ACTUALIZACIÓN 16/4/2018: ¿Hasta qué punto es robusta la versión mejorada de Red Dead Redemption para Xbox One X? ¿La mejora de rendimiento vista en el juego estándar se traslada también al DLC Undead Nightmare? Esta expansión independiente mantiene el nivel de detalle del juego original, pero va incluso más allá al añadir un penetrante efecto de niebla y un significativo aumento en la cantidad de NPCs, en este caso zombis. Además, al eliminar a los no-muertos con fuego se usaba un efecto visual que podía causar notables caídas de rendimiento en Xbox 360.

Hemos puesto a prueba la expansión y la buena noticia es que el excelente nivel de rendimiento visto en el Red Dead Redemption estándar se traslada totalmente a Undead Nightmare. Esto significa que el juego supera el rendimiento visto en la Xbox One estándar en las escenas más complejas, la cual a su vez superaba los frame-rates en escenas equivalentes en el hardware original de Xbox 360.

Más allá de los ocasionales problemas de frame-pacing, el emulador ofrece treinta frames por segundo estables, más todas las ventajas vistas en el juego original, como el aumento 9x en la resolución o los trucos con texturas mip-map para obtener el mejor detalle posible. Teniendo esto es cuenta, si estás pensando en jugar a este fantástico juego quizás quieras considerar comprar la edición Game of the Year en formato físico, la cual venía con la expansión incluida de serie...

¿El titular? Ya se puede jugar a Red Dead Redemption a 4K nativo auténtico en Xbox One X. Antes de que se ponga a la venta la secuela en octubre de este año, si no hay más retrasos, el clásico de Xbox 360 se añade a la cada vez mayor lista de títulos retrocompatibles en el hardware de Xbox One X, mejorados a nivel de emulador para proporcionar resolución 4K nativa, manteniendo además el MSAA 2x del original. El hecho de que este juego por fin se libere de las cadenas del límite de resolución 720p es también una gran noticia por otra razón: Red Dead Redemption nunca llegó a tener versión para PC, con lo cual esta mejora para Xbox One X seguramente suponga la mejor interpretación del clásico de Rockstar que tendremos nunca a nuestra disposición.

En el mejor de los casos las mejoras que ofrece Xbox One X son reveladoras. A resolución 4K los efectos como la calima o los rayos de luz destacan de forma brillante mientras caminas por las calles del pueblo de Armadillo. Incluso las pequeñas interacciones entre los NPCs son más fáciles de distinguir a la distancia y, lo más impresionante, en una noche clara se ven perfectamente nítidas las estrellas en el cielo, uno de los signos más claros del paso a 4K. Pero aun siendo impresionante no es lo mismo que un remaster completo, porque al fin y al cabo las texturas y los elementos del HUD siguen recurriendo a los assets originales de Xbox 360. Aunque hay un look rígido y angular en la creación de Rockstar que apunta a los límites de la pasada generación en cuanto a cantidad de polígonos, su mundo sigue siendo tan convincente como el de un juego moderno.

Al igual que otros títulos retrocompatibles como Crackdown o Forza Horizon, el aumento de resolución en Xbox One X se ve acompañado por el uso de bias negativo en el LOD de las texturas para utilizar los mip-maps de mayor calidad. Pero, ¿hay otras mejoras? ¿En sombras, LODs o incluso efectos? ¿Puede ser esta versión una pista de lo que habría sido el port para PC que nunca tuvimos, o es un simple salto a 4K? En un principio algunas de estas variables, como las sombras, se podrían retocar a nivel de emulador (como ocurre con la versión mejorada para Xbox One X de Assassin's Creed), aportando un mayor grado de fidelidad visual que se ajustase a los televisores Ultra HD. Sin embargo, Red Dead Redemption se emula de forma fiel, y exceptuando un extra adicional, no hay más mejoras.

Ese extra es el aumento a filtrado anisotrópico 16x, un gran acompañamiento para el incremento 9x de resolución. Como en la mayoría de títulos de Xbox 360 que han sido mejorados para Xbox One X, mejorar la calidad del filtrado de texturas es una ventaja sencilla de implementar. Tiene muy poco impacto en la GPU, y esa mejora gráfica se puede aplicar a nivel de emulador, con lo cual no se toca para nada el código del juego. Los assets básicos son los mismos, pero la comparativa que tenéis más abajo muestra como el arte que se presenta en ángulos oblicuos pasa de ser una mancha borrosa en Xbox 360 a algo limpio y nítido en Xbox One X. De otro modo no se hubiese visto tan bien; la versión original de Xbox 360 usaba un rango de muestreo bastante restrictivo para los mip-maps, algo que se notaba incluso con la resolución original de 720p.

Esas son todas las mejoras, por lo general. La densidad de la vegetación y los LODs (los cuales mejoraban, por ejemplo, en la versión para Xbox One X de Halo 3) siguen siendo idénticos a los del juego original. No estamos ante una actualización tipo PC que vaya más allá; visualmente esta versión añade 4K nativo y mejor filtrado de texturas, pero nada más. La resolución de las sombras también es la misma que en Xbox 360, aunque en su defensa debe decirse que siguen siendo aceptables bajo los estándares actuales. En realidad, el conjunto habla maravillas del trabajo de Rockstar con el motor RAGE durante el desarrollo original de Red Dead Redemption. Como sucesor de Grand Theft Auto IV, por llamarlo de alguna manera, el juego optó por un escenario más parco, pero también más abierto. Se dice adiós a los rascacielos y a las calles plagadas de coches y NPCs, pero en cambio se ganan mayores distancias de dibujado para la geometría y una bella vegetación que aguanta muy bien el tipo a día de hoy.

