por todas a las dudas con la nueva PlayStation 5, y la conclusión es que puedo reafirmarme en mis primeros resultados. Sí, el nuevo diseño del disipador de PlayStation 5 se ha simplificado en algunos aspectos y sí, la los resultados de temperaturas internas sugieren que a veces funciona más fresca, y a veces funciona más caliente que antes. La pregunta fundamental sobre si la nueva PlayStation 5 es mejor o peor que el modelo de lanzamiento se puede responder diciendo que son en general iguales, desde luego en lo que respecta a la experiencia por parte del usuario final. Varias personas que querían comprar una PlayStation 5 me han preguntado si deberían buscar el modelo antiguo, pero el nuevo está perfectamente bien y eso es positivo teniendo en cuenta lo difícil que es comprar cualquier PlayStation 5 sea el modelo que sea - por no decir ya un modelo de lanzamiento que ya no se fabrica.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (1)

Acerca del autor

Richard Leadbetter

Richard Leadbetter

Technology Editor, Digital Foundry  |  digitalfoundry

Rich has been a games journalist since the days of 16-bit and specialises in technical analysis. He's commonly known around Eurogamer as the Blacksmith of the Future.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos