Secret of Mana es un auténtico clásico, un título que muchos jugadores que lo probaron en su día recuerdan con cariño. Su mezcla de rol, acción, un bello apartado visual y una evocadora música sigue resultando arrebatadora actualmente. La saga ha perdurado a lo largo de varias generaciones, pero el original sigue siendo el mejor. ¿O no? La semana pasada Square Enix publicó un remake en tres dimensiones para PlayStation 4, PlayStation 4 Pro, PC e incluso PS Vita, y hemos probado todas estas versiones para ver cuál es la mejor.

¿Pero qué hace que este juego sea tan especial? Secret of Mana aguanta el tipo a día de hoy y se consideró lo suficientemente bueno como para ser incluido en la selección de veintiún juegos de la SNES, algo quizás sorprendente si recordamos su turbulento desarrollo. Diseñado originalmente para el accesorio CD-ROM de SNES en el que colaboraban Nintendo y Sony, el juego se planteó como título de lanzamiento para el formato Super Disc, siendo una enorme aventura que aprovecharía todo el espacio extra del disco en vez de simplemente añadir algunas pistas de música como muchos otros juegos. Cuando el proyecto CD fue cancelado, la dirección de Square ordenó al equipo terminar el juego para ser vendido en cartucho. Eso les forzó a eliminar contenido y diálogos, reduciéndolo a lo que conocemos actualmente, pero pese a las vicisitudes del proceso el juego se convirtió en un clásico.

El combate era una de sus características distintivas, porque hasta tres jugadores se podían unir en acción cooperativa, algo inusual en el género por aquella época. Mientras exploraban el mundo en busca de los ocho templos Mana, los jugadores disfrutaban de un magnífico pixel art de 16 bits. Unos expresivos personajes, bellos ríos que cruzaban valles y una hierba animada que se movía al ritmo del viento creaban algunos efectos fantásticos.

La música, compuesta por Hiroki Kikuta, es quizás uno de los aspectos más impresionantes del juego. AL componer la banda sonora Kikuta creó su propio banco de muestras para dar al juego una personalidad en el sonido inigualable. Secret of Mana era un gran juego, pero está claro que su difícil ciclo de desarrollo derivó en algunos aspectos por pulir. Más allá del contenido eliminado, a veces parece un poco tosco. Los personajes controlados por la IA pueden quedarse enganchados en el escenario, los sprites al subir escaleras no parecen terminados, hay un montón de ralentizaciones y el sistema de cámara puede ser molesto. Esto explica por qué siempre ha tenido atractivo la idea de un remake del juego. Pero esta nueva iteración trata de recrear la experiencia original usando unos gráficos 3D relativamente simples, lo cual causó cierta conmoción entre los fans.

Es cierto que las nuevas 3D no tienen la personalidad del pixel art original, pero tampoco están mal. En muchos sentidos recuerdan a un juego de mitad de generación de PlayStation 2, o a uno de los remakes de Mega Man para PSP; son un paso atrás a nivel estilístico, pero siguen luciendo razonablemente bien en movimiento. Lo que está claro, eso sí, es que este proyecto seguramente se financió con un presupuesto bastante pequeño. Las texturas se usan a menudo para dar una ilusión de profundidad, y paredes que deberían tener mucho detalle muestran texturas planas, mientras que el arte usado suele ser de baja resolución. El nivel general de detalle es bajo para los estándares actuales, y las elecciones de color también suelen ser un poco extraña, en ocasiones fallando a la hora de capturar la estética del juego original.

Otro cambio de este remake está en las secuencias con diálogos. En SNES esto se hacía como en el resto de juegos de la época, con cajas de texto. Es un misterio cómo habría funcionado en el proyecto Super Disc original, pero en el juego final era solo teto. En este remake, en cambio, se introducen unas sencillas cinemáticas con voces en inglés o japonés. Los modelados de los personajes no son malos, pero la animación se muestra a 30FPS mientras el fondo se sigue renderizando a 60FPS, lo cual produce un efecto extraño.

En el remake también hay un montón de pantallas de carga adicionales, con una elección de fuente más bien aburrida. En SNES, por ejemplo, se usaba un suave scroll al moverte entre las habitaciones y las diferentes áreas, pero en el remake la mayoría de estas puertas y túneles se reemplazan por pantallas de carga. El trabajo con las animaciones también es muy mejorable, y las de ataque, en concreto, parecen muy toscas si las comparas con las del original. Por lo menos los desarrolladores han mejorado la animación al subir las escaleras, un aspecto en el que el original de SNES siempre tuvo un aspecto extraño.

PlayStation 4 ProPS Vita
La versión para PS Vita aguanta bien el tipo frente a la de sobremesa. El detalle de las texturas y la precisión en el renderizado del agua son inferiores, pero por lo demás es sorprendentemente parecida.
PlayStation 4 ProPS Vita
En las cinemáticas resulta evidente la pérdida de detalle en los personajes. Randi no tiene dedos, mientras que su ropa muestra menos detalle. En una pantalla pequeña, en cambio, no se notan tanto los cambios.
PlayStation 4 ProPS Vita
La nitidez de las texturas se reduce de forma notable, especialmente alrededor de edificios como esta casa.
PlayStation 4 ProPS Vita
Todas las versiones del juego poseen un minimapa creado usando el artwork original del juego de SNES. Es un buen detalle.

En general, pese a algunas elecciones cuestionables, el remake tiene cierto atractivo en su estilo 3D lo-fi. Preferimos el original, sin duda, pero no está mal. También tiene una buena calidad visual: en PlayStation 4 funciona a 60FPS estables y resolución 1080p, mientras que en PlayStation 4 Pro sube a 4K nativo. En ambos casos se acompaña por un excelente anti-aliasing. En un juego sencillo, pero por lo menos se ve muy nítido y limpio.

Secret of Mana también destaca por tener un port para PlayStation Vita, lo cual tiene cosas buenas y malas. Empecemos por las buenas: visualmente, la versión de Vita es comparable a la de PlayStation 4, funcionando a resolución nativa y con las mismas características. La calidad de las texturas es un poco más baja y el shader para la superficie del agua es distinto, pero por lo demás ambas versiones son casi idénticas. Son tan parecidas, de hecho, que parece que la versión de sobremesa se haya limitado en términos visuales para poder funcionar bien en la portátil.

Por desgracia, y aunque eso fuese cierto, el problema real está en el rendimiento. Mientras las versiones para PlayStation 4 y PlayStation 4 Pro funcionan a 60FPS perfectos, Vita realmente sufre con el frame-rate. El juego es un RPG de acción, y eso exige unos controles que respondan razonablemente bien y un rendimiento fuido, y Vita es incapaz de proporcionar eso. En su lugar opera con un frame-rate sin bloquear que a menudo se sitúa un poco por encima de los 30FPS, pero que también a menudo cae por debajo, y como consecuencia de ello son habituales los tirones al moverse por el mundo. Además, sorprende la ausencia de compatibilidad con PlayStation TV - no hay razón por la cual no se pudiese incluir, porque hemos podido jugar sin problemas en una consola con esta función hackeada.

Evidentemente hay habitaciones pequeñas en las que casi alcanza los 60FPS, pero esto es extremadamente poco habitual. Ese es el problema de este port: el juego luce bien en Vita, pero jugar a un RPG de acción tipo 16 bits con un frame-rate tan terrible no es atractivo y hace que la experiencia sea muy inferior a la de PlayStation 4. El juego nunca funcionó del todo fluido en SNES, pero la experiencia en Vita es mucho peor que la del original.

La versión para PC es un poco más interesante, pese a no tener casi opciones visuales que se puedan configurar. Ni siquiera el modo a pantalla completa es exclusivamente a pantalla completa, lo cual ya debería encender las alarmas. Sin embargo, el port es mejor de lo que crees. Aparte de tener unos requisitos bastante bajos y de funciona bien en hardware de gama baja, también es compatible con frame-rates más altos, permitiendo un suave scroll por encima de 60FPS si tu monitor lo soporta, siendo además compatible con pantallas ultra panorámicas, en los que luce especialmente bien. Hemos jugado a 3840x1600, con una tasa de refresco de 75Hz, y la experiencia fue excelente. Por lo demás, es idéntico a la versión de PlayStation 4.

Este remake de Secret of Mana es un producto interesante. Por un lado parece un juego barato, que carece de parte del encanto que proporcionaba el arte 2D del original, pero por el otro sigue teniendo algo que funciona muy bien. Es un buen juego incluso con su polémico arte 3D y la mejora en el rendimiento hace que se juegue muy bien. Sin embargo, sospechamos que aquí los usuarios que no jugaron al original lo disfrutarán más, y siempre es difícil valorar un remake así cuando el factor nostalgia es tan fuerte. No creemos que Square Enix haya cumplido con todo lo que esperábamos, pero tampoco nos disgusta que exista este remake. Como mínimo, es una oportunidad de ver el mundo de Mana a través de un nuevo filtro...

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

John Linneman

John Linneman

Staff Writer, Digital Foundry

An American living in Germany, John has been gaming and collecting games since the late 80s. His keen eye for and obsession with high frame-rates have earned him the nickname "The Human FRAPS" in some circles. He’s also responsible for the creation of DF Retro.

Más artículos de John Linneman

Comentarios (1)

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado

Análisis de Secret of Mana

Time flows like a river.

Opening del remake de Secret of Mana

Compáralo con el original.

Nuevo gameplay del remake de Secret of Mana

Con motivo del Tokyo Game Show.

Concrete Genie se retrasa a primavera de 2019

Iba a salir en una fecha sin especificar de 2018.

Trailer de lanzamiento de Soul Calibur VI

El juego sale hoy a la venta.