En su momento ya estudiamos cómo funcionaba el juego bajo la retrocompatibilidad en la Xbox One estándar, donde se simula la versión Xbox 360 a la perfección. Los gráficos se replicaban de forma precisa sin intención de mejorarlos, pero el rendimiento sí lo hacía, con sincronización vertical y eliminando el visible tearing del original. La buena noticia es que Xbox One X lo hace aún mejor.

Seguimos estando ante un bloqueo a 30FPS en el nuevo sistema. El sueño de llegar a los 60FPS se queda en eso, un sueño, ya que el emulador de Xbox 360 simplemente no funciona de esa manera, ajustándose al limitador de rendimiento del juego original. Sin embargo, haciendo pruebas de estrés en las primeras horas de la aventura, sí podemos decirte que puedes esperar una ejecución casi perfecta del código en el hardware de Xbox One X. Es un logro considerable que, dada la ampliación 9x de la resolución y el uso de efectos intensivos con el ancho de banda de la memoria, el motor no sufra ningún problema. El orden es muy claro, entonces: el rendimiento en Xbox 360 no es malo, pero puede tener tearing y caídas hasta 20FPS en determinadas cinemáticas. En Xbox One las cosas mejoran significativamente, eliminando el tearing y acercándose más a los 30FPS estables. Finalmente, Xbox One X aporta esas mejoras y es la que se queda más cerca de los 30FPS estables como una roca.

Xbox One XXbox 360
Esta primera captura demuestra la enorme mejora en la calidad de imagen que aporta el salto a las 4K. Los cables se dibujan sin roturas sub-pixel, las texturas de mayor calidad se aplican a una distancia más cercana y el filtrado de texturas ha mejorado enormemente.
Xbox One XXbox OneXbox 360
El shader del agua brilla gracias a la mejora de resolución en Xbox One X. También hemos incluido la captura en la Xbox One estándar para ver como en ese caso la calidad de imagen es prácticamente idéntica a la del original de Xbox 360.
Xbox One XXbox 360
Es interesante comparar los assets de los personajes: John Marston se beneficia de mejoras texturas, mientras que otros personajes mejoran de forma mucho más limitada.
Xbox One XXbox 360
Hay poca ganancia en la calidad de las sombras gracias a la superior resolución, pero la mejora en las texturas es enorme, especialmente a mayores distancias.
Xbox One XXbox 360
Esta captura demuestra que el retoque en el bias del LOD supone una mejora especialmente importante en la vegetación, un elemento clave para el juego y que hace que Red Dead Redemption se vea mucho mejor en Xbox One X.
Xbox One XXbox 360
La distancia de dibujado de la geometría es la misma, pero la mejora en la selección de texturas mip-map aporta muchísimo a este juego.

Hay un detalle extraño, sin embargo, y es algo que hemos visto ocasionalmente en otros títulos mejorados para Xbox One X: el emulador de Xbox 360 parece tener un pequeño defecto con el frame-pacing. En el caso de que el frame-rate caiga un frame en el hardware de Xbox One X, lo que veréis es un pico hasta 16ms poco después. Básicamente se introduce un frame renderizado extra, para equilibrar la situación respecto al que ha caído un momento antes, haciendo que se muestren dos frames iguales de forma consecutiva. En nuestra experiencia es una situación muy poco habitual, y más bien un detallito a comentar sobre el rendimiento general. Esto produce un pequeño tirón de vez en cuando que no verías en Xbox 360 o en la Xbox One estándar, pero en cualquier caso el frame-rate es indudablemente más fluido en la última consola de Microsoft.

En general es una maravilla poder jugar a 4K a Red Dead Redemption, y al haber muy pocas posibilidades de que eventualmente veamos una versión para PC o una remasterización para la actual generación de consolas, esto parece ser lo mejor que vamos a tener. Como actualización gratuita para los usuarios de Xbox One X es difícil ponerle pegas. Sí, nos hubiese gustado podido jugar a 60FPS a Red Dead Redemption. Y sí, se nos hace la boca agua pensando en un pack de texturas 4K y en mejoras en el LOD, los efectos o la iluminación y las sombras. En su lugar lo que tenemos es una versión 4K directa del clásico, el cual sigue luciendo impresionante ocho años después de su lanzamiento. Pero las mejoras en el frame-rate, el retoque con los mip-maps y un rendimiento fantástico hacen que Xbox One X tome el relevo a Xbox One como la mejor plataforma para jugar al sandbox de vaqueros de Rockstar.

De momento Red Dead Redemption es, probablemente, el juego más importante en añadirse a la biblioteca de retrocompatibilidad de Xbox One X. Como aperitivo para la secuela que llegará este año es también un punto positivo para Microsoft, y la forma perfecta de refrescar la memoria antes de su lanzamiento. Sigue quedando la duda de si otros títulos de Rockstar antiguos recibirán un soporte para Xbox One X tan bueno como en este caso. Nos encantaría ver Grand Theft Auto IV con un tratamiento similar, o incluso el menos conocido -pero brillante- Table Tennis. El salto a las 4K junto con las mejoras de rendimiento hacen que estos juegos se sientan frescos otra vez, y creemos que el catálogo de clásicos de Rockstar todavía tiene mucho que ofrecer.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Acerca del autor

Thomas Morgan

Thomas Morgan

Senior Staff Writer, Digital Foundry

32-bit era nostalgic and gadget enthusiast Tom has been writing for Eurogamer and Digital Foundry since 2011. His favourite games include Gitaroo Man, F-Zero GX and StarCraft 2.

Más artículos de Thomas Morgan

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!

Ocultar los comentarios con baja puntuación
Orden
Hilos

Contenido relacionado