Control Ultimate Edition: Comparativa entre PS5 y Xbox Series X/S

Una nueva vida para el juego de Remedy.

La Ultimate Edition de Control ya está disponible en las consolas de nueva generación, ofreciendo una mejora sustancial en el clásico juego de Remedy de 2019. Juntando la aventura original con sus dos expansiones, y añadiendo modos de rendimiento a 60FPS y con ray tracing a 30FPS, Control es un juego perfecto para las nuevas máquinas. Las limitaciones técnicas de las consolas de la anterior generación se superan sin problemas y estas nuevas ediciones ofrecen algo más que un simple aperitivo de lo que permitía disfrutar la versión de PC con el detalle al máximo. La pregunta es, ¿hay paridad entre las versiones para las consolas de Sony y Microsoft?

La propia Remedy publicó las especificaciones completas de estas nuevas versiones, las cuales se resumen en lo siguiente: PlayStation 5 y Xbox Series X funcionan a resolución 1440p nativa (sin reescalado dinámico de resolución) con un escalado temporal a la salida 2160p. El modo gráfico y de rendimiento son, básicamente, un selector para activar o desactivar el ray tracing, el cual añade reflejos RT en las superficies opacas y de cristal. Con RT el juego se bloquea a 30FPS, mientras que al desactivarlo se elimina el limitador de frame-rate y el rendimiento asciende a 60Hz con sincronización vertical. Esto tiene un detalle interesante: al activar el modo foto in-game se elimina el bloqueo a 30FPS en el modo RT, abriendo las puertas a una especie de benchmark que exploraremos con calma más adelante.

Comparando Control Ultimate Edition en PS5, Series X y Series S.

Sin avanzarnos demasiado, lo que queda claro es que el modo gráfico RT de Control tiene posibilidades para funcionar a más de 30FPS (aunque lejos de 60FPS la mayor parte del tiempo), con lo cual tanto Xbox Series X como PlayStation 5 no tienen problemas para moverse a 30FPS estables. La única pega es la aparición de un frame-pacing incorrecto en algunas situaciones, pero más allá de esto es impecable. En términos de calidad gráfica y características visuales, las versiones de Series X y PlayStation 5 parecen idénticas, con tan solo una pequeña diferencia en los niveles de gamma. La versión para PS5 de Control (algo que también hemos visto en otros títulos) tiene una presentación más oscura, con crush en los negros. Las capturas realizadas a nivel de sistema muestran este mismo defecto, descartando que sea un problema con nuestra capturadora.

En Xbox Series X, en cambio, se aprecian algunos tirones que no aparecen en PlayStation 5, independientemente de si utilizamos el modo de gráficos o el modo de rendimiento. Ese problema suele producirse con la introducción de elementos de la UI y en recorridos estándar, suponiendo una distracción. Por lo que sabemos Remedy está trabajando en un parche para arreglar este defecto, que por lo demás es la única pega que se puede poner a una experiencia a 30FPS muy pulida y con algunos efectos RT muy bellos.

El análisis técnico de Digital Foundry de Control Ultimate Edition.

El modo rendimiento, por su parte, tiene como objetivo mover Control a sesenta frames por segundo. Por lo general esto supone una experiencia excelente independientemente de la consola en la que lo juegues, y en lo que respecta a la jugabilidad es, sin duda, la mejor forma de jugarlo. Aquí podemos empezar a hablar también de la versión para Xbox Series S. En esta consola no está disponible el modo RT a 30FPS y solo el de rendimiento a 60FPS, en este caso con una resolución nativa de 900p con escalado temporal a 1080p. Se pierde algo de calidad gráfica con la reducción de resolución, pero la jugabilidad es fantástica y comparable a la de Xbox Series X y PlayStation 5.

Las tres plataformas tienen un perfil de rendimiento parecido: la acción es rápida y fluida, y tan solo se ve afectada por algunas escenas con muchos efectos en las que el rendimiento cae alrededor de 55FPS. Debido a la naturaleza dinámica del juego, es complicado hacer un "ranking" de las consolas; parece que en ciertas situaciones Xbox Series X supera en rendimiento a PlayStation 5, mientras que en otras ocurre exactamente lo contrario. Xbox Series S es la consola menos consistente de las tres, pero por poco. Aquí lo más evidente son los tirones en Xbox, probablemente una herencia de los sistemas de anterior generación, pero es extraño que no ocurra lo mismo en PlayStation 5. Esto nos hace tener esperanzas de que se corrija en las consolas de Microsoft en un futuro parche.

En cualquier caso, Control es un título fantástico en PS5 y en Xbox Series X/S, si bien no la experiencia definitiva. Esta sigue siendo exclusiva del PC con una tarjeta gráfica RTX, donde el reescalado DLSS por IA puede incluso superar al renderizado nativo, sin sacrificar los efectos por ray tracing. Dicho esto, Control Ultimate Edition es un título tan recomendable como antes, y las mejoras respecto a la anterior generación son profundas, como poco. Tengas la consola que tengas, deberías jugarlo.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Ir a los comentarios (0)

Acerca del autor

Thomas Morgan

Thomas Morgan

Senior Staff Writer, Digital Foundry

32-bit era nostalgic and gadget enthusiast Tom has been writing for Eurogamer and Digital Foundry since 2011. His favourite games include Gitaroo Man, F-Zero GX and StarCraft 2.

Contenido relacionado

También en Eurogamer...

Comentarios (0)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos